El listado con los 14 volcanes activos más peligrosos de Chile, según el Sernageomin

volcanes

De los 2 mil volcanes en Chile, sólo 92 son de cuidado para los científicos. Se estima que en sus cercanías viven más de 200 mil personas, todas potenciales víctimas de un evento eruptivo. El listado servirá para determinar qué hacer en caso de emergencia.


Aunque en Chile existen cerca de 2 mil volcanes, para los científicos, sólo 92 son de cuidado. Son los llamados "volcanes activos", sistemas que por convención internacional son considerados sólo si han tenido actividad en los últimos 10 mil años. En sus cercanías, se estima que viven y trabajan más de 200 mil personas, todas potenciales víctimas de algún evento volcánico, sin considerar al turismo flotante que eleva la cifra a 1,5 millones de personas.

Por ello la importancia del ránking revelado este jueves por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), que tras dos años de trabajo categorizó los volcanes de acuerdo a vulnerabilidad de la población cercana, infraestructura en riesgo y otros.

El listado establece cuatro grupos, dependiendo del nivel de riesgo específico. Esto se determina por diversos factores como la población adyacente al volcán, el turismo, evacuaciones históricas, víctimas fatales, infraestructura crítica o efecto en los transportes, energía y telecomunicaciones. También se añaden el tipo de volcán, actividad en los últimos cientos o miles de años, ocurrencia de erupciones, flujos, lavas, lahares, potencial de tsunamis y muchos otros.

De esta manera se consideraron un total de 92 sistemas volcánicos. En el tipo I son 14 sistemas volcánicos (nivel muy alto de riesgo específico); tipo II, 16 sistemas volcánicos (nivel alto); tipo III, 20 sistemas volcánicos (nivel intermedio); tipo IV, 23 sistemas volcánicos (nivel bajo); y tipo V, con 19 sistemas volcánicos (nivel muy bajo).

Aunque el primer ránking se publicó en 2011, los primeros esfuerzos para aplicar la metodología de evaluación de peligros y vulnerabilidad comenzaron en 2006. La red de vigilancia volcánica salió después del evento del Chaitén (2009), aunque por entonces la información era menor. "Hoy, con 10 años de vigilancia, conocemos los volcanes, su recurrencia eruptiva, tamaño y hasta erupciones en el pasado. Poseemos más información y una variación metodológica para adaptarlo a la realidad nacional", señala Álvaro Amigo, Jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica del Sernageomin.

"El listado se hizo anualmente pero sin variaciones significativas. En 2018 se determinó que se necesitaba un cambio, variando los puntajes asignados, analizar de dónde se estaba obteniendo la información, se tomaron datos del censo de 2017 para la población y se incorporaron variables a nivel nacional, como interés turístico, zonas de desarrollo económico o mineras", añade.

"En la práctica inmediata no cambia nada, pero nos da la proyección a mediano plazo sobre qué vamos a hacer. Si monitorear los 45 volcanes, sólo 30 o quizá los primeros 14. Es el tipo de análisis que viene ahora", sostiene.

En cuanto a las categorías, el científico apunta a que los tipo I y II son los más complicados, y suman 30 en total. Pueden añadirse los del grupo siguiente, sumando 50, pero se trata de una decisión que tiene que ser primero evaluada.

"Esta combinación es lo que nos dice si el volcán en erupción tendrá mayor impacto. Puede que haya volcanes muy activos pero en el desierto o el altiplano son menos riesgosos", indica.

"El ránking quiso realizar una mirada integral en el territorio nacional. La gran novedad es que los volcanes en Chile no sólo están en la cordillera de los Andes, también hay en islas oceánicas como la Isla de Pascua, o la Isla Decepción en el territorio chileno antártico, que en los años 60 destruyó la base chilena existente en el lugar. Con este listado ahora podemos tomar decisiones a futuro, el instrumental a utilizar o los estudios y evaluaciones a realizar", comenta Amigo.

"Este trabajo es el resultado de una política pública que se viene desarrollando exitosamente en nuestro país, donde Sernageomin lidera y está a cargo de la Variable de Riesgo de Peligro Volcánico, y luego de la erupción del volcán Chaitén en mayo de 2008, se ha diseñado una Red Nacional de Vigilancia Volcánica, que implica la creación de un Observatorio de clase mundial para el monitoreo 24/7 y alerta temprana ante el aumento o actividad de los 45 volcanes más activos del país", comentó el Director Nacional de Sernageomin, Alfonso Domeyko.

El ministro de Minería, Baldo Prokurica, valoró la labor del Sernageomin dentro de las instituciones de protección civil, "aportando información relevante que nos permite acercarnos a las comunidades, y reforzar nuestra labor preventiva ante situaciones de emergencia. Chile es un país volcánico, y como Estado se ha trabajado arduamente para establecer una Política Nacional de Peligros y Desastres acorde a nuestras necesidades".

Cristian Farías Vega, doctor en Geofísica de la Universidad de Bonn y Director del Departamento de Obras Civiles y Geología de la Universidad Católica de Temuco, destaca los aspectos positivos del listado. "La sola idea de tener un ránking permite priorizar cuáles son los volcanes mas importantes para monitorear. Al no tener grandes recursos es necesario gestionar bien las zonas mas importantes, como qué tan expuesta está la población o la infraestructura. Hay factores que antes no se contaban como el turismo, infraestructura crítica, hidroeléctricas cercanas, etc. Este listado es más completo que el anterior".

Sorpresas

Pero el listado tiene bastante más que revelar, Entre las sorpresas mencionadas por los científicos se encuentran los volcanes Osorno, Mocho-Choshuenco y Antuco, cada uno por diversas razones. Aún así, el consenso mayor es con el Carrán-Los Venados, un grupo de conos de pequeños cráteres que quedaron de erupciones pasadas, y que pueden despertar en cualquier momento.

"El Mocho-Choshuenco posee una historia geológica importante, con erupciones grandes y peligroso debido a sus lahares. Han pasado muchos años desde el último evento (1860) y esperamos que pronto se reactive. Podría ser muy complejo. Osorno en tanto, no ha tenido una erupción desde 1835. Son volcanes que no tienen una recurrencia alta pero estamos en el tiempo de retorno. Cada año que pasa es más probable una reactivación", cuenta Álvaro Amigo.

En relación a Carrán-Los Venados, Amigo afirma que "hace dos años nos dimos cuenta que era un centro muy peligroso, ya que vive gente al interior del volcán. Los estudios de los últimos años nos indican que es un volcán de mucha actividad, con tres erupciones en el siglo XX -la última en 1979- pero ademas en su historial ha demostrado una actividad importante".

"El problema es que no es una montaña como el Osorno y Villarrica, sino que varios cráteres. Una erupción aunque sea pequeña va a afectarlos", agrega.

"Con Osorno y Antuco será muy complicado debido al aumento de la gente alrededor e infraestructuras que se tomaron esos espacios, pero 'Carrán' puede activarse en cualquier lugar del terreno. Hay gente viviendo allí, y la siguiente erupción puede iniciarse literalmente bajo sus pies", asegura Cristian Farías, quien además entrega una pequeña descripción con lo más relevante de los 14 sistemas volcánicos del tipo I.

Los 14 más volcanes más riesgosos:

1- Villarrica: "Tiene erupciones frecuentes, puede generar lahares y ha matado gente. A su alrededor hay muchas construcciones y pueblos que se han levantado sin pensar en los peligros del volcán, lo cual lo pone en una situación muy compleja".

2. Llaima: "Con muchas población a su alrededor, en su historial cuenta con erupciones frecuentes pero no muy grandes, aunque sí puede hacer mucho daño con sus lahares".

3. Calbuco: "Erupcionó en 2015. Enorme, muy explosivo y con mucha gente en las cercanías".

4. Nevados de Chillán: "Lleva cuatro años haciendo erupción. Es uno de los más activos de Chile y uno de los sitios turísticos más importantes de la cordillera de los Andes. Sus pulsos eruptivos no han sido muy grandes en el último tiempo".

5. Cordón Caulle: "Genera erupciones muy grandes y tiene una población importante en sus alrededores. Ha generado interrupciones en los vuelos y puede afectar infraestructura cercana".

6. Osorno: "Este volcán no ha tenido erupciones en los últimos 150 años, pero 150 años antes de eso era uno de los más activos de Chile. Por tanto, puede generar lahares, ríos de lava y si colapsara podría generar hasta un tsunami en el lago Llanquihue. Para variar, está lleno de gente alrededor".

7. Mocho-Choshuenco: "Ha tenido erupciones grandes en el pasado, muchos colapsos, hace mucho que no hace erupción y la gente a su alrededor no lo ha visto activo. Las comunidades se han puesto cerca sin demasiada consideración a su peligro".

8. Antuco: "Volcán que no ha hecho erupción en mucho tiempo, pero ha visto muchas construcciones en su entorno, además de sitios turísticos y centrales hidroeléctricas que pudieran ser afectadas. Tiene un peligroso historial".

9. Carrán-Los Venados: "Grupo volcánico capaz de generar una erupción rápida, aunque se desconoce cuál será el punto específico. Esto genera un peligro para las comunidades que viven ahí. Una de las grandes sorpresas del listado".

10. Cerro Azul-Quizapu: "Sistema que produjo la erupción más grande desde que Chile es un país como tal. La enorme erupción de 1932 fue una de las mas grandes del mundo en el siglo XX".

11. Chaitén: "Si bien tiene un tipo de erupción muy grande, en 2008 no ha cambiado ningún parámetro. Aunque los otros volcanes sí subieron, su riesgo sigue siendo alto".

12. Lonquimay: "Tuvo una erupción en 1988 con un impacto bastante grande en la población. Aunque no había mucha gente alrededor, se contaron varios afectados".

13. Hudson: "El más potente de la zona patagónica. No está muy lejos de Aysén y tuvo una erupción gigantesca en 1991. Su ceniza volcánica dio la vuelta al mundo".

14. Láscar: "Es el volcán más activo del norte. Tuvo una erupción enorme en 1993, sin tanta gente alrededor".

Comenta