Muchos científicos ahora creen que la ‘gripe rusa’ de 1977 que mató a 700.000 personas, puede haber sido el resultado de una fuga de laboratorio

Personal sanitario quema algunas aves de corral en Buinaksky, en la región rusa del Caucaso en 2006 ante la presencia de un virus aviar. Foto: Reuters

La pandemia de 1977 fue causada por el virus de la influenza humana H1N1. Llegó a ser conocida como la "gripe rusa", porque fue informado por primera vez por la antigua Unión Soviética. Hoy, científicos insisten que el patógeno escapó de un laboratorio.




En 1977, una nueva cepa de influenza estalló en el noreste de China, que más tarde se extendió a Rusia y luego a todo el mundo, incluido Chile.

Las estimaciones sanitarias estiman que esta pandemia le costó la vida a unas 700.000 personas alrededor del planeta, la mayoría de ellos jóvenes. Aunque se originó en China, se le conoció como la “gripe rusa”, porque Rusia fue el primer país en notificarla a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ahora, muchos científicos recordaron que diversos estudios concluyeron que este virus era casi idéntico a una cepa anterior del virus de la gripe que había causado un brote entre 1949 y 1950, por lo que sospechan que este pudo haber escapado de algún laboratorio ruso.

La tesis de los científicos se basa en que en la naturaleza, la gripe no permanece sin cambios durante 27 años mientras circula. Entonces, el hecho de que la “gripe rusa” fuera casi idéntica a la cepa anterior finalmente llevó a la conclusión de que esta influeza probablemente fue el resultado de una fuga de laboratorio o posiblemente un intento fallido de inocular a las personas con virus vivos atenuados.

El tema reflotó luego de las sospechas que el Sars-CoV-2 pudo fugarse de un laboratorio en Wuhan, China.

Se trata en todo caso, de una tesis que no es nueva. Ya en 1978, en un artículo de investigación publicado en la revista Nature, un equipo de científicos de la Universidad de la Ciudad de Nueva York descubrió que el virus de 1977 era genómicamente similar al virus de 1950, casi como si la evolución viral se hubiera congelado en el tiempo.

Imagen microscópica del H1N1.

Es posible que se desarrolle una mutación accidental que sea similar a una variante del pasado, pero los científicos consideraron que no era plausible especular que tales mutaciones inversas produjeran accidentalmente una cepa tan similar a algo que circulaba hace 27 años.

Un estudio de 1978 realizado por investigadores de la Academia China de Ciencias Médicas mostró que el virus afectó principalmente a los menores de 20 años, lo que respalda la teoría de que los mayores de esa edad ya habían estado expuestos al mismo virus antes y, por lo tanto, habían desarrollado inmunidad.

En el mismo documento, sin embargo, el equipo descartó la teoría de la fuga de laboratorio, afirmando que ninguno de los “laboratorios involucrados” había estado almacenando o trabajando con el H1N1 durante mucho tiempo.

Pero como explica otro artículo de 2015, una fuga de laboratorio (o, alternativamente, un esfuerzo de inmunización fallido con virus vivo atenuado) ahora se considera la explicación más probable para la gripe rusa, ya que se ha descubierto que las explicaciones alternativas no son convincentes.

Los científicos sospechan que una falla de bioseguridad en un laboratorio de investigación podría haber generado la fuga de la cepa del virus de la influenza H1N1.

La evidencia a favor de esta posibilidad es el claro origen antinatural del virus y su sensibilidad a la temperatura, lo que sugiere manipulaciones de laboratorio. Sin embargo, en el momento de la epidemia, la Organización Mundial de la Salud excluyó la posibilidad de un accidente de laboratorio después de conversar con los investigadores del laboratorio del virus de la influenza en la Unión Soviética y China, encontrando que “los laboratorios involucrados nunca habían conservado el virus H1N1 o no habían trabajado con él por mucho tiempo”.

Foto: AP

Desde el año 2008 aproximadamente, la fuga de laboratorio parece ser la explicación dominante. Cualquiera que sea la causa exacta, la mayoría de los expertos creen ahora que la “gripe rusa” de 1977 fue causada por un virus que se había recolectado en algún momento alrededor de 1950, trabajado en un laboratorio y luego, accidentalmente liberado al mundo. Los rusos y los chinos niegan estos cargos y la OMS apoyó esas negaciones en ese momento, pero tres décadas después, la mayoría de los científicos ahora creen que las negaciones deben ser falsas. Los virus de la gripe simplemente no hibernan durante 27 años y luego de repente causan un brote sin cambios.

Cuando terminó la pandemia de 1918, el virus de la influenza humana H1N1 no se eliminó por completo. Persistió en toda la población mundial, cambiando su genoma, hasta que se descubrió que era la causa de otra gran pandemia, la “gripe asiática”, en 1957. El virus permaneció con baja circulación durante los siguientes 12 años, reapareciendo nuevamente en 1968 como el virus “Hong Kong” , que también provocó una pandemia.

Los investigadores sugieren que los científicos occidentales no siguieron la teoría de las fugas de laboratorio en ese momento por varias razones. Estos incluyen tensiones entre Estados Unidos y la URSS en medio de la Guerra Fría.

Jimmy Carter y Leonid Brezhnev en Viena en 1979, en medio e la Guerra Fría. Científicos occidentales no insistieron en la tesis de la fuga del H1N1 de un laboratorio por el contexto político internacional.

Otro científicos afirmaron en un estudio de 2006 que el virus de la influenza propagado por aves migratorias se dejó congelado en los lagos de Siberia, y el deshielo de estos lagos pudo haber traído de vuelta un virus antiguo a la circulación.

Pero, en 2008, investigadores de la Universidad de Arizona demostraron que las muestras virales del estudio de 2006 habían sido contaminadas por otras muestras en el laboratorio.

Finalmente, no surgió ninguna evidencia que respaldara la latencia natural del virus. En 2008, la teoría de las fugas de laboratorio se hizo ampliamente aceptada entre la comunidad científica, la que más de una década después, recobra protagonismo en medio de las dudas del origen del Sars-CoV-2.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.