Tercera PM
Presenta:

Detienen a orientador de colegio de Rancagua por pornografía infantil: 708 imágenes y al menos 13 niños afectados

Autor: Ivonne Toro

La investigación de la fiscalía de Illinois se da luego de que un gran jurado de Pennsylvania revelara que la Iglesia encubrió los abusos de más de 300 sacerdotes. Foto: AFP

Julio César Barahona Rosales (58), exdiácono, fue denunciado a la Fiscalía Regional de O'Higgins por una antigua víctima.


Fue una antigua víctima del profesor y orientador del colegio Don Bosco de Rancagua, Julio César Barahona Rosales (58) quien dio la alerta respecto de que el personero no debía estar en contacto con niños.

Pese a que en 1991, había sido, en un juicio canónico, expulsado de su estado clerical de diácono e impedido de seguir la carrera de sacerdote por haber cometido hechos de connotación sexual en contra de cuatro menores de edad en Arica, donde enseñaba religión, nada de ello había sido informado a la justicia ni menos a sus actuales empleadores. Sin embargo, uno de los adolescentes vulnerados por Barahona Rosales, ya siendo adulto, había comenzado a reconstruir su historia y plasmarla en un libro, y al averiguar que estaba ejerciendo como profesor decidió alertar al colegio y a la Fiscalía Regional de O’Higgins, encabezada por Emiliano Arias Madariaga, que determinó investigarlo.

El proceso se inició con una orden de entrada y registro donde se le incautaron a Barahona Rosales 2 celulares y un disco duro que contenían -en un periodo de tres años, que fue el que se revisó- 708 imágenes, entre videos y fotografías, de niños y adolescentes en actos sexuales.

En paralelo, se descubrió que mantenía conversaciones con 12 adolescentes a quienes les solicitaba realizar una especie de campeonato de masturbación online -él determinaba al ganador-, para lo que requería registros de video y audio de todo el proceso. Además les pedía grabarse con sus respectivas parejas. De una niña, en tanto, obtuvo imágenes sexuales explícitas las que distribuyó entre exalumnos, ya adultos, con la advertencia: “ojo, que esta niña es menor”.

Por todo estos hechos fue formalizado durante el fin de semana. Se le formularon cargos por almacenamiento y distribución de material pornográfico infantil con una participación en calidad de autor en grado de consumado. Quedó en prisión preventiva mientras se desarrollan las indagatorias.

Seguir leyendo