Touchsmart demanda a Samsung y la surcoreana suma una nueva acción judicial por prácticas abusivas

La acción judicial se da meses más tarde tras la demanda iniciada por Arch a finales de 2020, debido a las restricciones por parte de Samsung contrarias al principio de la libre competencia.




Este lunes 7 de junio el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) acogió la demanda interpuesta por la exdistribuidora de Samsung, Touchsmart Electronics, en contra de Samsung por “abuso de dependencia económica”, frente a la cual exige una multa equivalente “al 30% de las ventas de Samsung de smartphones por toda la vigencia de las conductas que se le imputa, además del pago de las costas”.

Se trata del segundo recurso judicial que suma la tecnológica en Chile, tras la demanda iniciada por Arch a finales de 2020 debido a las restricciones por parte de Samsung contrarias al principio de la libre competencia.

La acusación hecha por Touchsmart apunta a la fijación de precios de reventa en el mercado de smartphones, además de abuso de la dependencia económica. Según la firma chilena, Samsung habría dispuesto de distintos instrumentos a través de los cuales controlaba “en la práctica, todas las decisiones comerciales de Touchsmart de manera detallada por semana”, incluso los precios de venta al público.

A partir de lo señalado por la parte demandante, la compañía tecnológica habría abusado del “vínculo de exclusividad y la imposición de costos altos de adquisición de productos amarrados a descuentos” en contra de Touchsmart, para que esta no tuviera “otras opciones distintas para efectos de adherir o no libremente a las sugerencias” de precio de reventa. De manera que el modelo de negocios impuesto habría generado “una situación de dependencia económica de Touchsmart respecto de Samsung, de la cual ésta última ha abusado ilegítimamente”.

Desde Touchsmart señalaron que, en términos prácticos, la multinacional “impuso un modelo de negocios en el cual fijaba los precios de venta a público, aumentando su participación en el mercado a costa de erosionar los márgenes de Touchsmart”.

En una declaración pública, la firma coreana dijo que en este caso y en cualquier situación, mantiene en todo momento una relación con sus partners y proveedores basada en la confianza, transparencia, el comercio justo y el cumplimiento con todas las leyes locales.

“La atención de nuestros consumidores en Chile es una gran prioridad, por lo que contamos con la red de servicio más grande a lo largo del país y de forma remota”, sostuvo.

Samsung enfrenta a sus exdistribuidoras

En diciembre del año pasado, la Fiscalía Nacional Económica acogió a trámite una demanda interpuesta por Arch en contra de Samsung, lo que dio pie a una pelea judicial entre la gigante surcoreana y estas dos exdistribuidoras chilenas ¿El motivo? Una serie de medidas precautorias presentadas por la tecnológica que paralizaron las operaciones y obligaron al cierre de todos los puntos de venta.

En aquella instancia, Arch la acusó de haber abusado de su posición dominante al tomar decisiones que afectaron el mercado de smartphones. Sin embargo, durante mayo de este año, Samsung respondió y el 15 de ese mes solicitó la liquidación de Arch y Touchsmart debido al adeudamiento de cerca de US$ 16,5 millones por parte de ambas empresas a causa de los estragos de la pandemia.

Pero Touchsmart se defendió y afirmó que “la base de la supuesta deuda que Samsung reclama se generó por las políticas de venta abusivas y controladoras que impuso a todos sus distribuidores. Nuestra situación no es aislada, y cuando las relaciones comerciales de este tipo generan el mismo problema, es necesario revisar las causas de origen”, dijo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.