¿Depolo en el congelador? La larga espera por el “agreement” que le debe entregar el gobierno de Bolsonaro

El secretario general de RD, Sebastián Depolo, sigue a la espera de que el gobierno de Brasil le entregue el beneplácito para asumir como el representante de Chile en ese país. En Brasil remarcan la distancia del frenteamplista con la administración del mandatario derechista y señalan que no cayó bien que su nombre se filtrara previamente.




Hasta el Palacio de La Moneda llegó el lunes el secretario general de Revolución Democrática (RD), Sebastián Depolo. El dirigente asistió al comité político ampliado en reemplazo de la timonel Margarita Portuguez, quien se encontraba de viaje por el sur del país.

La presencia del militante RD sorprendió a algunos de los asistentes que ya lo situaban en Brasil, donde fue designado embajador por el gobierno del Presidente Gabriel Boric a fines de marzo .

La razón por la que Depolo aún no se podido instalar en Brasilia es que todavía no cuenta con el beneplácito -o agreement, según se conoce en el mundo diplomático- de Brasil. Así lo confirmó la cancillería de Brasil.

El diario O´Globo también dio cuenta de que Depolo sigue esperando el beneplácito del gobierno de Jair Bolsonaro. “Crítico de Bolsonaro, el embajador designado por el chileno Boric aún no recibe el asentimiento del gobierno brasileño”, detalla la publicación del citado medio dada a conocer el domingo pasado.

Si bien el agreement se puede demorar hasta hasta tres meses o más, La Tercera PM confirmó en fuentes allegadas al gobierno de Brasil que la filtración del nombre del militante RD incomodó a la administración de Bolsonaro pues se rompió una “tradición diplomática” de no divulgar los nombres hasta que hayan obtenido el beneplácito.

La distancia del gobierno de Brasil con la nueva administración frenteamplista que en marzo se instaló en La Moneda, quedó en evidencia apenas Boric ganó la segunda vuelta presidencial en diciembre. El Presidente de Brasil espero hasta el jueves presentó jueves 23 de diciembre (cuatro días después del balotaje) para enviar un “saludo formal” al gobernante electo de izquierda. En ese momento atribuyó su tardanza a que se había tomado unos días de descanso.

Luego de eso el mandatario derechista se marginó de asistir al cambio de mando en Chile. “No voy a entrar en detalles porque no soy de crear problemas con las relaciones internacionales. Brasil va muy bien con todo el mundo. Hay que ver quién va la toma de posesión del nuevo presidente de Chile. Yo no iré”, dijo en ese momento al canal Gazeta.

La relación no se entibió después de que el presidente Boric asumió formalmente. De hecho, fuentes del gobierno de Brasil sostienen que en se país se consideró “fría” la recepción del vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, que vino a la ceremonia de investidura de Boric.

En Brasil también han circulado dos tuits antiguos de Depolo críticos al gobierno de Bolsorado. El primero señala que “lo que vemos en el Brasil de Bolsonaro es el inicio del fascismo. Odio a la diferencia, normalización de la sociedad, persecución política a disidentes y castigo a ideas contrarias a las del régimen. Muy preocupante”. En una segunda mención al mandatario brasileño, el militante RD enfatiza que “es un error decir que Bolsonaro es el Trump brasileño, por muchos lados Bolsonaro ES PEOR que Trump” (sic).

“Tenemos que esperar el acuerdo de esos países antes de dar por hecho que esos van a ser los embajadores y eso demora hasta tres meses. Me parece importante señalar que es importante resguardar y bajar un poco los rumores, porque eso daña la política exterior”, señaló la canciller Antonia Urrejola hace un mes, cuando se conoció el nombre de Depolo.

Desde Relaciones Exteriores, en privado, afirman que no hay un plazo o un procedimiento para la entrega del agreement a los embajadores. En vista de eso desdramatizan que el proceso de Depolo aun no esté concluido.

Consultado el Ministerio de Relaciones Exteriores (Itamaraty) de Brasil por este diario, desde la división de prensa declaran que “el Ministerio de Relaciones Exteriores no se pronuncia sobre el pedido de agreement antes de concluido su análisis”. Mientras que el mismo Depolo declinó referirse a a su designación hasta que no finalice el proceso.

De no concretarse el nombramiento de Depolo, no sería la primera vez que Chile tiene que echar pie atrás en una designación, precisamente con Brasil. En el primer gobierno del expresidente Sebastián Piñera, el Mandatario había escogido a Octavio Errázuriz, sin embargo se retractaron antes de enviar la solicitud de agreement por distintos cuestionamientos al nombre escogido.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.