Árbitros brasileños en en el fútbol chileno: el anuncio de Milad que divide a los clubes

Sampaio, el árbitro brasilero que ya ha dirigido diferentes duelos de la Roja y de equipos nacionales.

El presidente de la ANFP anunció que jueces brasileños vendrán a arbitrar al país, como una de las medidas que buscan reforzar y mejorar el nivel del cuestionado referato nacional. Buena parte del Consejo celebra la idea, pero otra es escéptica y apunta a la cabeza de Jorge Osorio, jefe de los árbitros chilenos, como el principal culpable.


Pablo Milad sorprendió al revelar en El Deportivo que árbitros brasileños vendrán a Chile a dirigir partidos, como una de las medidas que buscan mejorar el nivel del cuestionado referato nacional, que atraviesa por una profunda crisis hace muchos años.

“Hay que mejorar los procedimientos y hay que capacitar en el extranjero. Iniciamos una interacción con Brasil. Ya fueron a Brasil y ellos van a venir. Cuando se normalice vamos a mandar a capacitar a Brasil y los brasileños van a venir acá a arbitrar. Ese será un intercambio entre los dos países que estamos hablando. Hablamos con la comisión arbitral de Brasil, donde tuvimos una buena acogida con este aspecto de intercambiar árbitros como experiencias y aprendizaje”, anunció el presidente de la ANFP, en entrevista con La Tercera, este domingo.

La noticia causó revuelo en el fútbol chileno, sobre todo, entre los timoneles de clubes. Son varios los que tienen dudas sobre la eficacia de esta decisión, pero también hay muchos que la apoyan, pues entienden que el arbitraje chileno ya no da para más y se necesitan soluciones radicales.

“Es una medida que podría ser calificada como extrema, pero creo que el arbitraje chileno está en crisis desde hace ya muchos años y, lamentablemente, no se ven mejoras en el tiempo, sino que, por el contrario, se va asumiendo como normal la gran cantidad de errores arbitrales que se cometen en nuestro torneo, lo que se agudiza más en los torneos de la Primera B y la Segunda División”, asegura Felipe Muñoz, presidente de Rangers.

Césare Rossi, máxima autoridad de Deportes Iquique, está de acuerdo con la idea. “Me parece una buena medida, en el sentido de que el arbitraje se comience a nivelar hacia arriba. En este caso, que los jueces brasileños traigan su experiencia internacional a nuestros árbitros, lo encuentro positivo”, señala.

Mientras que Jorge Sánchez, titular de Deportes Antofagasta, también está a favor. “Respecto a la capacitación e intercambio de árbitros con Brasil, me parece bien. Creo que todo lo que pueda ayudar al crecimiento de nuestros árbitros es positivo”, asevera el dirigente puma, aún dolido por el error arbitral de Eduardo Gamboa, que le quitó el triunfo a los nortinos sobre La Serena, en el último minuto.

Por su parte, Raúl Delgado es más escéptico. El timonel de Unión San Felipe se muestra algo extrañado con el anuncio, aunque sí aprueba que jueces nacionales salgan a capacitarse al extranjero. “Me sorprendió que jueces brasileños vengan a dirigir en Chile. No es algo habitual en ningún país. Que vayan árbitros a capacitarse es algo positivo y que está dentro de lo correcto”, sostiene.

En la misma línea está Lorenzo Antillo, presidente de Audax Italiano. El excandidato a la presidencia de la ANFP es muy crítico con la medida de traer árbitros brasileños al país.

“No me parece una buena idea. Me hubiese gustado que se nos comentara cuáles son los objetivos, qué es lo que se quiere lograr y por qué se considera que los árbitros brasileños tienen mejor nivel que el nuestro. En qué nos van a aportar, en el fondo. Si acá el mayor problema que hemos tenido es con el VAR y el criterio aplicado a la utilización de esta herramienta. No sé si traer brasileños nos va a aportar. No tengo ideas cuáles serán las motivaciones ni los objetivos a perseguir. Sería bueno que se hiciera público, ya que no se les dijo a los clubes”, comenta.

Cristián Aubert, regente de Universidad de Chile, también opina al respecto: “Habría que verlo... Quizás para ciertos partidos, y en la medida que haya un plan claro al respecto”. Y añade: “Siempre es bueno mandar a los árbitros a capacitarse a Brasil o el lugar que sea. El tema es que antes de partir tengan claro a qué van, cuáles son las expectativas y qué esperamos que traigan de vuelta”.

Otros presidentes de clubes que no están de acuerdo con la idea de Milad prefirieron no dar su opinión de manera pública, por temor a sufrir malos arbitrajes. “No sacamos nada con traer árbitros brasileños si no empezamos por la cabeza del problema, que es Jorge Osorio, jefe de los árbitros. Además, ni siquiera van a poder comunicarse bien por una cuestión de idioma. El cambio hay que empezarlo acá. Quizás ahí sea buena idea reforzarnos con jueces extranjeros”, apunta el timonel de un importante club de Santiago.

Osorio, en la mira

El desempeño de Jorge Osorio como presidente de los árbitros ha sido muy cuestionado entre los clubes, pero también al interior de la ANFP. El exréferi, que llegó para reemplazar al cesado Enrique Osses, quien hoy trabaja en la Federación Mexicana de Fútbol, no ha podido sacar de la crisis al referato nacional, por lo que su labor hace rato está en la mira. Entre las principales críticas está la gran variabilidad de los criterios usados en el VAR para las mismas jugadas.

“Aquí hay un problema grave. Los árbitros están queriendo tener un protagonismo exacerbado y eso no corresponde. Los protagonistas tienen que ser los jugadores. Respecto al nivel, hay buenos árbitros, incluso algunos jóvenes que recién están apareciendo. Sin embargo, hay otros cuyo nivel deja bastante que desear, pero el criterio del uso del VAR es lo que es necesario mejorar. En algún momento, con Enrique Osses, el tema anduvo bastante bien, lo que no quiere decir que el problema sea de Osorio, sino que el nerviosismo de muchos árbitros de no querer quedar expuestos por el VAR los lleva a cometer errores”, advierte Antillo.

“Hay que entender que los árbitros siempre van a cometer errores, pero ellos están muy preocupados de quedar expuestos y al no querer quedar expuestos, cometen errores. Hay que unificar criterios respecto al VAR y trabajar la parte sicológica de los árbitros, porque están muy quisquillosos y preocupados de algo que no está en la cancha. Y ahora que vuelva el público, que no va a ser tan masivo, más presión van a tener, porque se va a escuchar todo. Eso les va a jugar en contra. Deberían preocuparse solo de arbitrar”, sentencia el timonel itálico.

Rossi aporta un dato interesante. “En el arbitraje hay un recambio generacional y eso se siente, porque hay jueces muy experimentados, como Tobar y Bascuñán, entre otros, que tienen un gran nivel nacional e incluso sudamericano. Sin embargo, hay muchos otros que recién están haciendo sus primeras armas y, obviamente, eso se nota. Tiene que pasar un tiempo para que ellos tomen cierta experiencia y mejoren su manera de dirigir”, sostiene.

Delgado opina en la misma línea del iquiqueño. “El arbitraje está en una etapa de transformación. Hay muchos que ascendieron de categoría. Y es lógico que se cometan errores. Habrá que esperar que muchos adquieran, de a poco, más experiencia. Hay que tener paciencia”, resume.

Muñoz no le achaca tanta responsabilidad a Osorio, ya que la crisis referil se arrastra hace mucho tiempo. “No estoy seguro qué tanta responsabilidad a este respecto puede tener Jorge Osorio, ya que la crisis arbitral viene de varias jefaturas de árbitros hacia atrás. Sin embargo, es preocupante lo que se ha venido viendo en el último tiempo”, señala.

Mientras que Aubert confía en que las falencias puedan ser solucionadas: “Osorio es un tipo serio y tiene claro cuáles son los problemas que tiene que resolver en el referato nacional. Ahora lo importante, y lo que necesita hacer, es poder resolverlo. Ese es su gran desafío”.

Otros presidentes de clubes prefieren mantener sus opiniones en reserva, pero critican al actual jefe de los réferis. “Un presidente de árbitros que expone a sus jueces como lo hizo Osorio con Véjar, solo porque se equivocó ante Colo Colo, no puede seguir a la cabeza de los árbitros. O hace públicos todos los castigos y errores de los jueces o no hace público ninguno. Solo por hacer eso debió ser despedido”, reclama un directivo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.