La rebaja salarial que tiene a Buonanotte con un pie fuera de la UC

El Enano termina contrato con el club el 31 de diciembre. Ya rechazó una oferta de Cruzados para continuar por un año más, en la que le recortaban sus ingresos.



Los próximos dos partidos de Universidad Católica, ante Audax Italiano (mañana) y Santiago Wanderers (miércoles) podrían ser los últimos de Diego Buonanotte con la camiseta del equipo de la franja. Un jugador que desde su llegada a San Carlos de Apoquindo, a mediados de 2016, se convirtió en ídolo y en uno de los jugadores extranjeros más ganadores en la historia de la institución.

Sin embargo, el volante termina contrato el 31 de diciembre y ya rechazó la propuesta de renovación que le hizo el club. Al Enano se le ofreció continuar por un año más, pero con una importante rebaja de sueldo, cercana a la mitad de lo que percibe actualmente. No lo aceptó.

Por ahora, Cruzados ni siquiera ha logrado un acuerdo con el argentino para que siga, por último, hasta que finalice el Torneo Nacional, que será durante el primer trimestre de 2021, si el Covid-19 lo permite.

De esta forma, el técnico Ariel Holan podría seguir sumando bajas a su plantel, que ya perdió a dos piezas importantes como Benjamín Kuscevic y César Pinares, que fueron vendidos a Palmeiras y Gremio, respectivamente, lo que ha repercutido en el funcionamiento del cuadro estudiantil, que se despotenció. Eso, sin contar la grave de lesión de ligamentos de Germán Lanaro, quien se perderá el resto del campeonato.

Después del clásico universitario del miércoles, Buonanotte se refirió a su situación contractal. Sus palabras sonaron casi como a una despedida. “Cada partido siempre digo que para mí es el último, porque es mi forma de jugar al fútbol y de vivirlo. Tengo contrato hasta el 31 de diciembre, pero no corresponde que hable sobre la relación que tengo con el club. Siempre está el respeto, el diálogo y queda una semana. Ahí se verá cómo sigue todo”, comentó.

Tras ser el héroe de la clasificación de la UC ante Sol de América, en la Copa Sudamericana, su representante, Leo Arpini, ya advertía del complejo escenario. “La realidad es que Diego tiene contrato hasta el 31 de diciembre. Entonces, a partir del 1 de enero de 2021, puede jugar en cualquier equipo del mundo”, sostuvo el agente a La Tercera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.