La cuenta regresiva de un ídolo: Buonanotte vive sus últimas horas como jugador de la UC

Diego Buonanotte tiene contrato hasta el 31 de diciembre y es muy difícil que siga en Universidad Católica.

Diego Buonanotte tiene contrato hasta el 31 de diciembre y es muy difícil que siga en Universidad Católica. Foto: SEBASTIAN ORIA/AGENCIAUNO

"Es una pena, pero nada dura para siempre", sentencia Leonardo Arpini, representante del Enano. El agente asegura que no hubo acuerdo económico y que a partir del 1 de enero el jugador queda libre. El volante aún no acepta la nueva rebaja de sueldo, pese a que su salario será cercano a los $ 20 millones. Al adiós del ex River se puede sumar el de Edson Puch, quien también está cerca de partir del tetracampeón del fútbol chileno.



El idilio entre Diego Buonanotte y Universidad Católica está muy cerca de terminar. Al Enano apenas le quedan dos días de contrato, por lo que este viernes dejará de ser futbolista del equipo cruzado. Quedará libre. En otras palabras, será el fin de una sociedad exitosa que se formó a mediados de 2016, con Mario Salas en la banca, y que obtuvo grandes resultados: cinco títulos de Primera División y cuatro Supercopas.

Un ídolo que vive su cuenta regresiva en el club de la franja, donde encontró su lugar en el mundo, pero donde también perdió protagonismo en los últimos tres años. Pese a su esfuerzo y al deseo de los hinchas, su importancia dentro del equipo fue en declive, por lo que cada vez jugó menos. Hoy, su adiós es inminente.

“Con lo de Católica ya no hay ninguna novedad. No creo que Diego continúe”, advierte Leonardo Arpini, representante de Buonanotte, a El Deportivo. A solo días de que se termine la relación laboral entre ambas partes, las diferencias económicas, a estas alturas, parecen insalvables, por lo que cada hora que pasa el Enano se aleja más de San Carlos de Apoquindo.

La UC le hizo una oferta de renovación que incluyó una fuerte rebaja salarial, cercana al 40%. Pese a eso, su salario igual bordeará los 20 millones de pesos líquidos. Sin embargo, el volante no ha respondido a la propuesta. Además, ya había accedido a una reducción monetaria en diciembre del 2020. Y aunque en los últimos días hubo negociaciones para intentar un acercamiento, estas conversaciones fracasaron, al menos, hasta ahora.

“No se ha podido llegar a un acuerdo económico. Es una pena, pero bueno, nada dura para siempre”, se lamenta el agente del mediocampista. Como el jugador formado en River Plate ya se bajó bastante su sueldo la temporada pasada, no pretende disminuirlo más.

El gerente deportivo de Cruzados, José María Buljubasich, explicó hace unos días las razones que llevaron al tetracampeón del fútbol chileno a ofrecerles renovaciones con reducción salarial a Luciano Aued, Germán Lanaro, Edson Puch (quien también está muy cerca de partir) y al propio Enano.

“Estos últimos dos años hemos tenido pérdidas, debido a la pandemia. No hemos tenido gente en los estadios durante casi todo el 2020 y la mitad de 2021. No hemos podido vender jugadores para nivelar el presupuesto y hay una cierta incertidumbre con respecto a 2022, por lo que está pasando en Europa. Bajo ese contexto, empezamos las negociaciones con los jugadores. También tiene que ver con la armonía del plantel. Cuando firmamos los contratos siempre los cumplimos. Cuando se firman esos contratos siempre queda un desfase, entre algunos jugadores que ganan más y otros un poco menos, y cuando llegan las renovaciones ajustamos esos valores para generar esta armonía, que nos ha dado éxitos estos últimos años”, señaló el Tati.

Además de la crisis económica generada por la pandemia, la situación financiera de la UC sufrió un duro revés con el traspaso fallido de Valber Huerta al Palmeiras, ya que dicha operación le habría reportado US$ 2 millones al supercampeón del balompié nacional.

El futuro del Enano

Diego Buonanotte (33 años) es uno de los últimos jugadores en transformarse en ídolo de Universidad Católica. Desde su llegada, a mediados de 2016, se hizo costumbre que la hinchada coreara su nombre para pedir su ingreso a la cancha. “Soy la persona más feliz del mundo cuando la gente canta ni nombre”, confesaba el Enano a La Tercera, a fines de septiembre.

En su primer semestre con el Comandante en la banca, el exvolante del Málaga brilló y conformó una dupla letal junto a Nicolás Castillo. Así fue como se ganó el corazón de los aficionados. El broche de oro fue el histórico bicampeonato conseguido en Temuco. Comenzaba una relación de ensueño.

La situación varió dos años después. Con el español Beñat San José como técnico, su titularidad ya no estaba asegurada. Sin embargo, fue con Gustavo Quinteros cuando quedó relegado definitvamente a la suplencia, en favor de César Pinares. Además, la UC dejó atrás el 4-2-1-3 y abrazó el 4-3-3, por lo que la presencia de un 10 ya no era una necesidad.

No obstante, lo que nunca cambió fue el cariño de la gente y el agradecimiento de Buonanotte. Una reciprocidad que se sintió siempre, sin excepción, hasta el último minuto que el argentino nacionalizado chileno disputó con la camiseta de la franja, ante Everton, en el estadio Sausalito, cuando la UC consiguió el primer tetracampeonato de torneos largos de un club chileno.

Seguramente, los miles de cruzados que llegaron ese día al recinto de Viña del Mar no sabían que esa sería la última vez que verían a su idolatrada figura vestida de azul y blanco. Coincidencia o no, hoy la escuadra ruletera es uno de los equipos chilenos interesados en sus servicios, junto a Unión Española. “Diego está muy bien. Se siente jugador para rato todavía. ¿Su futuro? Puede ser Chile o algún otro país. Veremos en estos días”, cierra Leo Arpini, su representante.

Buljubasich no perdía las esperanzas en llegar a un acuerdo, aunque aseguraba no tener idea sobre las conversaciones del Enano con otros clubes. “Con respecto a los sondeos, no me llegan a mí, seguramente le llegan al jugador. Nosotros queremos que Diego se quede. Dentro de este contexto, nosotros hacemos una evaluación de todos los jugadores, y a partir de ahí decidimos si queremos que se queden o no. Le propusimos a Diego que se quede. Nosotros creemos y estamos convencidos de que lo que estamos ofreciéndoles a cada jugador es algo positivo, algo bueno. A partir de ahí, no me puedo meter en el bolsillo de nadie. El club tiene que analizar su situación y ser responsable con el escenario que enfrenta”, aseguraba.

A estas alturas, solo un milagro de último momento destrabaría la negociación. Y aunque, justamente, es época de milagros, lo concreto es que solo faltan unas cuantas horas para que Diego Buonanotte deje de pertenecer a los registros de Universidad Católica. Este 31 de diciembre no solo terminará el 2021, sino también expirará el contrato del Enano con el club. Así, el Año Nuevo tendrá un sabor agridulce para los hinchas cruzados, porque traerá consigo el adiós de uno de sus grandes ídolos del último tiempo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.