Raúl Delgado, presidente de Unión San Felipe: “Colo Colo le faltó el respeto a Milad”

Raúl Delgado, en su casa de Buenos Aires.

El periodista y empresario argentino es uno de los directivos influyentes del fútbol chileno. Fue uno de los líderes de la rebelión que terminó con la renuncia de Sebastián Moreno de la ANFP. Aquí habla de elecciones, del juego sucio y de la triangulación de jugadores, entre muchas otras cosas.




Raúl Delgado (65) está radicado en Chile desde 2005, cuando adquirió la propiedad de Unión San Felipe, club que controla hasta hoy. De a poco, su influencia fue creciendo en el fútbol nacional. Es respetado dentro del Consejo y también muy criticado. Desde su casa en Buenos Aires, concede a La Tercera una entrevista que refleja su estilo directo y frontal. El empresario argentino responde por escrito las preguntas y contrapreguntas enviadas por este medio.

Fue uno de los impulsores de la candidatura de Moreno a la ANFP, pero luego uno de sus principales opositores, ¿por qué?

Porque no cumplió con su programa de gobierno. Presentó un escrito con la gestión de los primeros 100 días. Si lo revisa, solo implementó lo relacionado al fútbol femenino. Desaprovechó una gran posibilidad. Por algo le renunciaron seis de sus directores, ¿no?

¿Se arrepiente de haber apoyado a Moreno? ¿Se equivocó?

Si lo miramos con el diario del lunes, sí, pero como dije en otras ocasiones, no solo yo me equivoco; la mayoría de los que integramos esta industria no elegimos hasta ahora las personas más capacitadas para conducir a la ANFP. Sucede que muchos se hacen los distraídos. Les cuesta asumir que cometieron errores.

¿Quiénes son los distraídos?

Desde el directorio de Harold hasta el actual pasaron muchos dirigentes en la ANFP. Algunos, como Fazio, hablan como si lo suyo fue impecable, cuando tiene tanta responsabilidad como los que lo acompañaron en el incumplimiento de las normas.

Moreno dijo que fue víctima de ciertos clubes y dirigentes que no lo dejaron gobernar, ¿fue así?

Moreno es el pasado. Le respondo por respeto y porque algún periodista le dijo a un dirigente que no contestaba consultas de este tipo acerca de Moreno. Sería importante que diera a conocer cuáles son esos clubes. Él me pidió tres reuniones fuera del organismo. Concurrí. Le di mi opinión acerca de sus inquietudes. No sirvió de nada. Tuvo que irse por su incapacidad para conducir.

¿Le llamó la atención que los presidentes de la U y de la UC se cuadraran con Moreno?

Ambos tienen derecho a cuadrarse con quien quieran. Navarrete se preocupó de ensuciarme dentro del directorio de su club. Tengo hasta las fotocopias que distribuyó. Por lo visto, tiene gente que ahí no lo quiere. Le envié un chat de voz y nunca tuvo el coraje de responderme. Después hay que escuchar que Milad hable de “juego sucio”. Tagle, en cambio, es una persona respetable. Y demuestra capacidad al tener bien administrado a su institución, marcando, en ese aspecto, enorme diferencia entre los grandes.

Cuando insinuó que Pablo Milad mentía sobre su relación con Jadue, él los acusó de jugar sucio, ¿usted juega sucio?

Pablo se enredó con una pregunta periodística. No tenía motivo para mentir. Muchos periodistas analizaron mal ese contenido. Buscaron argumentos para desviar la atención sobre la respuesta. Otros lo hicieron con mucho criterio. Directorios anteriores nos mintieron con frecuencia como para que un candidato no diga la verdad ante una simple consulta. ¿Por que escondió el contacto con Jadue? ¿Tan delicado era decir la verdad? Lo de jugar sucio es ridículo, absurdo e inaceptable. Que Milad piense eso es de mediocre. A la vez, le recomiendo a Pablo Hoffmann, gerente de O’Higgins, que busque un buen abogado. Él sabe por qué lo digo.

¿Milad debió bajar su candidatura a la ANFP?

Varios periodistas hablan bastante de ética. No escucho a ninguno utilizar esa palabra ante estos hechos. Mintió. Si ya lo hizo en campaña, ¿qué podemos esperar si es presidente de la ANFP? Siempre tuve buena relación con Pablo. Eso no quita que si se equivocó, deba dejarlo pasar por alto. Muchos, en cambio, con tal de tener poder, se olvidan de lo ético, palabra que utilizan cuando les conviene.

¿Jadue aún está presente en el fútbol chileno? ¿En las sombras?

Jadue es el pasado. Hace cinco años se fue de Chile. Hay muchos dirigentes que le tienen miedo, ¿por qué será? Se generan muchas historias en su alrededor. Hay varios clubes, como Everton, que se vieron beneficiados durante su gestión. Otros no quieren escucharlo nombrar. ¿Tendrán miedo de que salga algo a la luz? Ahora todos le dan la espalda; antes, lo abrazaban y se desesperaban por estar a su lado. Dejémoslo tranquilo.

¿Cómo se vio beneficiado Everton en la era Jadue?

El club al que represento pidió detalles a la ANFP acerca de este tema. Inclusive, publiqué un tuit con el texto. ¿A ningún medio le interesó averiguarlo?

¿A qué se refiere?

A una cifra ligeramente superior a los 700 millones de pesos que la ANFP le entregó a Everton para su complejo deportivo. ¿Por qué ni el directorio de Salah ni el de Moreno se preocuparon en profundizar este tema? La ANFP me entregó un adelanto de la respuesta. Ustedes, como medio periodístico, deberían averiguarlo.

¿Por qué debiera ser Antillo y no Milad el presidente de la ANFP?

Antillo es de una generación nueva. Es lo que se necesita. A eso le sumamos ser presidente de una SA y conducirla eficientemente. Sus resultados en Audax están a la vista. Es profesional, serio y responsable. Tiene mucha más experiencia que Milad, quien estuvo al frente de una corporación. Son cosas distintas. Y Antillo nunca mintió. Un detalle “ético”.

Si Milad gana, ¿el control de la ANFP lo tendrán los clubes grandes y el fáctoring?

Colo Colo le faltó el respeto a Milad. Le “rayó la cancha” con la presentación de su programa para conducir la ANFP. Es demostrativo de que sus autoridades piensan ejercer un fuerte manejo sobre Milad si concreta su objetivo. Ese hecho hace pensar que Milad sería un presidente débil. No es extraño lo de Colo Colo: en la otra postulación de Milad le garantizó el voto y después se abstuvo.

¿Y el fáctoring?

En este caso hay periodistas que utilizan la ética. No entiendo por qué siempre se menciona solo a Felipe Muñoz con este tema. No es el único. El problema está originado por los clubes. Si manejaran bien su presupuesto, nunca pedirían préstamos. Mi club nunca solicitó ayuda de este tipo, pero hay directivos que se quejaron de intereses mensuales desproporcionados. Habría que ver si es cierto. No creo que tengan activa participación en una futura ANFP. Los clubes grandes los dejarán de lado.

Colo Colo propone que los dueños de clubes tengan residencia en Chile y que no sean representantes, ¿está de acuerdo?

Le aclaro, por si alguno tiene dudas, que por más que eso se resolviera, a mí no me alcanza. Es un disparate. Nada puede extrañar en esta actividad. Pregunto: ¿Qué hace Everton, de dueños mexicanos, en el grupo con Colo Colo? ¿Qué hace Ogalde, una persona inteligente y útil en esta industria, de Magallanes, soportando algo así? Fíjese lo ocurrido en uno de los últimos directorios. Barnechea votó en contra de sus intereses por una cuestión política, de elecciones. ¿Qué más puedo decirle? Que cada uno saque sus propias conclusiones.

¿Hay conflicto de interés en ser representante y dueño de club?

Es otro de los temas que le interesa al periodismo. Hay uno de ellos que en su columna en La Tercera sostiene que Unión San Felipe es manejado por representantes. Está mal informado. Es el que dijo que nuestro club pertenecía a otra persona. La Ley no impide que alguien que maneja jugadores sea accionario de un club. Volvemos a lo mismo, puede no gustar, pero no es ilegal.

¿Se refiere a Guarello?

Me refiero a dicho periodista en ese caso específico.

Andrés Fazio afirma que en este clima no puede haber un buen gobierno en la ANFP y que filtraciones como los chats de Milad y Jadue son de bajo nivel...

Fazio formó parte de un directorio que no respetó las normas. Actualmente, la ANFP tiene serios problemas por decisiones en las que estuvo involucrado. Antes de opinar sobre la actualidad, debería informar el motivo por el cual no se denunció a Barnechea por recurrir a tribunales ordinarios, algo que impide la FIFA; por qué se mintió sobre los pagos de Valdivia por la cuota de incorporación; por qué le descontaron solo a la Primera B los montos para abonar el saldo de un préstamo de Deportes Concepción, cuando fue desafiliado; por qué firmó un contrato con Turner sin respetar lo resuelto por el Consejo de Presidentes. ¿Se da cuenta? Esto es lo que molesta. No asume responsabilidades. Ya tendrá que dar explicaciones. Nunca me respondió ese directorio estos temas que solicité durante esa gestión. Y el próximo presidente deberá afrontar situaciones muy serias originadas por Fazio y el directorio que integró.

¿Qué lo motivó a comprar un club chileno como Unión San Felipe? ¿Olfato de negocio?

Eduardo Rojas, quien trabajó con Harold Mayne-Nicholls, fue el que durante una visita que hice a Chile me insistió que era una buena posibilidad adquirir un club. Estaba por salir la Ley de SADP. Inclusive, en esa ocasión, me llevó a San Felipe a conocer la ciudad. Lo analicé y llegué a la conclusión de que era una buena alternativa. Estoy feliz de la decisión. Chile es un país serio, estable… En la Argentina los clubes no son SA.

Según un reportaje de Ciper en 2013, jugadores como Jonathan Bottinelli y Luciano Civelli fueron inscritos por San Felipe, pero nunca pisaron la ciudad, ¿cómo lo explica?

Bottinelli jamás estuvo inscrito en San Felipe. Pueden comprobarlo. Ciper escribió un artículo del que todavía se agarran algunos en redes sociales. El contenido tiene cerca del 90 por ciento erróneo. Nunca aclaró la situación. No tengo nada que explicar. Era un procedimiento legal. Que no guste o no se considere ético es otra cosa.

¿Utilizó alguna vez al club para triangular jugadores?

Hicimos operaciones dentro del marco reglamentario impuesto en su momento por la FIFA. De haberlo hecho fuera de las normas, ¿no cree usted que hubiéramos sido sancionados? Una metodología utilizada por varios clubes, pero los medios se la adjudicaron solo a los controlados por argentinos. Deberían averiguar qué club manejado por chilenos trianguló a un jugador que actuó como titular en el Mundial de Sudáfrica y a otro que en algunas ocasiones cita Reinaldo Rueda al seleccionado. Por lo visto, solo se preocuparon los periodistas de los argentinos con este tema.

¿A qué clubes se refiere con esas triangulaciones?

Tanto su medio como otros se preocuparon por criticarme duramente con este tema. Imagino que La Tercera tendrá periodistas capacitados para averiguar esa información. Es cuestión de voluntad, como la tuvieron con mi caso. Algo que nunca demostró ningún medio periodístico para ver si un club manejado por chilenos utilizaba esa metodologia. Asumo mi responsabilidad. Hubo críticas ciertas, pero otras que estuvieron demasiado lejos de la realidad. Nunca fueron aclaradas. ¿Y pretende que yo dé los nombres? Hace rato dejé la profesión.

¿Qué piensa sobre la triangulación de jugadores?

Que recientemente fue prohibida por la FIFA.

¿Siente que se le apunta con el dedo por este tema?

Ya pasaron muchos años de esos hechos y usted actualmente me sigue preguntando. La consulta está respondida.

¿Hacer negocios y ganar dinero está mal visto en el fútbol?

Seguramente. Sucede que la gente estaba acostumbrada a las asociaciones sin fines de lucro. Les cuesta entender cuando un club es SA, cambio que le hizo muy bien al fútbol chileno, por más que muchos no quieran reconocerlo. El público tiene mala imagen, en general, de acuerdo a lo que observa en Colo Colo y la U, los más populares. Y las noticias diarias de esos clubes no son alentadoras para la industria.

Usted es periodista y fue secretario de prensa de Carlos Menem durante parte de su presidencia en Argentina, ¿una estrella o una mancha para su carrera?

Disfruté plenamente de acompañar al mejor presidente argentino desde el regreso de la democracia. Fue un orgullo. Valoré cada segundo de mi trabajo a su lado. Fue una experiencia sensacional. Y fíjese que cuando terminé mi función, volví a mi consultora, y me contrataron las mejores empresas para manejar su imagen.

¿Se ha sentido discriminado en Chile por ser argentino?

Tengo muy buenos amigos. Llevo muchos años en Chile. Sería injusto que dijera algo así. Quizá, al principio, en San Felipe, por el hecho de ser extranjero y tomar un club transformado en SA, arreciaron las críticas. Pero era lógico. Ahora, Colo Colo, por lo visto, quiere discriminar a los que no nacieron en Chile para ser dueños de clubes. Una ridiculez.

Varias veces ha criticado al periodismo en redes sociales, ¿por qué?

Faltaban unos meses para mi cumpleaños 18 cuando ingresé a colaborar en el diario La Nación, de la Argentina. Renuncié 18 años después y me formé en esa empresa. Guardo los mejores recuerdos. El primer día me dijeron que antes de publicar una información debía tener todo comprobado. Que era preferible perder una primicia antes de cometer un error. Y que el teclado de la máquina de escribir -no había computadoras- podía ser como un revólver. Fue algo que me acompañó durante toda la época de periodista. Me doy cuenta de que a algunos les faltó pasar por una escuela de ese tipo. No miden las consecuencias de una publicación o de lo que se habla delante de un micrófono. Falta equilibrio profesional en unos cuantos. Hay periodistas que disfrutan criticar falsedades, pero no que los critiquen.

¿Lo molesta la crítica periodística?

De ninguna manera cuando es justa. Hay un pequeño grupo de periodistas, dolidos por las salidas de Mayne-Nicholls y Marcelo Bielsa, que nunca perdonarán a dirigentes que votamos en contra de su preferido. Entonces, siempre seremos criticados. Está asumido. Sucede que en algunos casos pierden el equilibrio profesional. Eso es grave. Y tampoco les interesa conocer los motivos de aquella determinación.

Comenta