Dele comida a sus microbios: el neurocientífico que trata la depresión a través de la alimentación

De paso por Chile y conversación con Qué Pasa, el neurocientífico John Cryan, que estudia la relación entre el cerebro, el intestino y el microbioma y cómo se aplica al estrés, cuenta la importancia de los microbios en los humanos y cómo ayudaría a tratar la depresión.


El estrés y la depresión han resonado más desde el comienzo de la pandemia debido al gran aumento de casos que ha existido en el mundo.

El Dr. John Cryan, neurocientífico ,profesor y presidente del Departamento de Anatomía y Neurociencia de University College Cork, Irlanda, es un científico reconocido por estudiar y comprender la interacción entre el cerebro, el intestino y el microbioma, y cómo se aplica al estrés y los trastornos psiquiátricos.

Especialmente en centra su investigación en los microbios y su alimentación, lo que podrías estar directamente relacionado con la alimentación (Psicología Nutricional) de las personas y sus tratamientos, por ejemplo, de depresión.

Cryan, quien también se desempeña como investigador principal del APC Microbiome Institute, estuvo de visita en Chile donde presentó una charla sobre “La revolución psicobiótica: la nueva ciencia del eje cerebro-intestino y la psiquiatría nutricional” en la Universidad Diego Portales.

En conversación con Qué Pasa, el neurocientífico explica en qué se basa su investigación, qué rol juegan los microbios en nuestras vidas y si la comida define quiénes somos, y si a través de los psicobióticos, que significa “dirigirse a los microbios en el intestino para beneficio de la salud mental” puede ser el futuro de la medicina.

-¿A qué se refiere cuando se habla de Psicología Nutricional?

De lo que nos estamos dando cuenta es que, desde una perspectiva de salud mental, hay muchos factores de estilo de vida que pueden ayudar en la prevención, pero posiblemente también en el tratamiento, y que tal vez, también son responsables en parte de la manifestación de algunos de estos problemas de salud mental.

Lo que estamos viendo es, cada vez más evidencia que, tener una mala dieta puede conducir a la inflamación, lo que puede conducir a cambios en los procesos psicológicos. Entonces queremos cambiar eso, que podamos usar la dieta como enfoque para afectar nuestra psicología en general. Es realmente integrador y creo que, es algo que acaba de surgir en los últimos cinco, seis años que las personas han comenzado a entender realmente la importancia que la nutrición tiene en nuestra salud mental y en nuestra psicología.

El doctor John Cryan durante su paso por Chile. Foto: UDP

-Entonces desde esta mirada, ¿Cómo se deberíamos tratar la depresión, por ejemplo?

Un colega mío en Australia, Jack ha hecho un pequeño estudio muy agradable, pero muy interesante estudio en el que muestra que el uso de una dieta, que es una especie de estilo mediterráneo, donde lo que realmente aumentó fue la cantidad de fibra de alimentos fermentados y alimentos de buena calidad, granos, etc., fue capaz de, cuando se añadió que a las personas que estaban en una psicoterapia normal o con medicamentos antidepresivos con un tratamiento como de costumbre, cuando cambió su dieta, se pusieron bien, así que es bastante notable.

-Entonces, ¿significa que deberíamos cambiar el tratamiento?

No cambiarlo, es más bien un añadido.

Pero además del tratamiento, significa también que tenemos que tener cuidado de cómo alimentamos a las personas que están tal vez en un, en nuestro, hospital psiquiátrico. Preguntarnos: ¿Están recibiendo los alimentos adecuados las personas que son vulnerables, las personas que son sensibles al estrés? ¿si les damos diferentes tipos de alimentos, se beneficiarían más? Y estoy hablando de la depresión. Hay otras enfermedades que también podrían ser tratadas de esta manera.

Así que estamos buscando otros enfoques y espero, podrían añadirse teóricamente ,casi todas las enfermedades del cerebro, espero que algún día sea así.

También, la gente ha demostrado que las intervenciones nutricionales pueden ser útiles en Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Pero lo que es realmente emocionante aquí es el papel del microbioma, porque eso es realmente nuevo y es algo que estamos estudiando en nuestro centro APC, y estamos realmente entusiasmados con cómo los microbios podría ser el conductor de cómo dietas afectando el cerebro.

-¿Podríamos decir que somos lo que los microbios comen?

La gente ha estado diciendo durante siglos que somos lo que comemos. Pero, lo que mi investigación ha estado mostrando más recientemente, es que podríamos no sólo ser lo que comemos, sino también podríamos ser lo que comen nuestros microbios en nuestro intestino.

Tenemos trillones de bacterias en nuestro intestino, y en realidad podemos estar respondiendo a lo que están comiendo y lo que están comiendo son sustancias de la dieta.

A menudo me refiero al microbioma como una fábrica, que toma las materias primas de la dieta. Estas materias primas actúan sobre los microbiomas y producen sustancias químicas que nuestros cuerpos no podrían tener sin ellos. Y algunas de estas sustancias químicas son realmente buenas para la salud del cerebro y pueden modificar las perspectivas psicológicas. Así que ahí es donde la historia está surgiendo

Foto: UDP

-¿Cómo funcionan los microbios en el cuerpo?

Bueno, todavía estamos tratando de averiguar cómo funcionan por completo. Todavía es pronto, pero, hay un número de maneras. Uno es, como la fábrica. La fábrica de los productos químicos y estos productos químicos pueden llegar a la sangre y pueden llegar al cerebro.

La segunda forma es a través del sistema inmunológico, porque la mayoría de nuestras células inmunes tienen microbios por lo que es muy importante.

La tercera forma es a través del nervio vago, que es uno de los nervios craneales, y es un largo nervio errante. Este fue un trabajo dirigido por un investigador chileno de mi equipo, Javier Bravo, que hizo en mi laboratorio hace 11 años, y fue pionero, porque mostró en los animales que cuando cortamos este nervio vago, todos los efectos de un lactobacilo específico, desaparecieron.

Así que por eso le recuerdo a la gente, que lo que sucede en Las Vegas no se queda, no se queda en Las Vegas, porque en realidad afectará a nuestras emociones.

-¿Podríamos decir que los microbios nos definen como personas?

Potencialmente pueden. Uno de mis colegas dice que tenemos los microbios que nos merecemos. Definitivamente nos definen en los primeros años de vida y a medida que envejecemos, y así cada uno de nosotros tiene una especie de, una firma personal de nuestros microbios. Me gusta definirlo casi como un tronco de árbol que como con sus anillos muestra todo lo que nos pasó.

Estamos aprendiendo mucho más sobre el individuo micro. Además, hay que recordar que desde una perspectiva evolutiva los microbios estaban allí mucho antes que los humanos, por lo que estamos viviendo en un mundo microbiano.

microbios

-¿Podríamos decir que el tratamientos de los microbios es el futuro de la medicina?

Definitivamente tiene el potencial de ser una forma muy disruptiva y transformadora, pero no sólo de la medicina, sino también de cómo miramos el planeta, cómo miramos el entorno en el que vivimos, cómo navegamos por todo esto, porque tenemos microbios por todas partes, no sólo en nuestra taza, sino en todas partes.

A lo que tenemos que llegar, es a comprender hasta qué punto podemos modificar lo que es un microbioma normal, y la comprensión donde podemos llegar con él en los estados de enfermedad crónica. ¿Puede ser utilizado para prevenir o podemos realmente tratar? son algunas de las preguntas que nos estamos haciendo en este momento.

Son un montón de preguntas abiertas, pero a diferencia del genoma, que todo lo que puede hacer, es realmente culpa de los padres y abuelos. El microbioma es potencialmente modificable y que le da una gran agencia sobre la propia salud.

-¿Por qué elegiste esta área de investigación?

He estado fascinado acerca de cómo el estrés afecta el cerebro y el cuerpo. Durante mucho tiempo me formé inicialmente como un bioquímico, yo estaba interesado en cómo neuroquímica funciona, cómo funciona la química del cerebro, y luego el estrés fue algo que realmente me interesó.

La depresión, es una enfermedad muy importante, porque vale la pena recordar que la gente puede recuperarse. Sólo tenemos que averiguar a veces cómo ayudarles a ponerse bien, lo que una gran esperanza, pero queda un montón de trabajo por hacer, y por lo que cuando me mudé de nuevo a Irlanda en 2005, empecé a trabajar en el microbioma con algunos colegas allí.

Empezamos a hacer estos descubrimientos y demostrar que para el desarrollo normal del cerebro que necesita tener, el estrés estaba afectando a la composición de los microbios en el intestino, y que se podían utilizar enfoques psicobióticos específicos para atenuar los efectos del estrés en el intestino. Ahora acabamos de publicar un artículo que muestra que una dieta específica, una dieta psicobiótica es capaz de tener efectos beneficiosos sobre el estrés en las personas.

-Dentro de su línea de investigación ¿qué es algo que le llamó profundamente la atención?

Supongo que dos de los descubrimientos más recientes. Se trata de un estudio con animales, así que aún estamos en las primeras fases, pero hemos demostrado que podemos rejuvenecer completamente el cerebro tomando los microbios de animales jóvenes y dándoselos a animales viejos. Y eso es algo que otros dos grupos han reproducido. Así que es realmente emocionante de ver.

Lo que nos dice es que para el envejecimiento saludable del cerebro, tenemos que cuidar de la microbiota en el intestino. En general, esa es una de las cosas clave.

El otro hallazgo principal fue que el proceso de mielinización, cómo las células nerviosas se conectan entre sí, que se muestra que fue completamente desregulado o dependiente cuando se desordena microbios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.