Lo bueno y lo malo de La Casa de Papel según su creador: “Ha sido un viaje inexplicable en muchos aspectos”

El elenco y los realizadores de la serie en un evento en Madrid este martes. Foto: Gabriel Bouys / AFP

En la previa al estreno de los últimos capítulos, este viernes en Netflix, la serie reunió a su elenco y realizadores en Madrid. Allí abordaron anécdotas, el carácter “orgánico” del final y lo que extrañarán de un fenómeno que dominó el mundo en los últimos cuatro años.



Hace cinco años, recuerda Álex Pina, estaba escribiendo el capítulo piloto de La casa de papel. Era la presentación de El Profesor y La Banda, compuesta por los personajes llamados en honor a ciudades del mundo, todos arrojados al robo de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Esa primera encarnación de la serie –compuesta de dos partes– no tuvo suerte en su emisión en España a través de Antena 3, marcando una audiencia decreciente desde que comenzó a emitirse hasta que concluyó. Pero Netflix vio algo en ese thriller cruzado por el melodrama y las referencias pop, y terminó por convertirlo en un éxito. Uno de los más grandes de la plataforma y uno que aún no termina de dimensionar sus alcances.

Así se explica que Pina, en noviembre de 2021, hable de una tendencia iniciada por su creación. “De pronto ahora parece que lo local y lo español tiene mucho sentido y a la gente le interesa cómo contamos las historias. Al final, creo que La casa ha empujado mucho a que se nos vea y a que se nos reconozca”, explica el guionista y productor.

Las figuras de la serie en la conferencia de prensa. Foto: Juan Naharro Gimenez/Getty Images for Netflix

A las puertas del lanzamiento de los últimos cinco capítulos de su ficción, mañana en Netflix, Pina estuvo en una conferencia junto a los otros cerebros de la producción y el elenco, en la que participó Culto. Es la hora de los balances y las victorias y derrotas del fenómeno del Bella Ciao.

Un final “orgánico”

Al interior del Banco de España se vive una guerra. Para peor, el final del primer volumen de la quinta temporada terminó con la muerte de Tokio. Pero el desenlace viene con un cambio de tono. Esther Martínez Lobato, guionista y productora ejecutiva de la ficción, plantea: “Emocionalmente, nosotros, los escritores, los que hacemos la serie, necesitábamos cerrar con mucho sentimiento este viaje”. Adelanta “una narrativa más emocionante” y “guiños a la propia narrativa interna de la serie y a cómo empezaron los personajes”.

“A mí me parece la temporada más orgánica. Tiene una solidez muy completa”, dice Pina. “Muchas de las secuencias que más me gustan de toda la serie están aquí, en este bloque. “Hemos vuelto con algunos elementos que yo creo que forman parte de la propia mitología de la serie: sacar a El Profesor a la calle, por ejemplo, es como sacar nuestra reina de los cuarteles de invierno y jugar con eso”. Y promete: “Cuando lleguen al último capítulo, la gente va a decir: pero cómo van a salir de esta”.

El adiós a los personajes

Álvaro Morte se convirtió en una figura reconocida globalmente. Hoy es parte de la serie de fantasía de Amazon La rueda del tiempo, pero cumple con rinderle honores al personaje que le cambió la vida y la carrera. “El Profesor me ha dado muchas cosas, muchas cosas muy bonitas”, indica. “De todas ellas, yo con lo que me quedo es con el trabajo que he podido disfrutar al estar codo con codo con una gente maravillosa”, apunta sobre el equipo, “más allá del fenómeno que ha supuesto”.

Al frente, Esther Martínez Lobato y Álex Pina. Foto: Juan Naharro Gimenez/Getty Images for Netflix

Úrsula Corberó se empezó a despedir antes de su rol. Tokio fallece al concluir el primer volumen del quinco ciclo, pese a tratarse de la narradora de la historia. “Fue un proceso muy heavy, porque yo además rodé todo cronológicamente, la muerte con mi final en La casa de papel”, explica. “Tardé un montón en recuperarme. A día de hoy, creo que ya me he recuperado, pero no lo tengo claro del todo tampoco”. Sobre el cierre de la producción, dice: “No me he leído los guiones, no sé qué pasa. Me pasaron los cinco últimos capítulos hace un par de días y he decidido no verlos”.

La reinvención de un nombre clave

Odioso y autoritario, Berlín encarnó algunas de las principales sombras del grupo de asaltantes durante las primeras dos temporadas. Se convirtió en uno de los favoritos de los fanáticos y, pese al fatal desenlace que sufre al término del segundo ciclo, se decidió que volviera mediante flashbacks a partir de la tercera parte. El público manda.

“Recuerdo que cuando hablamos de recuperar al personaje una vez muerto, mi miedo más grande era: voy a perder el presente de la acción de un personaje que vive abriendo la puerta y desatando el caos. Pero eso me obligó a darles la mano y reinventarnos. Al final ha sido como un juego de muñecas rusas con Berlín: el personaje ha sido diferentes personajes”, explica Pedro Alonso, el que le da vida en pantalla.

Hermano de El Profesor, el rol ahora estará a la cabeza del primer spin-off de La casa de papel, con fecha de estreno para 2023. El proyecto fue confirmado por Netflix horas después de la conferencia de prensa, pese a que Álex Pina descartó esa posibilidad. “Ha sido un viaje fundamentalmente increíble, o inexplicable en muchos aspectos, y respecto a si vamos a tener algo más después de La casa, inspirado en La casa, eso es algo que estamos pensando pero que ahora mismo es algo que está en el aire y que estamos dándole vueltas. O sea, que no te puedo responder a eso hoy”, señala.

Habla Álvaro Morte, al lado de Pedro Alonso y Jaime Lorente. Foto: Juan Naharro Gimenez/Getty Images for Netflix

El remake coreano

Para 2022 está confirmado el estreno de la versión de La casa de papel hecha en Corea del Sur. Los personajes principales conservarán sus nombres, pero como adelantó este martes Park Hae-soo (actor de El juego del calamar que encarnará a Berlín) los protagonistas no tendrán una máscara de Dalí. Tampoco, probablemente, los acompañará el Bella Ciao.

Álex Pina ocupa una expresión típicamente española para hablar de ese proyecto. “Que los coreanos quieren hacer un remake para mí es la leche. Además, tal y como están los coreanos ahora… Llevan unos años haciendo una ficción increíble. Que se hayan fijado en nosotros para llevar a su idiosincrasia y a su manera de ver la ficción La casa, a mí me parece que es un orgullo y creo que es maravilloso. También es algo impensable que los coreanos vengan a hacer un remake de una cosa nuestra”, indica sobre la nueva apuesta, nacida en el corazón de la industria que ha lanzado títulos como Alice in Borderland o Rumbo al infierno, además de la misma El juego del calamar.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.