Reportes de operaciones sospechosas de lavado de activos se disparan entre enero y septiembre

La Unidad de Análisis Financiero (UAF) informó que en los primeros nueve meses del año, los informes llegaron a 7.200, lo que se traduce en un alza de 56,9% en comparación con los 4.589 que concretaron en el mismo período del año pasado.




Según la Unidad de Análisis Financiero (UAF), organismo que busca prevenir e impedir que se utilicen el sector financiero y otras áreas de la economía para cometer dichos ilícitos, entre enero y septiembre de este año recibió 7.200 reportes de operaciones sospechosas (ROS) de lavado de activos y financiamiento del terrorismo.

Estas cifras se traducen en un aumento de 56,9% anual en comparación al mismo período del año pasado cuando se informaron 4.589 ROS. Los sujetos obligados a informar pertenecen a 38 actividades económicas y al sector público.

Por actividades económica, la Unidad de Análisis Financiero informó que los bancos enviaron 3.503 ROS, que significa un incremento de 50,6% anual. Les siguen, en cantidad, las AFP (1.164 ROS), las cajas de compensación (684 ROS), las empresas de transferencia de dinero (473 ROS) y las corredoras de bolsas de valores (326 ROS).

Las instituciones públicas, que desde febrero 2015 pueden reportar operaciones sospechosas a la UAF, remitieron 134 ROS en el periodo.

Javier Cruz, director de la Unidad de Análisis Financiero (UAF). FOTO: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

En el detalle de las cifras, se informó que en dicho período, la UAF encontró señales de lavado de activos en 134 ROS. De ellos, 73 fueron remitidos por los bancos y 11, por las entidades públicas. Todas ellos fueron derivada a la Fiscalía, a través de Informes de Inteligencia Financiera.

En igual lapso, señalan que la Fiscalía realizó 90 consultas a la UAF lo que se traduce en un alza de 20% anual, asociadas a 774 personas naturales y jurídicas que representa un 15,8% de alza.

De acuerdo a la UAF la legislación vigente permite al Ministerio Público solicitarles el envío de antecedentes que estén en su poder y que sean necesarios para las investigaciones de lavado de activos.

En el organismo destacan que pese a las restricciones derivadas de la pandemia de Covid-19, se mantuvo la tendencia al alza en los reportes.

El director de la UAF, Javier Cruz, explica que “cada vez hay más entidades inscritas en la UAF, y estas están cumpliendo con su labor legal de implementar sistemas preventivos que les permiten estar más alertas para detectar transacciones que pudieran ser indiciarias de la comisión de los delitos de lavado de activos o financiamiento del terrorismo”.

El ejecutivo agregó que a través de diversas capacitaciones la UAF ha ayudado a las entidades privadas y públicas no solo a comprender sus riesgos, los de sus productos, servicios, y los que emergieron a causa de la situación sanitaria mundial, sino también a realizar reportes de operaciones sospechosas de calidad y oportunos. “Desde 2019 hemos realizado jornadas de retroalimentación con diversos sectores para entregarles algunos ‘tips’ sobre a qué estar atentos, qué comportamientos o características de ciertas operaciones, personas o clientes los pueden conducir a detectar operaciones sospechosas de lavado de activos o financiamiento del terrorismo, y cómo estas deben ser reportadas a la UAF, de manera que este Servicio pueda iniciar procesos de inteligencia financiera, que terminen en Informes dirigidos al Ministerio Público”, puntualiza Cruz.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.