Con ayuda de Chile y en histórico acuerdo, países aprueban crear fondo de indemnización climática en COP27

La ministra de Medio Ambiente Maisa Rojas, tras el histórico acuerdo en Egipto. Foto: AP

¡Sí, lo logramos!, exclamaron los enviados especiales del mundo a Egipto tras aprobarse el inédito fondo, en el que la intervención de la ministra chilena de Medio Ambiente, Maisa Rojas, resultó clave.


Los negociadores que asisten a la cumbre climática de la ONU aprobaron a primera hora del domingo un acuerdo histórico que creará un fondo para compensar a las naciones pobres que sean víctimas de fenómenos meteorológicos extremos agravados por la contaminación de carbono de los países ricos, pero un acuerdo general más amplio seguía en el aire debido a una disputa sobre los esfuerzos para reducir las emisiones.

La enviada de Alemania para el clima, Jennifer Morgan, y la ministra chilena de Medio Ambiente, Maisa Rojas, quienes llevaron el acuerdo a la agenda y a la línea de meta, se abrazaron tras la aprobación, posaron para una foto y dijeron “¡sí, lo logramos!”.

Las conversaciones sobre el acuerdo general se suspendieron mientras los delegados recibieron tiempo para leer sobre lo que iban a votar, además del fondo de compensación, que aprobaron entre sus propios aplausos.

“Después de intensas semanas de trabajo, este es un desenlace que emociona. Se tomó la decisión de crear un fondo especial para abordar Pérdidas y Daños. Esto era una petición histórica de los países en desarrollo y que se haya accedido es también histórico. Es primera vez que se aprueba algo de esta magnitud”, comentó desde Egipto la ministra Maisa Rojas.

La decisión establece un fondo de compensación que se destinaría a lo que los negociadores llaman pérdidas y daños. Representa una gran victoria para las naciones más pobres, que desde hace mucho tiempo han exigido dinero en efectivo, a veces considerado como indemnizaciones, porque a menudo son las víctimas de los desastres climáticos a pesar de generar una escasa contaminación, responsable del calentamiento global.

“Así es como esperamos que nuestra travesía de 30 años fructifique finalmente hoy”, declaró la ministra para el Clima de Pakistán, Sherry Rehman, que a menudo ha encabezado la voz de las naciones más pobres del planeta. Un tercio de su nación quedó sumergida este verano debido a inundaciones devastadoras. Ella y otros funcionarios adoptaron el lema “Lo sucedido en Pakistán no se quedará en Pakistán”.

Xie Zhenhua, enviado especial de China, salud a la ministra de Cambio Climático de Pakistán, Sherry Rehman, tras el histórico acuerdo. Foto: AP

La ministra de Medio Ambiente de Maldivas, Aminath Shauna, dijo a la AP el sábado que “eso significa que para países como el nuestro tendremos el mosaico de soluciones que hemos estado defendiendo”.

Es un reflejo de lo que se puede hacer cuando las naciones más pobres permanecen unidas, expresó Alex Scott, un experto en diplomacia climática del grupo de expertos E3G.

“Creo que es colosal que los gobiernos se unan para resolver al menos el primer paso de... cómo lidiar con el problema de las pérdidas y los daños”, agregó Scott. Sin embargo, como todas las finanzas climáticas, una cosa es crear un fondo y otra hacer que el dinero entre y salga, advirtió. El mundo desarrollado aún no ha cumplido su compromiso de 2009 de gastar 100.000 millones de dólares al año en otra ayuda climática, diseñada para ayudar a las naciones pobres a desarrollar energía verde y adaptarse al calentamiento futuro.

La ministra Maisa Rojas, durante el desarrollo de la COP27. Foto: AP

El acuerdo “ofrece esperanza a las personas vulnerables de que recibirán ayuda para recuperarse de los desastres climáticos y reconstruir sus vidas”, estimó Harjeet Singh, jefe de estrategia política global de la organización Climate Action Network International.

La presidencia egipcia, que había sido criticada por todas las partes, propuso un nuevo acuerdo sobre pérdidas y daños el sábado por la tarde y en un par de horas se llegó a un acuerdo, pero el negociador de Noruega dijo que no eran tanto los egipcios sino los países los que estuvieron trabajando juntos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.