"Bicicleta financiera con dineros ajenos": Querella detalla cómo Francisco Frei habría engañado a su hermano Eduardo desde 1995

Eduardo Frei

Entre las cifras que concluye la pericia contable que hizo la familia de Eduardo Frei, su hermano Francisco sacó de la cuenta de Saturno $ 1.500 millones, se endeudó con los bancos por más de $ 1.300 millones y adquirió deudas con factoring y prestamistas por más de $ 970 millones. Según el expresidente, todas estas operaciones la hizo a sus espaldas, falseando los balances contables.




Son 103 los hechos presuntamente delictivos que los abogados del expresidente y otrora senador Eduardo Frei Ruiz-Tagle relatan que habría cometido su hermano Francisco en su contra, desde 1995 hasta la fecha. Estos actos están contenidos en una querella de 48 carillas que los penalistas Juan Domingo Acosta y Alejandro Laura presentaron el viernes ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago. Los presuntos delitos por los que lo acusan son apropiación indebida, administración desleal, negociación incompatible y falsificación y uso malicioso de instrumento privado mercantil falso. La querella aún no ha sido proveída por el tribunal y dan cuenta de la forma en que se habría materializado los engaños de Francisco Frei al expresidente.

El caso es investigado por el fiscal Centro Norte Francisco Jacir desde el 16 de agosto pasado, cuando Francisco Frei se autodenunció por los mismos hechos que ahora lo acusada su hermano Eduardo. Francisco presentó ante el tribunal el 2 de octubre pasado al abogado que lo va a representar en el caso, Matías Uribe Calderón.

Los abogados del expresidente explican que en 1988 Eduardo Frei constituyó junto a su señora Marta Larrachea la sociedad Inversiones Saturno S.A. Él con un 99,9% de las acciones y ella con el 0,1%. "Dado que a partir de 1989 nuestro representado se dedicó a actividades públicas y de carácter político, se mantuvo siempre alejado de la administración de Inversiones Saturno S.A., la que confió a su hermano Francisco Javier Frei Ruiz-Tagle, quien la desempeñó hasta hace muy poco tiempo, cuando comenzaron a conocerse los actos de defraudación de que han sido víctimas don Eduardo Frei Ruiz-Tagle e Inversiones Saturno S.A.", dice la acción legal.

Detallaron que se enteraron de "obligaciones contraídas por Inversiones Saturno S.A." en julio pasado. Por esta razón, en una junta extraordinaria de accionistas de Inversiones Saturno S.A. del 30 de julio de 2019, en la que participaron Eduardo Frei y Marta Larraechea, se acordó revocar el directorio de la sociedad, nombrando uno nuevo integrado por sus hijas Magdalena María Frei Larraechea, María Catalina Frei Larraechea, y Domingo Eyzaguirre Marchant.

Ese 30 de julio, además, acordaron "encargar una auditoría contable, legal y tributaria de la sociedad que permita conocer el verdadero estado de los negocios sociales y verificar la forma cómo la sociedad ha sido administrada en los últimos años".

El informe pericial, dice la querella, fue confeccionado por el contador auditor, Juan Pablo Tejerina Olivares, de la empresa GNT Consultoría y fue entregado a Saturno el 27 de septiembre pasado.  .

Según la querella, Francisco Frei desde el inicio de su administración abusó de las facultades que se le entregaron, engañó a Eduardo Frei y usó "Inversiones Saturno S.A. en exclusivo beneficio suyo y de sus empresas relacionadas". Esto, según el libelo, causó "un gravísimo perjuicio patrimonial a la compañía". Acusan a Francisco de apropiarse indebidamente de los dineros que conformaban inversiones financieras de Inversiones Saturno.

También de haber contraído por cuenta de Saturno importantes deudas en el sistema financiero, "cuyo producto lo ha desviado hacia sí y a sus empresas apropiándose de él". Además, "que ha dado hipotecas sobre bienes sociales para garantizar sus obligaciones personales (de Francisco Frei Ruiz-Tagle) que se encuentran impagas, y; que ha constituido a la sociedad en codeudora solidaria de obligaciones de sociedades controladas por él, las que no sabemos si se encuentran impagas".

"Para llevar adelante su plan delictivo", dice el escrito, Francisco engañó a su hermano Eduardo "sobre la verdadera situación financiera patrimonial de la sociedad, tanto en forma verbal como por escrito, entregándole en este último caso informes contables (balances) falsos en los que se ocultaban los actos de apropiación que él realizaba y se mostraban como existentes activos líquidos de los que en realidad se había apropiado", señala el documento.

Eventual apropiación indebida

De acuerdo a la querella, la pericia contable que ya entregaron al Ministerio Público concluye que, al menos entre 2004 y julio de 2019, Francisco Frei extrajo de la caja social de la compañía "cuantiosas sumas de dinero". Estas, dicen, se registraban en una cuenta de activo de la sociedad que en la contabilidad de Inversiones Saturno se denomina "Cuenta Francisco Javier Frei Ruiz-Tagle" (cuenta por cobrar), en la que se anotaban los egresos que el querellado realizaba y algunos abonos, "pero éstos últimos siempre en cantidades menores de las que y de este modo poder mantener una verdadera 'bicicleta financiera con dineros ajenos'". Es así, indican, que al 31 de julio de 2019 "la referida cuenta arrojaba un saldo acreedor de $1.517 millones".

Explican que Francisco Frei nunca fue autorizado "para tomar para sí y/o sus empresas dineros de la sociedad y que esta operatoria se hacía sin conocimiento de don Eduardo Frei". Y para que Eduardo no se diera cuenta, dice la querella, su hermano Francisco "no las incluía en los informes contables que entregaba, manteniendo ocultas estas operaciones".

Así, aseguran que prácticamente durante toda su administración de Santurno, Francisco Frei "extrajo y depositó fondos de las cuentas corrientes de Saturno, disponiendo de ellos para fines propios". Y señalan que según el balance de la compañía, al 31 de diciembre de 1995 ya había extraído $ 945 millones. Según los abogado de Eduardo Frei, "esta situación se mantuvo en el tiempo y al 31 de diciembre de 2004, de acuerdo al balance de la empresa, aparece en la "cuenta Francisco Frei" un saludo adeudor de $ 586 millones.

Además, se señala que en los último dos años Francisco Frei "distrajo cantidades aún mayores de dinero". Se indica que "al 1 de enero de 2018 ya registraba un saldo deudor a su respecto por la suma de $ 792 millones; y, durante el ejercicio comercial 2018 extrajo la suma de $ 2.434 millones, en tanto que durante el mismo período abonó $ 1.934 millones, de modo que al 31 de diciembre de 2018 el saldo de la suma sustraída era de $ 1.293 millones. Entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2019, la suma sustraída fue de $ 945 millones y depositó de $ 721 millones, de manera que el saldo -a esta última fecha- alcanzaba a $ 1.517 millones.

Préstamos bancarios

Este acápite de la querella parte señalando que Inversiones Saturno fue constituida como una sociedad tenedora de bienes raíces y para que una proporción menor de su patrimonio se mantuviera invertida en instrumentos de renta fija. Por lo tanto, dicen, no había razón para que su administrador contratara "empréstitos en la banca ni contrajera obligaciones de crédito de dinero con instituciones que operan en el mercado financiero o con terceros".

Señalan que pese a esto, Francisco Frei endeudó a Saturno a través de créditos con el Banco de Chile, BCI, Banco Internacional y Banco Security. Esto significo que solo por concepto de intereses, la empresa del expresidente tuviera que pagar a los bancos entre 2015 y el 31 de julio de 2019, un total de $ 311 millones, plata que tampoco -dice la querella- se reflejaba en los informes contable que le entregaba su hermano Francisco.

Estos montos, según la acción legal, "nunca se usaron en el desarrollo del giro de la sociedad". En total, se adeudan a bancos $ 1.357 millones.

Apropiación de dinero que eran inversiones

De acuerdo a la pericia que ordenó la familia de Eduardo Frei, en los balances de Saturno hay una cuenta de activo que se llama Inversiones Financieras, que corresponden en general a inversiones en instrumento de renta fija. Y detallan los saldo de la cuenta: al 31 de diciembre de 1991 habían $ 627 millones; al 31 de diciembre de 1995, $ 86 millones; al 31 de diciembre de 2004, $ 29 millones; y al 31 de diciembre de 2010 el saldo quedo en $ 0. Esta cifra siguió en $ o hasta julio de 2019.

Sin embargo, asegura el documento, en los informes contables que Francisco Frei entregó a su hermano Eduardo, esta cuenta de activos se presentaba con saldo positivos por altos montos, es decir, como si esas inversiones de verdad existieran. Por ejemplo, el informe contable correspondiente al ejercicio comercial 2018, se presenta con saldo de $ 207 millones.

Esto, según el escrito, da cuenta de que al menos desde 1995 "o probablemente desde antes", Francisco Frei "sin autorización ni conocimiento de nuestro representado, comenzó a liquidar los instrumentos financieros correspondientes a estas inversiones en términos de que al 31 de diciembre de 2010 (y también probablemente desde antes), esa inversión era inexistente".

Apropiación de la venta de inmuebles

A Francisco Frei lo acusan también de dejarse para sí mismo el dinero de la venta de dos inmuebles que eran de propiedad de la empresa de su hermano Eduardo. "En el peritaje contable se establece que la suma de $ 500 millones correspondiente al precio de la venta de un inmueble social ubicado en Villarrica y realizada en 2011, una vez percibida, fue inmediatamente girada por Francisco Frei en su beneficio y/o de sus empresas", detalla la querella.

Luego, señalan, Francisco vendió por cuenta de Inversiones Saturno, otro inmueble en Osorno de propiedad de su hermano Eduardo y recibió por esto $ 130 millones.

La querella también establece que Francisco Frei, a nombre de Inversiones Saturno, adquirió deudas con factoring y prestamistas por más de $ 971 millones. Asimismo, en el documento se enumeran nueve títulos de crédito en que, aseguran, la firma de Eduardo Frei es falsa.

El texto, además, solicita que el Ministerio Público realice una serie de diligencias, entre las que se encuentran se despache una orden de investigar a la PDI y se acuda a siete empresas de factoring para que recopilan los documentos relacionados a operaciones realizadas por Inversiones Saturno o Almadena.

Comenta