El sentido reclamo de ingratitud hacia Nelson Acosta: “El fútbol chileno nunca ha estado cerca de él; ahora ya no puede”

Nelson Acosta, uno de los técnicos más exitosos del fútbol chileno.

Nelson Acosta, uno de los técnicos más exitosos del fútbol chileno.

El ex seleccionador chileno sigue internado en la clínica Isamédica, de Rancagua. Su entorno más próximo cierra filas en torno a su condición de salud, pero reclama por el escaso reconocimiento hacia la trayectoria del Pelado, uno de los técnicos más trascendentes del balompié nacional.




Nelson Acosta sigue internado. Su diagnóstico es reservado, por las instrucciones que su familia le dio a la clínica Isamédica, el centro asistencial en que permanece desde el viernes. Una infección urinaria, que por las condiciones de salud mental en que se encuentra el exseleccionador no fue oportunamente informada, derivó en un cuadro generalizado que obliga a mantenerlo bajo un tratamiento agresivo para controlarlo. El estratega está en la Unidad de Cuidados Intensivos. Solo los más cercanos tienen acceso a conocer su evolución en detalle.

Acosta, de 77 años, vio interrumpida abruptamente la tranquila vida que lleva desde hace cinco años, cuando un accidente cerebrovascular comenzó a cambiarle la rutina. Junto a su mujer, Nelly, se refugió en la parcela que mantiene en San Vicente de Tagua Tagua. Su hijo Damián asumió el cuidado del matrimonio. Primero, acompañándolo en el domicilio y, ahora, residiendo a escasos kilómetros del lugar, como una forma de estar en permanente alerta frente a eventuales complicaciones, como la que debieron afrontar el fin de semana. Una cuidadora que lo atiende durante todo el día completa el entorno más próximo al entrenador, quien llegó a Chile a fines de la década de los 70 y solo se movió del país para cumplir contados compromisos profesionales, como cuando dirigió al Cruz Azul, en México, y a la selección boliviana.

Su vínculo con Chile y su palmarés están a la vista: adquirió la nacionalidad, dirigió a la Roja, la llevó al Mundial de Francia 1998, la clasificó a los octavos de final y logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sidney. Sus logros individuales incluyen, también, dos títulos con Cobreloa, uno con Everton y dos Copa Chile con Unión Española. Suficiente como para considerarlo uno de los mejores entrenadores que ha dado el fútbol nacional. Hace unos años, el charrúa reclamó el máximo reconocimiento para él.

Un desaire inentendible

Sin embargo, sus cercanos ven con dolor que el ex volante de Peñarol nunca recibió de vuelta al menos una parte de lo que le había entregado al balompié nacional. “Todos saben mi cercanía con Nelson y su familia. Cuando empezó su proceso de memoria, no hubo nadie que se haya acercado a él. Esa es la verdad. Ni siquiera la ANFP. Nelson Acosta fue un técnico destacado en Chile. Él obtuvo lo que nadie más ha obtenido. Pasó a segunda fase en un Mundial, lo mismo que Bielsa, de quien tanto se acuerdan, trajo la medalla olímpica de Sidney. Tiene una trayectoria destacada y nunca recibió un reconocimiento de la ANFP”, reclama Miguel Planas, quien por años lo ha representado en su condición de abogado.

La queja es más profunda y tiene un ejemplo tan concreto como inentendible. “Hace algunos años, la ANFP reconoció a todos los jugadores de Francia 1998 y a Nelson, no. Los jugadores recibieron un pase gratuito para asistir a los estadios y el único que no lo recibió fue Nelson. Eso lo tenía dolido. Fue una de las cosas que más le dolieron antes de entrar en el proceso que todos conocemos”, explica Planas, dando cuenta de lo que considera una clara señal de ingratitud.

Nelson Acosta, en una conferencia de prensa.
Nelson Acosta, en una conferencia de prensa.

La compleja situación de salud que vive el exentrenador, asegura Planas, no ha variado en absoluto esa lejanía. “Una cosa es decir que estoy preocupado y otra cosa es, efectivamente, preocuparme. En general, el fútbol chileno nunca ha estado cerca de Nelson; ahora ya no puede”, enfatiza.

Ayer, después del partido entre O’Higgins y Cobresal, Miguel Ramírez también reclamó por ese olvido. “Tengo mucho cariño por él. Ojalá que salga de esta con la fortaleza que siempre ha demostrado. Es un gran tipo, una gran persona que le entregó mucho al fútbol y que siento que ha tenido poco reconocimiento”, declaró el estratega rancagüino.

Privacidad y recelo

El “ya no puede” que expone Planas no es casual. Hace un par de años, llegar a Nelson Acosta es, virtualmente, imposible. Su familia ha optado por cuidar su privacidad con absoluto recelo. Las visitas están prohibidas, incluso para quienes durante años fueron cercanos al entrenador. Dice Planas que hay una explicación categórica para esa medida. “No recibe a nadie porque no reconoce a nadie. No tiene sentido”, enfatiza.

Mientras su condición física se lo permite, como era hasta antes de sufrir el cuadro infeccioso que hoy lo tiene hospitalizado, Acosta suele recorrer el campo del que es dueño, siempre acompañado por su mujer. “Físicamente, siempre ha estado impecable. Su problema es de salud mental. El Alzheimer lo tiene bastante ‘perdido’, por decirlo así”, describe el jurista.

Los exjugadores que alguna vez estuvieron a su cargo muestran, a distancia, su inquietud. “He sabido por lo que ha salido en la prensa. Estoy preocupado como todos. El me hizo debutar en la Selección. Es una pena lo que está aconteciendo. Empatizo con lo hermético que pueda ser la familia, pero sí hay una preocupación extrema, por lo que le entregó al fútbol chileno y por cómo es, por su persona. Entiendo la preocupación del medio y de la prensa. No es una situación agradable. Ojalá que esté mejor lo más pronto posible. La preocupación siempre está”, dice el ex defensor, Pablo Contreras.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.