La Scaloneta arranca en Qatar: Argentina gana su grupo y enfrentará a Australia en octavos de final

El cuadro transandino vence por 2-0 a Polonia, en su mejor presentación en la Copa del Mundo, y avanza a la siguiente ronda como líder de la zona C. Sus próximo rivales serán los Socceroos, este sábado. Pese a la caída, los polacos clasifican y van a jugar ante Francia.


Argentina está de vuelta. En la Copa del Mundo ha ido de menos a más. En su tercer partido por la fase grupal, mostró su mejor versión. En el estadio 974, el de los contenedores, venció por 2-0 a una pobre expresión de Polonia y clasificó a los octavos de final como primero de su zona, lo que se había puesto en entredicho tras el mazazo que significó la derrota con Arabia Saudita.

La definición del grupo C estaba totalmente abierta. Podía pasar cualquier cosa. El equipo transandino aseguraba su clasificación con una victoria, mientras que a los europeos les bastaba un empate para instalarse en la ronda de los 16 mejores. Lo que también tenían presente los equipos es que ya conocían del desenlace de la zona D, que se desarrolló en primer turno, con lo cual tenían en mente la fórmula para evitar a Francia.

Pese a la victoria sobre México, del sábado pasado, Scaloni nuevamente movió el tablero y metió cuatro cambios. La principal modificación fue el ingreso de Julián Álvarez por Lautaro Martínez, quien no ha estado fino en Qatar. Además, luego de su gran ingreso ante los aztecas, Enzo Fernández se ganó un lugar. El volante del Benfica es el tercer mediocampista central que utiliza Argentina desde el arranque. Antes lo fueron Leandro Paredes y Guido Rodríguez, respectivamente.

Los primeros 45 minutos fueron para la Albiceleste, que terminó inclinando la cancha y metiendo a los polacos en su terreno, pero sin el pase final certero ni definición. Un dato sobre esto: sumó siete remates a portería y el 66% de posesión. Messi, quien alcanzó su partido 22 en Mundiales (superando a Maradona), tuvo total libertad para ir moviéndose por el frente del ataque, mostrándose activo más allá de la vicisitud del penal perdido. Mientras que Polonia entró con una postura especulativa. Dos líneas de cuatro claras, reagrupándose en su campo ante cada ataque argentino.

Quien se erigió como el sostén del cuadro polaco fue el golero Szczesny, la figura del lapso. Sus intervenciones mantuvieron en el partido a su escuadra, que iba cediendo terreno ante los rivales. En los 35′, el meta de la Juventus tapó un mano a mano ante Julián Álvarez. Un par de minutos más tarde, llega la polémica. Se reclama un supuesto penal del arquero en contra de Messi, ante una salida. El árbitro neerlandés Danny Makkelie recurre al VAR, revisa la acción y determina la pena máxima, en una sanción que arroja dudas. La Pulga asume la ejecución y su remate es desviado por Szczesny, en su segundo penal atajado en esta Copa del Mundo. Lo había realizado además ante Arabia Saudita.

El penal que Messi falla. FOTO: REUTERS

Polonia terminó muy atrás el lapso inicial, arrinconado ante la hegemonía transandina. Robert Lewandowski, la estrella del conjunto europeo, cada vez más aislado. El planteo polaco jugó en exceso con el resultado, porque el empate le bastaba para clasificar.

Lo que Argentina no pudo hacer en la primera parte, lo hizo en el inicio del complemento. De inmediato golpeó apenas se reanudó la actividad. En los 46′, un remate poco prolijo de Alexis Mac Allister se cuela en el arco de Szczesny, tras un centro por bajo de Nahuel Molina, y desata el nudo. La dosis de suerte necesaria para derribar la muralla que montó el especulativo DT Michniewicz. Argentina hizo su presentación más redonda de la fase grupal. Y los cambios de Scaloni le dieron mejores sensaciones a su equipo. Tanto Enzo Fernández como Julián Álvarez demostraron que están en condiciones de asumir un rol relevante en la oncena.

El exdelantero de River, hoy en el Manchester City, no es un centrodelantero como tal, sin embargo tiene la virtud de adaptarse a varios estilos y tiene gol. La Araña anotó el 2-0 en los 67′, con un remate alto tras ser asistido por Fernández. Los “nuevos”, los que no llevaron el peso de la campaña en las Eliminatorias ni en la Copa América de Brasil, brillaron y dotaron a Argentina no solo de buen juego, sino que también de la tranquilidad para administrar el resto del encuentro.

Mientras tanto, Polonia estaba con la soga al cuello. En pararelo, México estaba derrotando a Arabia Saudita y necesitaba de un gol más para sacar de carrera a los polacos, que estaban afirmados de una cuerda muy delgada que los metía en octavos de final: las tarjetas (el criterio de definición tras estar igualados en todo). Un gol de México u otro tanto argentino sacaba de carrera a los europeos y metía a los aztecas. El nervio estaba vivo.

Finalmente, el gol agónico de los saudíes fue celebrado por Lewandowski y compañía, que pasan como segundos. Por ende, enfrentarán a la Francia de Mbappé. En el caso de Argentina, el horizonte se torna más amigable, porque se le abre el cuadro. Australia será su próximo rival, este sábado, a las 16.00 horas de Chile.

Ficha del partido

Polonia 0: W. Szczesny; M. Cash, K. Glik, J. Kiwior, B. Bereszynski (72′, A. Jedrzejczyk); P. Zielinski, K. Bielik (62′, D. Szymanski), G. Krychowiak (83′, K. Piatek), P. Frankowski (46′, M. Skoras); K. Swiderski (46′, J. Kaminski) y R. Lewandowski. DT: C. Michniewicz.

Argentina 2: E. Martínez; N. Molina, C. Romero, N. Otamendi, M. Acuña (59′, N. Tagliafico); R. De Paul, E. Fernández (79′, G. Pezzella), A. Mac Allister (84′, T. Almada); A. Di María (59′, L. Paredes), L. Messi y J. Álvarez (79′, L. Martínez). DT: L. Scaloni.

Goles: 0-1, 46′, Mac Allister, define dentro del área tras centro de Molina; 0-2, 68′, Álvarez, con un tiro alto tras pase de Fernández.

Árbitro: D. Makkelie (P. Bajos). Amonestó a Krychowiak (POL); Acuña (ARG).

Incidencia: 39′, Szezesny le ataja un penal a Messi.

Estadio 974, Doha. Asistieron 44.089 personas.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.