Tercera PM
Presenta:

El otro retorno del Negro Palma a Chile: Lanza nuevo libro y prepara exposición fotográfica

Autor: Ivonne Toro

En el Liceo Mercedes Marín de Macul los amigos y familiares del exfrentista se reunieron a celebrar el refugio otorgado por Francia a quien está condenado en Chile por el crimen del senador Jaime Guzmán. En la instancia, se conoció que Palma Salamanca lanzará en francés su libro "El gran rescate" mientras prepara una nuevo texto, dedicado a la lucha armada y sus años en la clandestinidad. Además sus fotografías se venderán en enero en el país.


“Este es el primer gran triunfo de esta generación olvidada”, repiten los integrantes del Comité Pro Asilo de la familia Palma Brzovic. Son, en su mayoría, exintegrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez y dirigentes de los movimientos estudiantiles de secundarios de los ’80 que se han congregado en el patio del Liceo Mercedes Marín de Macul a celebrar el refugio entregado el 2 de noviembre por la Oficina de Protección a los Refugiados y Apátridas (Ofpra) de Francia a Ricardo Palma Salamanca, condenado en Chile a dos cadenas perpetuas por el crimen de Jaime Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards y a otros treinta años por el asesinato de agentes de la dictadura.

Es la mañana del sábado 10 de noviembre y en el establecimiento educacional –cuyo director es el expresidente del Colegio de Profesores, Jorge Pavez- el grupo de apoyo a Palma Salamanca y su ex esposa Silvia Brzovic trabajan en un almuerzo-show destinado a festejar y reunir recursos para la manutención de la pareja y sus hijos en Paris, mientras esperan que la familia chilena del otrora subversivo -su madre, Mirna Salamanca, y sus hermanas Marcela y Andrea- arriben al lugar.

En el entorno, un lienzo anuncia que en las próximas semanas, Palma Salamanca –autor de “Una gran cola de acero” y miembro de la Sociedad de Escritores de Chile- lanzará la versión en francés de “El gran rescate”, que relata la fuga en helicóptero en 1996 desde la Cárcel de Alta Seguridad.

La reserva de la obra es de $24 mil y los primeros mil ejemplares tendrán la firma del exfrentista. El dinero recaudado irá a solventar los gastos operacionales de la defensa –cifrados en 60 mil euros- toda vez que el destacado jurista que lo representa, Jean Pierre Mignard, no cobró honorarios.

Pero no es lo único. A un mes de que se realice en la Corte de Apelaciones de París la audiencia por la extradición de Palma Salamanca –un mero trámite tras el asilo que le brindó la Ofpra-, el otrora guerrillero prepara un nuevo libro que se lanzará en los primeros meses del próximo año y que, según sus cercanos, recoge la experiencia de su generación en la lucha armada y su propio devenir en la clandestinidad. En paralelo, ha enviado al Comité una serie de fotografías que tomó durante sus años como Esteban Solís Tamayo en San Miguel de Allende. Los registros están siendo sometidos a una curaturía para ser expuestos –y vendidos- durante el mes de enero de 2019.

El mercado artístico de Palma Salamanca es Chile y este es, confirman sus amigos, el único tipo de retorno que tiene previsto.

“Hemos aprendido a ser familia”

Pasadas las 13 horas, Mirna y sus hijas llegan a Macul. Las tres –de cabellera blanca- se detienen a observar las imágenes colgadas cerca del escenario que reflejan la serie de actividades que ha realizado el Comité desde que comenzó a funcionar en febrero.

A los pocos minutos, se inicia formalmente el acto de homenaje. Toma la palabra Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Ejecutados Políticos. Habla de Palma Salamanca y la relevancia que tiene la concesión de refugio, pero también se refiere a la muerte de la fundadora de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Ana González de Recabarren, sin conocer el destino de cuatro integrantes de su familia.

Luego se recordará que cuando Palma Salamanca se enteró de la partida de Ana el 26 de octubre, envió un mensaje desde Francia a sus amigos en que les dijo que esa “justicia” que Ana no tuvo es lo que de alguna manera intentó conseguir el Frente. Sobre esto, nadie quiere hacer mayor comentario: el equipo jurídico de Mignard le recomendó expresamente a sus cercanos mantener un bajo perfil y le pidió a Palma Salamanca no agitar más el avispero tras la fuerte arremetida del Gobierno y la UDI solicitando que se revoque la decisión de la Ofpra.

El “Negro”, aseguran sus cercanos, se mantendrá en silencio y enviará un mensaje público después de que tribunales parisinos zanjen definitivamente su situación. La idea de potenciar la campaña de recolección de fondos para la defensa de Mauricio Hernández Norambuena, el comandante Ramiro, recluido en Brasil con una condena de 30 años por el secuestro de Washington Olivetto, está también en pausa a la espera de que se resuelva lo de Palma Salamanca. Con todo, adelantan exfrentistas, tras frenar la extradición de Palma Salamanca, se han planteado nuevos desafíos, entre ellos, conversar sobre la situación de los cerca de cien exsubversivos que viven hoy en la clandestinidad.

En medio de estas conversaciones, la actividad artística continúa. A Ana González y Palma Salamanca le dedican su show el grupo Las chuscas mientras Las hijas de la rebeldía realizan una performance de la cueca sola y declaman frases de la fallecida dirigente.

Cuando Santiago del Nuevo Extremo sale al escenario y entona “A mi ciudad”, Mirna y los presentes levantan de sus mesas los individuales que tiene impresa la palabra “Victoria”. El grupo –cerca de 100 personas- se emociona.
Mirna y sus hijas, Marcela y Andrea Palma Salamanca, suben al escenario. Son las cinco de la tarde y los presentes recuerdan que “Mamá Mirna”, como la presentan, viajó durante abril a París. Luego de dos décadas, conoció a sus nietos y permaneció durante un mes con su hijo, el mismo que durante todo ese periodo estuvo prófugo de la justicia.

Andrea, quien militó en las juventudes comunistas y estuvo presa en los ’80 cuando era presidenta del centro de alumnos del expedagógico, es la encargada de hablar en nombre de la familia. “Ricardo se volvió a hacer visible para todos en febrero y a partir de ahí, nosotros no hemos dejado de apoyarlo. Nosotras tres –nuestros hijos, nuestros nietos- queremos agradecerles infinitamente porque esto no habría sido posible sin todos ustedes, y no habría sido posible sin todos nosotros juntos. Esta ha sido una batalla. Ricardo volvió después de 22 años de estar muy sumergido, volvió con muchas emociones encontradas, pero volvió muy lentamente a reencontrarse con todos ustedes y cada vez que hay alguna actividad, tenemos una forma de conversar con él. Y él agradece cada una de estas muestras, de estas solidaridades, de estas compañías”, recalca.

Luego hace referencia a lo poco expresivo que es su hermano. “Ustedes saben que él no es profuso de palabras, muy por el contrario. En esa relación que hemos ido reconstruyendo con Ricardo y con nuestra nueva familia, tampoco es fácil, porque nos separan muchos kilómetros y quisiéramos que todo fuera rápido y que estuviéramos muy cerca. Pero en este periodo también hemos aprendido a ser familia. Nos queda la última audiencia. El viernes pasado cuando ya definitivamente se supo, en muchas casas brindaron, lloraron, se emocionaron, porque también es una batalla de todos. No sólo es la batalla de la familia Palma Brzovic sino que también es la batalla por terminar con la ignominia, con la mentira y recuperar a Ricardo”, concluye.

En el evento hay un regalo para Mirna y otro para el abogado Alberto Espinoza, quien ha representado por años a exfrentista. El de Mirna es un cuadro con la imagen ícono del Comité; el de Espinoza, es una fotografía en blanco y negro enviada por Palma Salamanca.

Seguir leyendo