En compás de espera: Presidente viajará a asunción de Gustavo Petro en Colombia sin nombrar nuevo embajador

El embajador de carrera Ricardo Hernández -nombrado por su antecesor, Sebastián Piñera- será quien reciba en ese país al Mandatario cuando arribe el próximo sábado 6 de agosto para participar del cambio de mando entre Gustavo Petro e Iván Duque. El gobierno chileno ha dilatado un nuevo nombramiento en esa destinación, pese a una decisión previa de enviar a un dirigente de confianza política para reforzar los lazos progresistas en América Latina. Todo cuando las embajadas pendientes no han registrado movimiento en medio de las turbulencias por casos como los de Andreas Pierotic, Germán Berger y Sebastián Depolo. En La Moneda explican que en Colombia se optó por esperar que asuma Petro para enviar una propuesta.




El embajador de Chile en Colombia, Ricardo Hernández, quien fue nombrado por el Presidente Sebastián Piñera, seguirá en ejercicio cuando el Mandatario Gabriel Boric aterrice en Bogotá el próximo 6 de agosto para participar de las actividades relativas a la asunción de Gustavo Petro.

El funcionario de carrera, como es usual cuando no se trata de nombramientos políticos, no dejó el cargo el pasado 11 de marzo al asumir el Presidente Boric. Y -hasta ahora- el gobierno no ha enviado una propuesta para reemplazarlo. La inacción sobre dicha embajada se da pese a que la propia canciller Antonia Urrejola afirmó públicamente que esa era una de las destinaciones donde el Mandatario quería nombrar a alguien de confianza política.

El objetivo es estratégico y tiene que ver con reforzar los lazos de la región de América Latina, sobre todo, con los gobiernos progresistas como es el caso de aquellos liderados por Alberto Fernández (Argentina), Andrés Manuel López Obrador (México), Luis Arce (Bolivia), Pedro Castillo (Perú) y el propio Petro, quien dejará atrás una larga temporada de mandatos de centroderecha como el de quien sigue ejerciendo la Presidencia de ese país, Iván Duque.

La dilación en el nombramiento se da justamente cuando el gobierno enfrenta momentos complejos en materia de política exterior. Las designaciones de embajadores y agregados presidenciales se han transformado en un verdadero dolor de cabeza para el gobierno y la Cancillería en particular. De hecho, la semana pasada La Moneda se vio forzada a retirar el nombre de su embajador en China, Andreas Pierotic, por una serie de denuncias en su contra.

Asimismo, enfrentó una fuerte polémica al designar a Germán Berger como agregado cultural con sede en Barcelona y no en Madrid. Y, adicional a eso, el gobierno aún no recibe agreement de Brasil por Sebastián Depolo. Pese a que se le ha recomendado a Boric retirarlo, aún no se toma una decisión.

El elemento adicional al turbulento escenario, estalló ayer cuando se conoció la decisión del gobierno de no apoyar a Claudio Grossman a una candidatura a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

En medio de esas controversias, según comentan fuentes de la Cancillería, los nombramientos pendientes -como lo es Colombia y otros de alta relevancia como México- aún no tendrían movimiento. “Está todo en compás de espera”, dicen. Y así parece ser, si se calcula que el 22 de abril fue la última vez en que se conoció un comunicado formal de ese ministerio relativo a designaciones en el exterior; después de esa fecha, solo ha habido comunicaciones informales por parte de la cartera.

En La Moneda recalcan que en el caso de Colombia se está esperando a que asuma Petro para enviar la designación por las afinidades naturales entre ambos y que podrían agilizar el proceso. Mientras, las mismas fuentes señalan que el embajador Henríquez acompañará al Mandatario en algunas de sus actividades durante su visita y facilitará diálogos con las autoridades de dicho país, como es propio de su rol.

El Presidente Boric tiene altas expectativas del viaje. De hecho, este jueves estuvo reunido con la vicepresidenta electa de ese país, Francia Márquez, donde abordaron algunos de los temas de interés bilateral como la migración y también la búsqueda por un acuerdo de paz entre la guerrilla y el Estado colombiano. “Nuestro principal compromiso es con La Paz, y el Presidente Boric ha manifestado toda su voluntad de acompañar ese proceso de paz completa para Colombia, que será la paz completa para la región”, dijo ayer Márquez a la salida de La Moneda tras el encuentro con el jefe de Estado.

La ceremonia de cambio de mando tendrá lugar el próximo 7 de agosto. Ahí, Boric se topará con parte importante de los presidentes de la región y, según ha transmitido, espera juntarse con parte del gabinete del nuevo Mandatario colombiano. El lunes 8, en tanto, se espera que el Presidente chileno se reúna con Petro en una bilateral en que abordarán diversos temas. Entre ellos, según explican en el gobierno, el problema migratorio, la necesidad de reforzar espacios multilaterales regionales, entre otros.

“Las expectativas de la visita son las propias de un traspaso de mando, donde hay bilaterales con los ministros entrantes y salientes”, dijo ayer Urrejola sobre la visita.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.