Inventando a Anna: cómo Netflix gestó una miniserie imperfecta pero ideal para la maratón

Julia Garner en el rol principal. Foto: Nicole Rivelli/Netflix © 2021

Anna Sorokin es el nombre real de Anna Delvey, una mujer que engañó a la alta sociedad neoyorquina inventándose un origen opulento hasta que fue descubierta y encarcelada en 2019. Su escandalosa historia es el eje de la producción que se acaba de estrenar en el streaming, liderada por la primera colaboración de la reputada Shonda Rhimes (Grey’s Anatomy) con la actriz Julia Garner (Ozark).



Anna Sorokin no verá Inventando a Anna. Desde que en marzo pasado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas la tomó detenida por extender su estadía en Estados Unidos más allá del tiempo permitido, la joven está privada de libertad y hoy permanece en una cárcel al norte del estado de Nueva York.

“Incluso si tuviera que mover algunos hilos y lograr que ocurra, nada sobre ver una versión ficticia de mí misma en este entorno de manicomio criminal me parece atractivo”, escribió en un texto publicado por Insider a inicios de mes.

Ella se resta de la masa de espectadores, pero eso no repercute en que desde la semana pasada el mundo se haya volcado a ver la miniserie de Netflix que cuenta su escandalosa trama de engaños y estafas. Dividida en nueve capítulos, la producción retrata los días en que se desplazó por las altas esferas de la sociedad neoyorquina usando el nombre de Anna Delvey y asegurando que era una acaudalada heredera alemana.

Foto: Aaron Epstein/Netflix © 2021

La línea temporal que conduce la ficción sigue a una periodista (Vivian Kent, basada en Jessica Pressler, autora del reportaje de la revista New York sobre el caso) que intenta escarbar en su vida en la época previa a que finalmente fuera acusada de varios cargos de hurto y otros delitos, y en 2019 fuera declarada culpable de ocho de ellos.

Creada y escrita por Shonda Rhimes (Grey’s anatomy), la miniserie se ha alzado rápidamente entre los títulos recientes de mayor sintonía en el streaming. ¿Cómo se gestó el último fenómeno de Netflix? Aquí lo revisamos:

*Carne para evasión pura

A semanas de su publicación, en mayo de 2018, los derechos del reportaje autoría de Jessica Pressler fueron motivo de una fuerte disputa entre compañías de entretenimiento, que finalmente dio como ganadora a Shondaland, la poderosa firma de Shonda Rhimes.

El artículo abordaba en detalle el estilo de vida de Anna Sorokin y las triquiñuelas que ocupó durante al menos cuatro años para engañar a personas y entidades bancarias. Su fachada era la Fundación Anna Delvey, un centro consagrado a artistas con el que atrajo a poderosos que ignoraban su verdadera historia: nació en Rusia, vivió parte de su adolescencia en Alemania, pero no tenía parentescos con la alta sociedad europea, como aseguraba en Estados Unidos.

Anna Chlumsky en la ficción. Foto: David Giesbrecht/Netflix © 2021

La miniserie se aproxima a su caso ubicando como protagonista a la reportera Vivian Kent (Anna Chlumsky), quien le insiste a sus jefes de la revista Manhattan en que la historia de Delvey merece una exhaustiva investigación periodística. Embarazada y con apetito de redención –dos aspectos que comparte con Pressler, en quien se inspira–, inicia una extensa ronda de entrevistas con su antiguo círculo estrecho y con la propia mujer que detonó todo mientras espera por su juicio. Cada episodio aborda un aspecto distinto de Sorokin, atiborrando la pantalla de personajes y ángulos que complejizan su figura aunque no despejan todas las preguntas.

“Los resultados son ocasionalmente desordenados y, a menudo, difíciles de manejar –la mayoría de sus nueve episodios duran más de una hora cada uno–, pero también son inteligentes, astutos y compulsivamente fáciles de ver”, escribió The Hollywood Reporter.

*Una pluma prodigio de la TV

La guionista y productora Shonda Rhimes debe su prestigio a su contundente manejo del melodrama, la intriga, la sátira y los personajes femeninos poderosos. En algún grado, todo eso está presente en Inventando a Anna, la ficción que la trae de vuelta a la escritura y al control creativo total desde el final de Scandal, en 2018.

Foto: Nicole Rivelli/Netflix © 2021

Aunque la primera colaboración de Shondaland con Netflix fue Bridgerton –que vuelve el 25 de marzo y tendrá al menos cuatro temporadas–, la showrunner mejor pagada de la televisión se enfrenta a su primera prueba de fuego en la era del streaming, tras renovar su acuerdo de exclusividad con la plataforma. Recluta a actores con los que ella o su productora han trabajado previamente (Jeff Perry, Katie Lowes, Chris Lowell), decide priorizar la diversión ante todo y se da el gusto de extender cada capítulo hasta una hora o más.

Aunque jamás sea demasiado incisiva, la miniserie prioriza un diseño en que cada episodio revela nuevas pistas sobre su personaje principal e introduce a nuevas figuras, un formato ideal para la maratón. “Se convierte en un nudo de contradicciones más frustrante en la medida que más intentas desenredarlo”, expuso Variety en su crítica sobre la producción.

*La actriz del momento

A los 26 años, Julia Garner ya era una doble ganadora del Emmy, en ambos casos por Ozark. Si su rol de Ruth Langmore en el drama criminal de Netflix la ha encumbrado como uno de los talentos más en forma de la televisión actual, su papel en Inventando a Anna la desafía a explorar nuevos registros. Es la maestra del disfraz que se infiltró entre los ricos de Nueva York, pero también la joven que escudriña a la periodista encarnada por Anna Chlumsky. Y una joven que con un extraño acento, mezcla de sus verdaderos orígenes con los que intentaba aparentar.

Foto: Aaron Epstein/Netflix © 2021

Mientras Ozark está a las puertas de terminar –solo le resta la segunda mitad de su cuarta temporada– la miniserie de Shonda Rhimes con toda seguridad le abrirá las puertas de otros personajes más enigmáticos y seductores.

*Los estafadores, al alza

Nada es casualidad en la era del streaming, menos cuando se trata del calendario de Netflix. El estreno de Inventando a Anna se concretó nueve días después del arribo de El estafador de Tinder, el documental que introdujo al mundo a Shimon Hayut, quien se hacía llamar Simon Leviev, y puso al mundo a hablar sobre engaños millonarios en tiempos de aplicaciones de citas. Ya se habla de la posibilidad de realizar una ficción sobre ese caso.

El debut de la historia sobre Anna Sorokin será seguido por el lanzamiento de The dropout (3 de marzo en Star+), la miniserie inspirada en la CEO de Theranos, y WeCrashed (18 de marzo en Apple TV+), la ficción de WeWork y unos de los mayores escándalos en el mundo de las startups. Los fraudes financieros están a la vanguardia en la pantalla.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.