Tercera PM

Presenta:

¿Importa en Kuala Lumpur que la víctima fuese ladyboy?

Para el abogado Jorge Bofill, quien representa a las familias de los detenidos, el hecho de que la víctima sea un ladyboy “no tiene ninguna implicancia” ni significación para la posterior sentencia del tribunal. “Es un dato que siempre estuvo en el expediente. No es ninguna sorpresa”, recalcó.


Han guardado silencio durante un año. Sólo a raíz de la publicación de La Tercera PM (que pueden revisar aquí), los padres Felipe Osiadacz (28) y Fernando Candia (30) se vieron obligados a referirse públicamente al hecho que mantiene a sus hijos presos en Malasia y acusados de homicidio. Eso hasta ayer por la noche.

En medio del férreo hermetismo que han guardado, ayer comenzó el juicio en la High Court de Kuala Lumpur, en donde se comunicaron los cargos y se detalló las circunstancias y el mayor secreto del caso que las familias trataron de ocultar: la condición sexual del ciudadano malasio que murió en el incidente. Era un ladyboy, como son conocidos los travestis por la cultura de ese país.

Detrás de la razón para omitir dicho antecedente en la declaración, se encuentra parte de la estrategia legal. A cargo de la defensa en Malasia se encuentra la abogada de origen indio Venkateswari Alagendra (Rohini), y una de las primeras recomendaciones que hizo directamente al propio padre de Felipe, Fernando Osiadacz, fue guardar estricta reserva sobre los detalles del caso y más aún sobre la sexualidad de la víctima.  El objetivo era no contaminar el caso ante la opinión pública como un crimen de odio con connotación homofóbica.

Para el abogado Jorge Bofill, quien representa a las familias de los detenidos, el hecho de que la víctima sea un ladyboy “no tiene ninguna implicancia” ni significación para la posterior sentencia del tribunal. “Es un dato que siempre estuvo en el expediente. No es ninguna sorpresa”, recalcó.

“La víctima es una persona que tenía la apariencia de una mujer, pero más allá de eso no hay ningún cambio en el caso por esta condición sexual. Felipe estaba en el hotel, esperando que llegara su amigo Fernando, porque este último tenía la llave para entrar a la habitación, y esta persona, la víctima siguió a Fernando, cuando Felipe ya está adentro y ahí se produjo el incidente que se describe”.

En esa línea, el camino que ha tomado la defensa de los chilenos es recalcar el nivel de drogas que habría consumido la víctima antes a la hora de su deceso y que el desenlace fatal fue producto de un incidente de legítima defensa.Según trascendió, el informe forense en poder de la defensa daría cuenta del consumo de al menos cinco tipos de drogas distintos.

“El delito de homicidio no distingue la condición sexual de la víctima para un tratamiento distinto. Hay que distinguir que en algunos países se condene  la homosexualidad y otra que las propias personas hagan justicia por sus propias manos”, aclaró Iván Navas, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad San Sebastián.

Asunto legal

Por otra parte, el Art. 377 y 377A del Código Penal malayo sancionan la sodomía y el lesbianismo e incluso la práctica anal heterosexual con penas de 20 años hacia arriba y multa.

La “indecencia” pública es penada y el trasvestimo se considera tal como “inmoralidad en público”.

El sistema judicial de Malasia se rige bajo una mezcla del sistema inglés y arábico. En el a, 45 travestís musulmanes fueron acusados ante la corte por vestirse de mujer, según fuentes judiciales chilenas.

En el estado Malayo de Kelantan. Por ejemplo en la ley islámica la sodomía se pena con la muerte. Terengganu igualmente en 2002.

“En este caso aunque uno haya ido con alguien travestí no significa que fuera para mantener relaciones sodomitas”, remata una fuente que conoce el caso de ambos chilenos, pero pide reserva de su identidad.

 

 

Seguir leyendo