Antoni Gutiérrez-Rubí, el asesor de Joaquín Lavín que fue clave en el triunfo de Petro en Colombia

Antoni Gutiérrez-Rubí, experto en comunicaciones y consultor político catalán.

El experto en comunicaciones y consultor político catalán fue quien habría puesto al candidato de izquierda “en una lógica más amable y unificadora”, según la prensa colombiana.




“El estratega español que bajó a Petro de la tarima y lo puso a jugar fútbol”, “el cerebro detrás de este nuevo enfoque en su campaña”, son algunos de calificativos que distintos medios han usado para graficar la importancia de Antoni Gutiérrez-Rubí en la estrategia electoral que llevó a Gustavo Petro a convertirse en el primer presidente de izquierda de Colombia. Se trata del mismo experto en comunicaciones y consultor político catalán que ha asesorado a distintas figuras políticas en España y América Latina, entre ellas el exalcalde de Las Condes, Joaquín Lavín.

Los últimos fines de semana de campaña del candidato del izquierdista Pacto Histórico habían consistido en subirse a tarimas y hablar ante multitudes sobre el pasado y el futuro. Pero a dos semanas de la segunda vuelta presidencial de este 19 de junio, Petro dedicó su día a jugar un partido de fútbol, en el que marcó dos goles, los mismos que compartió en redes sociales.

Detrás de ese cambio en la estética para el cierre de la campaña de Petro está Gutiérrez-Rubí, quien asumió en marzo la estrategia de comunicaciones del exguerrillero del M-19, según destaca el portal independiente La Silla Vacía. “Sacó a Petro de la narrativa de política de la vida contra política de la muerte”, que fue su línea principal de 2018, y puso al candidato en una lógica más amable y unificadora”, agrega el medio colombiano.

“Estamos hablando de la nueva fase de campaña de Gustavo Petro. Deja atrás las plazas públicas, las manifestaciones multitudinarias para apostar por proximidad, diálogo y emociones”, relataron a La Silla Vacía desde la campaña del izquierdista. El concepto clave, según su comando, es la “micropolítica”, un término que Gutiérrez-Rubí ha trabajado en varios libros. “Por eso veremos a un Petro más humano y cercano junto a colombianos anónimos que le compartirán sus preocupaciones, miedos y deseos”, comentaron sobre los eventos de la recta final de la campaña.

Pequeñas experiencias con ciudadanos comunes que Petro retransmitió en sus redes sociales. “Estos días ha dormido en casa de una familia de pescadores, ha jugado un partido de fútbol, se ha subido a taxis y camiones -aunque no sabe conducir- y ha compartido comida de rancho con unos mineros”, escribió el diario El País una semana antes del balotaje. “A su lado se acomoda el español Antoni Gutiérrez-Rubí, su principal asesor. El cerebro detrás de este nuevo enfoque en su campaña le enseña en el ordenador portátil el plan del día”, destaca el periódico.

Fue Gutiérrez-Rubí el que le propuso que les dijera a los mineros que no serán ellos, los más humildes de la cadena, los que paguen el cierre de las minas y el cese de las exploraciones de los que habla Petro. Le insiste que les recuerde que eso no ocurrirá de la noche a la mañana, sino que será un proceso paulatino. “No queremos parecer la izquierda quieta que interviene. La palabra cerrar es mala para nosotros y los más débiles de la cadena no pueden pensar que tus ideas tienen un costo. Hay que garantizarles que durante la explotación actual habrá garantías laborales, que podrán acceder a una pensión”, continúa el asesor, según lo cita El País.

El diario colombiano El Espectador ratifica que Gutiérrez-Rubí fue en parte responsable del discurso de Petro sobre hacer de Colombia “una potencia mundial de la vida y de un pacto por la vida”. En tanto, el diario El Colombiano destaca que durante la campaña el nombre del asesor español se mantuvo “discreto”, asegurando que era “el estratega principal”. “Es la cara visible de la estrategia”, agrega la revista Semana.

Gustavo Petro muestra su papeleta antes de emitir su voto durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Bogotá, el 19 de junio de 2022. Foto: Reuters

Hace más de 30 años, Gutiérrez-Rubí fundó en Barcelona su consultora Ideograma, prestando servicios en España y Latinoamérica. Así se ha especializado en “la nueva política y las nuevas tendencias en el ámbito social y empresarial”, donde ha advertido los cambios en los modelos de comunicación, ajustándose a las nuevas tecnologías y herramientas digitales.

Colaborador habitual con columnas de análisis en medios de comunicación como El País o El Periódico de Catalunya, Gutiérrez-Rubí ha sido premiado en varias ocasiones en los Victory Awards, los llamados Oscars de la comunicación política.

El experto catalán es “un profesional” de la comunicación política y en ese contexto no tiene bandera. Ha trabajado con el exlíder del Partido Socialista Obrero Español, Alfredo Pérez-Rubalcaba, a quien intentó barnizar con una nueva imagen en redes sociales y también con gente en la vereda contraria, como Juanma Moreno, del Partido Popular de Andalucía.

Fuera de España, Gutiérrez-Rubí también ha asesorado a la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner. El habría sido el responsable en el giro que evidenció, ya fuera de la Casa Rosada, al cambiar los actos masivos y la retórica confrontacional por una disposición más relajada e integradora usando Twitter como principal vínculo con los electores. Asimismo, el español sería asesor del actual mandatario argentino Alberto Fernández.

Asimismo, el catalán asesoró en su estrategia digital al ahora exalcalde de Las Condes Joaquín Lavín, ayudando en el reperfilamiento del político de la UDI. Asimismo, el medio español Vozpópuli informó en noviembre de 2019 que el gobierno de Sebastián Piñera negociaba en ese entonces contratar a Gutiérrez-Rubí para ayudar a gestionar la crisis de reputación en la que se había sumido el país por las protestas contra el Ejecutivo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.