El controvertido historial de Gabriel Ruiz-Tagle y la pelea pendiente con Aníbal Mosa

Gabriel Ruiz Tagle

Foto: Agencia Uno.

El ex ministro de Deportes del primer gobierno de Piñera afina su estrategia judicial para revocar la millonaria multa que le impuso la CMF por el delito de uso de información privilegiada. Mientras, sigue avanzado el juicio por la querella de injurias y calumnias que presentó en contra del actual presidente de ByN, Aníbal Mosa. El 8° Juzgado de Garantía de Santiago citó a audiencia de juicio oral para fines de noviembre.




Eran las 15:30 horas del 16 de agosto de 2016, cuando a Gabriel Ruiz-Tagle Correa (66) le tocó vivir un capítulo complejo. Ese día declaró como testigo ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) en el marco del juicio por la colusión de derivados de papel entre Empresas CMPC y SCA (ex PISA).

"A ninguno de ustedes, señores ministros, le deseo el título de ser el articulador de la colusión, sin que exista ninguna situación económica que la sustente", dijo de entrada en aquella oportunidad el ex propietario de PISA. También negó haber convocado a la reunión entre ejecutivos de ambas compañías que originó el acuerdo –según la Fiscalía Nacional Económica– entre las papeleras en Las Brisas de Chicureo.

Sin embargo, no sería la única vez que el habilidoso hombre de negocios se enfrentaría al escrutinio público. Un par de años antes de la arremetida de la FNE, su gestión en el Instituto Nacional de Deportes (IND) también fue objeto de crítica. En septiembre de 2015, la Contraloría General de la República objetó los gastos de la Corporación Juegos Suramericanos Santiago 2014 por un monto que superó los $4.000 millones. Pasó el tiempo y después de dos años de investigación, el Ministerio Público determinó que no había hechos constitutivos de delito, al igual que el Consejo de Defensa del Estado, que tampoco entabló acciones al respecto.

El ex director de Chiledeportes -casado con Loreto Barros y padre de seis hijos hombres- sufrió un nuevo embate. El martes, la Comisión para el Mercado Financiero determinó que tanto el ex presidente de la concesionaria de Colo Colo (Blanco y Negro, ByN) como su actual presidente Aníbal Mosa, hicieron uso de información privilegiada e infringieron el deber de abstención o prohibición absoluta de adquirir acciones estando en posesión de información privilegiada.

El regulador del mercado de valores multó a Ruiz-Tagle en 15.000 UF –sanción rebajada a 7.500 UF por prestar colaboración– debido a que compró y vendió acciones de Blanco y Negro el 29 de mayo de 2018. Ello, a pesar de que el empresario conocía el balance de la compañía a marzo de ese año, el cual aún no era público, según la CMF. Además fue sancionado con la inhabilidad de ser director de una sociedad anónima regulada durante cinco años.

Cuentan cercanos al empresario que 48 horas después de enterarse de lo ocurrido contactó al abogado Javier Díaz Velásquez, actual socio de Barros & Errázuriz y ex abogado de la Fiscalía de Valores de la Superintendencia de Valores y Seguros. El empresario se autodenunció, detallando lo ocurrido al regulador, el cual inició una investigación para establecer las responsabilidades.

Cercanos al empresario confirmaron que apelará en tribunales a la resolución de la CMF, la cual considera injusta, aunque admite que cometió un error al haber realizado transacciones en un día de bloqueo.

El juicio pendiente con Mosa

Pero no es el único frente abierto que mantiene Ruiz-Tagle. Hace un año, el empresario -acompañado por su abogado Carlos Cortés- presentó ante el 8° Juzgado de Garantía de Santiago una querella por los eventuales delitos de injurias y calumnias en contra de Aníbal Mosa. Esto luego que el actual presidente de ByN lanzara una serie de acusaciones en su contra en una entrevista publicada por el diario El Mercurio el 5 de julio de 2018. En ella, Mosa aseguró que "Gabriel Ruiz-Tagle no tiene la calidad moral ni ética para ser presidente de Colo Colo".

En el proceso, Mosa –representado por el abogado Ignacio Ried– ha sostenido que todas sus imputaciones se han ido cumpliendo, y no ha existido ninguna instancia de diálogo entre las partes a fin de alcanzar un eventual acuerdo. Por lo mismo, el tribunal citó a las partes a una audiencia de juicio oral, la que se llevará a cabo el próximo 25 de noviembre a las 11:00 horas.

Legado y pasión por las maratones

El empresario -militante de la UDI- forma parte del círculo cercano del Presidente Sebastián Piñera. Presidió el directorio de ByN durante los años 2007 y 2010 -donde también el Mandatario ocupaba una silla como director-, siendo el principal accionista. Ese año renunció a su cargo y acogiendo el llamado del Mandatario, asumió como subsecretario del Ministerio del Deportes.

Por estos días, Ruiz-Tagle tiene una rutina simple. Sale todas las mañanas a las 8:00 horas a correr entre 60 y 70 kilómetros semanales, 6 días a la semana. Es un reconocido aficionado a las maratones y actualmente se está preparando para participar en la Maratón de Barcelona, la que será su 13ª participación en esta competencia.

Los hijos de Ruiz-Tagle han ostentado diversos cargos públicos. Tomás, abogado y académico de la Pontificia Universidad Católica (PUC) y Master of Law (LL.M.), Columbia University, New York, se desempeñó como asesor del gabinete de Presidencia durante la actual administración de gobierno hasta marzo de 2019. Anteriormente se desempeñó como abogado de la División Jurídico-Legislativa del Ministerio Secretaría General de la Presidencia entre mayo de 2012 y marzo de 2014.

Otro de sus hijos que también ha formado parte del aparato estatal es Ignacio (UDI), Ingeniero Comercial de la Universidad de Los Andes, quien con solo 24 años asumió en 2013 como miembro del Consejo Regional Metropolitano de Santiago.

Mientras que entre noviembre 2012 a marzo 2013, Matías se desempeñó como asesor del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) durante el primer gobierno de Piñera. Hoy es gerente del Parque Futange, iniciativa de conservación que desde fines de los noventa impulsara su padre en la cuenca del Lago Ranco en la Región de Los Ríos.

Mientras que Gabriel, su hijo mayor, hoy lidera uno de los brazos de los negocios de familia: Dipisa (Distribuidora de Papeles Industriales), proveedor de insumos gráficos.

Comenta