¿Ha subido de peso en la pandemia? Así es cómo tu cerebro te obliga a comer más

Científica explica cómo las hormonas del estrés están estrechamente relacionadas con el hambre y la motivación, y son en gran medida responsables del actual alza de peso que ha experimentado un gran porcentaje de la población.




Si ha experimentado un aumento o una pérdida de peso no deseados durante la pandemia, no está solo. Según una encuesta de la Asociación Estadounidense de Psicología, el 61% de los adultos estadounidenses informaron un cambio de peso no deseado desde que comenzó la pandemia.

Los resultados, publicados en marzo de 2021, mostraron que durante la pandemia, el 42% de los encuestados aumentaron de peso no deseado y casi el 10% de esas personas aumentaron más de 20 kilos.

Otro estudio, publicado el 22 de marzo de 2021, evaluó el cambio de peso en 269 personas entre febrero y junio de 2020. Los investigadores encontraron, en promedio, que las personas aumentaron constantemente medio kilo por mes.

Soy un neurocientífico nutricional y mi investigación estudia la relación entre la dieta, el estilo de vida, el estrés y la angustia mental, como la ansiedad y la depresión.

El denominador común de los cambios en el peso corporal, especialmente durante una pandemia, es el estrés. Otra encuesta realizada por la Asociación Estadounidense de Psicología en enero de 2021 encontró que aproximadamente el 84% de los adultos estadounidenses experimentaron al menos una emoción asociada con el estrés prolongado en las dos semanas anteriores.

Los hallazgos sobre cambios de peso no deseados tienen sentido en un mundo estresante, especialmente en el contexto de la respuesta al estrés del cuerpo, más conocida como respuesta de lucha o huida.

La respuesta de lucha o huida es una reacción innata que evolucionó como un mecanismo de supervivencia. Permite a los humanos reaccionar rápidamente al estrés agudo, como un depredador, o adaptarse al estrés crónico, como la escasez de alimentos. Cuando se enfrenta al estrés, el cuerpo quiere mantener alerta al cerebro. Disminuye los niveles de algunas hormonas y sustancias químicas cerebrales para rechazar comportamientos que no ayudarán en una situación urgente, y aumenta otras hormonas que sí lo harán.

Cuando está bajo estrés, el cuerpo reduce los niveles de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y la melatonina. La serotonina regula las emociones, el apetito y la digestión. Por lo tanto, los niveles bajos de serotonina aumentan la ansiedad y pueden cambiar los hábitos alimenticios de una persona.

La dopamina, otro neurotransmisor para sentirse bien, regula la motivación orientada a objetivos. La disminución de los niveles de dopamina puede traducirse en una menor motivación para hacer ejercicio, mantener un estilo de vida saludable o realizar las tareas diarias. Cuando las personas están bajo estrés, también producen menos melatonina, la hormona del sueño, lo que provoca problemas para dormir.

cerebro

La epinefrina y la norepinefrina median los cambios fisiológicos asociados con el estrés y se elevan en situaciones estresantes. Estos cambios bioquímicos pueden causar cambios de humor, afectar los hábitos alimenticios de una persona, reducir la motivación orientada a objetivos y alterar el ritmo circadiano de una persona.

En general, el estrés puede desequilibrar sus hábitos alimenticios y su motivación para hacer ejercicio o comer de manera saludable, y este último año sin duda ha sido estresante para todos.

En ambos estudios, las personas autoinformaron su peso y los investigadores no recopilaron ninguna información sobre la actividad física. Pero, se puede asumir con cautela que la mayoría de los cambios de peso se debieron a que las personas aumentaron o perdieron grasa corporal.

Entonces, ¿por qué la gente ganó o perdió peso este último año? ¿Y qué explica las dramáticas diferencias?

Muchas personas encuentran consuelo en los alimentos ricos en calorías. Esto se debe a que el chocolate y otros dulces pueden hacerte feliz al aumentar los niveles de serotonina a corto plazo.

Fábrica de chocolates en la cocina

Sin embargo, la sangre elimina el azúcar extra muy rápidamente, por lo que el impulso mental es extremadamente breve, lo que lleva a las personas a comer más. Comer para sentirse cómodo puede ser una respuesta natural al estrés, pero cuando se combina con una menor motivación para hacer ejercicio y el consumo de alimentos bajos en nutrientes y ricos en calorías, el estrés puede provocar un aumento de peso no deseado.

¿Qué pasa con la pérdida de peso? En pocas palabras, el cerebro está conectado al intestino a través de un sistema de comunicación bidireccional llamado nervio vago. Cuando está estresado, su cuerpo inhibe las señales que viajan a través del nervio vago y ralentiza el proceso digestivo. Cuando esto sucede, las personas experimentan plenitud.

La pandemia dejó a muchas personas confinadas en sus hogares, aburridas y con mucha comida y poca para distraerlas. Al agregar el factor de estrés a este escenario, tiene una situación perfecta para cambios de peso no deseados. El estrés siempre será parte de la vida, pero hay cosas que puede hacer, como practicar el diálogo interno positivo, que pueden ayudar a evitar la respuesta al estrés y algunas de sus consecuencias no deseadas.

*Profesor asistente de nutrición, Universidad de Binghamton, Nueva York

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.