Días clave para Diego López: el futuro del técnico de la U se llena de fantasmas

El director técnico de Universidad de Chile, Diego López, durante el partido válido por la tercera fase vuelta de la Copa Chile Easy entre Universidad de Chile y General Velasquez, disputado en el Estadio Santa Laura.

FOTO: SEBASTIAN ORIA/AGENCIAUNO

La llave de Copa Chile ante Cobresal y el clásico ante Universidad Católica son vitales para la permanencia del uruguayo en la banca de Universidad de Chile. En el directorio de Azul Azul hay mucha preocupación por los malos resultados.



El regreso a El Salvador será vital para el futuro de Universidad de Chile. El equipo estudiantil retornará este jueves a la ciudad dónde terminó con 25 años sin ser campeón, para intentar volver la senda del triunfo y así despejar las dudas que empiezan a surgir en torno a la continuidad del técnico Diego López.

Es que la derrota ante Curicó Unido caló hondo, no solo porque dejó a los azules a tres puntos del descenso, sino también por los pésimos números que presenta el adiestrador uruguayo en la banca de los universitarios, situación que preocupa en Azul Azul.

El registro del charrúa es de dos triunfos (ante el modesto General Velásquez, por Copa Chile, y ante La Calera, en el Campeonato Nacional), tres empates y cuatro derrotas. Además, López lleva seis fechas seguidas sin celebraciones y para buscar su última alegría hay que remontarse al 2 de julio pasado.

Por lo mismo, parte del directorio azul está inquieto. Por un lado, saben que un nuevo cambio de técnico (ya despidieron a Santiago Escobar) puede ser perjudicial para el equipo, en vez de una solución; además, reconocen que se ha visto una mejoría en el juego. Sin embargo, los malos resultados y la debilidad mental del equipo preocupan muchísimo. Y en el fondo lo que se necesita es sumar puntos con urgencia.

Por eso, un sector de la mesa comienza a tener dudas en torno a la continuidad de López y cree que un golpe de timón podría salvarlos de la delicada situación para evitar que se repita lo vivido en la temporada anterior, donde salvaron su permanencia en la última fecha.

Además, la Copa Chile es la única esperanza que tienen para intentar llegar a un torneo internacional y puede ser el aliciente perfecto para enfrentar el clásico ante Universidad Católica, que se jugará la próxima semana. “Tenemos que estar fuertes, porque viene la Copa (Chile). A veces es bueno tener partidos enseguida cuando pierdes de esta forma, porque hay que levantar la cabeza y jugar. Nuestra idea es pasar esta ronda”, aseguró el propio López.

Junior Fernandes tratando de alcanzar un balón en la derrota de la U frente a Cobresal. Foto: Agencia Uno.

Lo malo, para él, es que tendrá poco tiempo de trabajo, pues la ida ante Cpbresal es este jueves, a las 20.30, y la confianza de los jugadores en sus conocimientos ha ido bajando con el correr de las semanas. “Debemos mejorar ganando este partido, porque ahí podemos mejorar la interna nuestra, sobre todo, en nuestras cabecitas y mejorar como equipo, porque cuando uno pierde, es difícil de creer lo que se entrena. Créanme que es difícil convencer a los jugadores cuando se pierde, pero debemos seguir unidos y dar la respuesta en la cancha”, reveló hace unos días.

Y esos anhelados tres puntos no llegan. Y más encima López se mete en la pelea que tienen los directores de la casa de estudios con el grupo controlador (Sartor), diciendo que “si alguien tiene que decir algo, debe hablarlo internamente”. Por lo que se ve negro su futuro y ya se dice en el Centro Deportivo Azul que cayendo feo en la Copa Chile puede no llegar al clásico. Ahora si pierde en ambas instancias, definitivamente, no pasa agosto.

Sigue en El Deportivo:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.