Demanda de tercera dosis subió 138% tras anunciarse como requisito para el pase de movilidad

Según datos del Ministerio de Salud, los primeros tres días de la semana pasada fueron 63 mil los mayores de 55 años que acudieron por su tercera dosis, mientras que esta semana, en idénticas jornadas, la cifra se elevó a 55 mil, lo que ha dejado largas filas en los centros de vacunación.




Los casos de Covid-19 llevan más de un mes al alza en el país. Se trata de un incremento que ha alertado a los expertos, que lo describen como el más rápido de todo el año. De hecho, según el modelo predictivo de la Usach la tercera ola ya comenzó, al menos en la capital.

Desde el Minsal han tomado medidas para controlar el alza, como retroceder la Región Metropolitana a la etapa de Preparación y reponer el “Punto Covid-19″ de los días jueves, para elevar la percepción de riesgo

Además, en un esfuerzo por incentivar la campaña de vacunación, el pasado jueves las autoridades sanitarias anunciaron que desde el 1 de diciembre todos los mayores de 55 años deberán tener la tercera dosis mantener habilitado su Pase de Movilidad.

El aviso tuvo respuesta inmediata, especialmente en este grupo etario. La subsecretaría de salud pública, Paula Daza, detalla a La Tercera que “si comparamos los días lunes, martes y miércoles de la semana pasada con los primeros tres días de esta semana, el aumento de la demanda por la vacuna es superior a 100%”.

De hecho, al contabilizar las 63.000 mil personas mayores de 55 años que acudieron antes del anuncio a los vacunatorios y se comparan con las 150 mil que se movilizaron los primeros tres días de esta semana, cuando el permiso se había condicionado, se configura un alza del 138%.

En los menores de 55 también también hubo reacciones. “Tuvimos en las personas menores de 55 años un alza general de un 49%, es decir, esta semana se vacunaron un 49% más personas con dosis de refuerzo que la semana anterior”, agrega Daza.

En los centros destinados para la inmunización también se nota el aumento y en la mayoría hay varias horas de espera. En ese sentido, la SEREMI de Salud de la Región Metropolitana, Helga Balich, señaló que “para poder reforzar el proceso de vacunación y aumentar la cobertura, hemos implementado en la región distintas estrategias, como la extensión de horario en los centros de vacunación, la vacunación los fines de semana y los operativos extramuro”.

Además, el ministro de Salud, Enrique Paris, anunció que se destinarán $9 mil millones a la Atención Primaria para reforzar la campaña de vacunación contra el SARS-CoV-2. “Los municipios pueden pedir lo que necesitan y de hecho les vamos a entregar, además de lo que pidan, un 10% más para cualquier necesidad extra que tengan», enfatizó la autoridad.

La doctora Daza confirmó que 20 comunas de la Región Metropolitana están aplicando medidas para afrontar la convocatoria. También desde el Minsal se enfatizó que el stock de vacunas está garantizado: esta madrugada llegó al país un nuevo cargamento, con 222.300 dosis del laboratorio Pfizer-BioNTech.

“En la medida que tengamos una mayor cantidad de la población vacunada con la dosis de refuerzo la posibilidad de tener una pandemia más controlada es mayor, en ese sentido los datos son súper buenos”, detalló la subsecretaria.

El llamado a reforzar

Desde el inicio de la vacunación de refuerzo, iniciado en agosto, son 5.414.038 las personas que ya han recibido su tercera dosis, según cifras del Departamento de Estadísticas e Información en Salud (DEIS). Sin embargo, resta que más de 1 millón acuda a inocularse para reforzar su protección contra el virus.

Gabriel Cavada, epidemiólogo y académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, explica que “la inmunidad tiende a caer entre seis meses y un año después de haber completado el esquema completo. De ahí la importancia de la dosis de refuerzo, de modo tal que en este período de dos o tres años, donde vamos a tener muy fuerte presencia del virus, realmente se puedan tener los niveles inmunológicos óptimos para no caer en un curso grave de la enfermedad o que ocasione la muerte”.

El infectólogo de la Clínica Universidad de los Andes y decano de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Universidad San Sebastián, Carlos Pérez, llama a no bajar la guardia: “Es importante seguir insistiendo en que la infección Sars-CoV-2 es una infección respiratoria que puede llegar a ser grave y que puede producir la muerte. La vacuna y especialmente la dosis de refuerzo disminuye el riesgo de contagio, pero especialmente el riesgo de muerte y por lo tanto es importante que aquellos que no se han vacunado, lo hagan”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.