Piñera apuesta por mayor universalidad del IFE para neutralizar críticas y contrarrestar propuesta de tercer retiro

(Foto: Agencia Uno)

El Mandatario anunció este lunes una extensión de esta ayuda estatal abarcando ahora hasta un 80% de familias más vulnerables del país inscritas en el Registro Social de Hogares, sin requisitos. La medida, junto con buscar contener las críticas políticas sobre las ayudas y la desaprobación ciudadana, pretende reforzar el discurso de que el camino debe ser el “institucional” y sin recurrir a fondos previsionales. Además, el Mandatario buscó dar una señal a Chile Vamos.


Más de tres horas duró el comité político que encabezó este lunes el Presidente Sebastián Piñera, instancia en la que terminó afinando un anuncio que comenzó a trabajar hace días, pero que el fin de semana tomó fuerza.

Así, flanqueado por los cinco ministros del comité político, el Mandatario anunció -pasadas las 14.00- extender y facilitar el acceso al Ingreso Familiar de Emergencia en el marco de la pandemia del Covid-19. Esto, en medio de las fuertes y transversales críticas respecto de las ayudas del Ejecutivo, las que se agudizaron en las últimas horas luego de que se levantaran reclamos por parte de personas que no pudieron acceder al Bono Clase Media tras la apertura del sistema de postulación por parte del Servicio de Impuestos Internos. Y en un marco de fuertes cuestionamientos por parte de la oposición y parte de Chile Vamos ad portas de que se vote en la sala del Senado el proyecto de tercer retiro del 10% de pensiones.

Según afirman en el gobierno, el anuncio se realizó para, entre otras razones, neutralizar e intentar contener las críticas políticas y la desaprobación que La Moneda observa con inquietud en distintos sondeos.

Piñera anunció que el IFE permitirá un ingreso de $ 100 mil pesos por integrante del hogar y se pagará sin ningún requisito al 80% de familias más vulnerables del país (inscritas en el Registro Social de Hogares), y que eso beneficiará a 13 millones de personas. Según explicó el Mandatario, esto es una mejora significativa porque el IFE pagado en marzo estuvo destinado al 60% de los pertenecientes al RSH.

“Recogiendo el mensaje de la gente, escuchando las propuestas de los parlamentarios de Chile Vamos y cumpliendo con nuestro firme compromiso de no dejar sola y desprotegida a ninguna familia que lo necesite, queremos hoy anunciar una mayor cobertura, un mayor acceso y una mayor universalidad del IFE”, manifestó Piñera en una declaración a la prensa, que realizó en el patio de Los Naranjos, donde no aceptó preguntas.

Sobre el bono clase media, además, indicó que “al día de hoy hemos aprobado más de 1,5 millones de bonos clase media. Nuestra meta es llegar a 2 millones de personas con este beneficio. Y quiero decirles a las personas que han tenido dificultades que podrán apelar y obtener este bono, el que se comenzará a pagar a partir del viernes 30 de abril”.

De igual manera, el Jefe de Estado si bien dijo que las medidas nunca son suficientes, recalcó que los anuncios exigen “un enorme esfuerzo fiscal y se va a pagar con recursos públicos, sin afectar los ahorros previsionales de los trabajadores (...) y sin disminuir las pensiones actuales y futuras de nuestros compatriotas”. Esto último, haciendo un contraste con la propuesta del tercer retiro.

Asimismo, Piñera se abrió, con el objetivo de poder financiar estas y nuevas medidas, a “buscar acuerdos que nos permitan aumentar la recaudación tributaria”, lo que podría ser, según dicen en Palacio, a través de eliminar exenciones tributarias o recogiendo proyectos de ley que se encuentran en trámite.

En La Moneda afirman que son al menos tres las razones por las cuales Piñera realizó el anunció y terminó cediendo en semanas donde el debate ha estado marcado por la exigencia de mayor universalidad de las ayudas -levantada por la oposición y parte del oficialismo- y el celo por la focalización en las mismas -postura defendida por La Moneda y otro sector de Chile Vamos-.

La primera de ellas, contener la alta desaprobación ciudadana a la negativa del gobierno respecto de permitir el tercer retiro del 10%, a la que se sumaron las críticas que surgieron durante el fin de semana en relación al bono clase media. Según afirman fuentes del oficialismo, Piñera pidió a los ministros del comité político desplegarse y explicar bien “las nuevas ayudas”. En paralelo, el Jefe de Estado se contactó con presidentes de Chile Vamos para abordar el tema, mientras que el ministro de la Segpres, Juan José Ossa, hizo lo propio con parlamentarios del sector. Según las mismas fuentes, Ossa transmitió que esta fórmula busca hacerse cargo de los cuestionamientos que dicen que el sistema es complejo y que tiene “letra chica”. Y que, de esta forma, buscan dar una señal frente a las críticas y simplificar el proceso.

Un mensaje que también transmitió Piñera ayer en una reunión por Zoom que tuvo posteriormente al anuncio con presidentes y jefes de bancada del bloque, cita que se extendió por cerca de una hora.

En segundo lugar, el objetivo era remarcar una postura clara respecto a que el camino de “ayudas” por la que está optando Piñera es a través de recursos fiscales y no mediante el dinero “de los trabajadores”, es decir, de los fondos previsionales. Punto que el Mandatario recalcó en su discurso, en el que se abrió a buscar un acuerdo para regular el aumento de impuestos.

Esto también lo tocó en la cita por Zoom con los dirigentes de Chile Vamos. Según presentes, el Mandatario puso énfasis en que el IFE tiene una cobertura mayor que la del tercer retiro y que, por ende, no existen “razones” para seguir apoyando esta medida que, como ha dicho otras veces, es irresponsable e inconstitucional.

De esta manera, según afirman en el oficialismo, con el anuncio Piñera buscó contrarrestar sus medidas con el proyecto de tercer retiro. Si bien en Palacio creen que esa moción se terminará aprobando, algunos aún mantienen “la esperanza” de alcanzar un acuerdo en el Senado que les permita frenar la iniciativa y además evitar que tengan que acudir al TC.

Sobre esto último, en la cita con Chile Vamos, según presentes, el Presidente reiteró su intención de acudir al organismo, sin embargo, sinceró que hay un dilema con el tema del momento en el cual presentar el escrito. En La Moneda admiten que dentro de las dificultades que tiene ir al organismo es que el fallo podría estar, de acuerdo a los plazos que tiene el TC para pronunciarse, justo en la antesala de las elecciones del próximo 15 o 16 de mayo, o un poco después. Esto, dicen, es un factor que miran con atención porque podría tener una repercusión electoral. En ese sentido, reconocen que el momento de presentar el requerimiento responde a una decisión “estratégica”.

Como sea, el ministro de la Segegob, Jaime Bellolio, insistió en que “este proyecto a juicio del gobierno, como ya lo han expresado varias veces los ministros, es inconstitucional y obviamente que vamos a ocupar, tal como lo dijo el presidente, todas las herramientas para asegurar que se respete la Constitución”.

En Palacio además afirman que el hecho de impulsar mejoras en las ayudas también responde a ir intentando contener futuras críticas ciudadanas en caso de que el TC falle favorablemente al gobierno, que es el escenario que esperan que ocurra.

Una tercera razón para hacer el anuncio sobre la ampliación de los beneficios, dicen en el gobierno, fue dar una señal a los partidos de Chile Vamos, quienes han sido críticos y han recalcado que las ayudas del gobierno son insuficientes. Y, además, ver si con eso, según transmiten en el oficialismo, logran mover en algo “la aguja” para impedir el avancen del tercer retiro.

Como sea, si bien en el bloque destacaron la medida, hasta ahora, no termina de convencerlos. “Obviamente el Bono de Clase Media está tratando que sea el Estado el que asuma los costos de la crisis y no los trabajadores con sus fondos previsionales, pero ciertamente esta actitud errática, a destiempo, con problemas de procedimiento y con dificultades en las apelaciones, claramente hablan que, en esta materia, el gobierno tiene letra chica y eso no le hace bien a los chilenos que necesitan urgentemente estos recursos”, aseguró el senador RN Francisco Chahuán.

Su par de la UDI, Iván Moreira, en tanto, indicó que el IFE “es solo un complemento al tercer retiro, porque el tercer retiro es de la clase media, que ha recibido poco o nada. Lo que yo más valoro es el avance del Presidente de hablar de universalidad y sin condiciones sobre estos beneficios que se van a entregar. Eso abre una puerta para que en el futuro podamos tener un bono universal mientras dure esta pandemia. Ello, en ningún caso, significa que se frena la votación de los senadores de Chile Vamos en cuanto al tercer retiro, porque lo vamos a aprobar y es independiente de lo que haya hecho el gobierno”.

En paralelo, continúan las conversaciones del gobierno con algunos senadores y abanderados presidenciales del sector.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.