“Está triste, pero es un chico valiente y sabrá salir adelante”: las difíciles horas que marcaron la marginación de Byron Castillo del Mundial de Qatar

Byron Castillo en un amistoso de Ecuador en la previa al Mundial de Qatar.

El defensor era uno de los puntales de la escuadra de Gustavo Alfaro para el torneo planetario. Sin embargo, no apareció en la nómina definitiva. La razón no es otra que la controversia que el TAS resolvió con una salomónica salida: ratificando la clasificación de los del Guayas, pero poniendo en duda la legitimidad de los documentos. Temían ser denunciados por sus rivales durante la cita planetaria.


Ecuador va al Mundial, pero Byron Castillo, no. El defensor, quien llegó hasta la fase final de la preparación, que se realizó en Madrid, maldice al viento, pero es lógico pensar que los destinatarios de su rabia pueden ser Chile y Perú, como las federaciones que pusieron en el tapete la irregularidad de su participación en las últimas Eliminatorias, y el TAS, como el organismo que, finalmente, terminó sentenciando su suerte, que, finalmente, fue muy distinta a la del combinado que dirige Gustavo Alfaro, que por estas horas vuela hacia Qatar para intervenir en el principal torneo de selecciones. El periodismo también toca su parte. “Felicito a los medios de comunicación, las pirañas que manipulan la información. Son unos malditos amarillistas”, posteó el futbolista en su cuenta en Instagram, antes de que saliera la convocatoria, citando la canción Todos Quieren a Raymond, de Daddy Yankee. Se sabe que el reggeaton es su principal influencia musical y la letra ya permitía advertir el curso de los acontecimientos.

Hoy, ya más reflexivo, ocupa la misma plataforma para motivar a sus compañeros. “Vamos con fe. Apuesto todo a ustedes. El sueño mío no termina aquí. Sigo de pies (sic) y firme contra todo”, advierte, acompañado de una imagen de una alineación de La Tri en la que ocupa el centro entre los jugadores que aparecen en la parte inferior. “Me encanta todo esto y si no fuese así mi vida sería bien aburrida”, decía, de manera irónica. En alguna medida, el ex defensor del Barcelona de Guayaquil está cumpliendo el rito del duelo. Gran parte de las ilusiones que se había forjado para su carrera y su vida se habían muerto en el dictamen del TAS.

Está triste, pero es un chico valiente y sabrá salir adelante. Como todos en Ecuador. Nadie, nunca, tiene nada fácil aquí”, grafica Carlos Manzur, vicepresidente de la federación ecuatoriana, respecto de las sensaciones que invaden al jugador que, en gran medida, recorren transversalmente al fútbol de su país.

Byron Castillo, en el amistoso entre Ecuador y Japón, en septiembre. (Foto: AP)

Una sentencia riesgosa

A Ecuador, el TAS lo ratificó en el Mundial. Sin embargo, le aplicó una multa de 100 mil francos suizos, tras acreditarse que hubo información falsa en relación al jugador. Además, el combinado del Guayas recibirá el descuento de tres unidades de las que acumule en las Eliminatorias para el Mundial de 2026, que organizarán conjuntamente Estados Unidos, México y Canadá.

La primera parte de esa decisión, aún a la espera de que se conozcan los fundamentos del fallo, expone a los del Guayas al surgimiento de nuevas denuncias, incluso durante el Mundial. Para este tipo de eventos, la FIFA dispone de tribunales itinerantes que resuelven causas con celeridad. Dos pruebas concretas respecto de la rapidez con la que pueden decidir: el emblemático caso de Luis Suárez, por el mordisco al italiano Giorgio Chiellini, en Brasil 2014 o, más atrás, la abrupta salida de Diego Maradona en Estados Unidos 1994.

En el Guayas, en todo caso, consideran que las razones son obvias. “Si un fallo del TAS te impone una sanción por el uso de un pasaporte válido pero que a criterio de ello tiene un dato falso, ¿qué podría pasar mañana al inscribirlo con el mismo pasaporte en el Mundial?”, responde Manzur. La autorrespuesta es, de todas formas, incierta. “Quizás nada, quizás más sanciones”, insiste el personero. Sin embargo, la segunda opción explica de sobra el camino que adoptó la entidad que preside Francisco Egas. “¿Qué debe hacer un dirigente? Obrar con prudencia ante semejante barbaridad”, insiste Manzur.

Byron Castillo, frente a Japón, en septiembre (Foto: AP)

Se defenderán con todo

Al margen de que por estas horas la atención y las energías ecuatorianas están puestas en el Mundial y en el debut ante el anfitrión, en la FEF están decididos a seguir defendiéndose. La cuantiosa multa (100 mil francos suizos) y, sobre todo, las consecuencias con miras a las próximas Eliminatorias, en las que, según la sentencia, recibirán el descuento de tres puntos, motivan, por un lado, la alerta, y, por otro, la acción. “Vamos a usar todos los caminos legales para revertir esta sanción. Pero debemos ser prudentes para no correr el riesgo de sufrir algún otro acto arbitrario del TAS”, insiste Manzur. “No sería de extrañarse que Chile o Perú, por citar un ejemplo, quieran buscar sanciones para las siguientes Eliminatorias, ¿no?”, teoriza.

El trabajo está, por el momento, en manos del equipo de abogados que ha conducido la defensa durante el desarrollo de la controversia. “Todos los caminos que el equipo de abogados que tenemos encuentren”, dice Manzur, respecto de las vías que se explorarán para intentar revertir las sanciones que recibieron y, fundamentalmente, evitar que surja alguna nueva. En esa línea, la primera que aparece a la vista, al menos desde el punto de vista formal y considerando que los dictámenes del TAS son inapelables por definición, es recurrir al Tribunal Federal Suizo para pedir la nulidad del juicio, lo que, teóricamente, puede generar el inicio de un nuevo proceso. Igualmente, no hay apuro. “Hoy estamos en el Mundial. Para todo lo demás habrá tiempo”, sentencia Manzur.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.