La delicada situación de la DC ante las acusaciones contra Chadwick y Piñera

Dos de sus cinco senadores -Goic y Rincón- rechazaron invitaciones para ir a la COP25 en Madrid justo en los días en que se decide el juicio político contra el ex ministro. Pero Jorge Pizarro no estará porque tiene que presidir un encuentro parlamentario en Costa Rica. De sus 13 diputados, unos 4 ó 5 estarían por aprobar el proceso contra el Mandatario. La semana pasada ya hubo problemas en esa bancada por llamados del ex senador Andrés Zaldívar en favor, dicen, de Chadwick.




Ya hay uno menos. Salvo un vuelco en los acontecimientos, al menos uno de los senadores opositores no estará en la sala cuando el miércoles 11 la Cámara Alta -como jurado político- vote la acusación constitucional contra Andrés Chadwick, quien poco más de un mes después de haber salido del gabinete libra una lucha en su ex hábitat por no ser sentenciado, a sabiendas de que ya hay acciones judiciales en su contra.

La baja es el senador Jorge Pizarro Soto, DC de toda la vida, pero con su militancia suspendida desde julio del 2017 a raíz del Caso Soquimich. Es prácticamente imposible que esté presente, porque se da la coincidencia que entre el miércoles 11 y el viernes 13 se celebrará la duodécima sesión plenaria ordinaria de la Asamblea Ordinaria Euro-Latinoamericana, en Costa Rica. Pizarro tiene que encabezar aquello porque es presidente del componente latinoamericano de la Asamblea EuroLat y presidente del Parlamento Latinoamericano. En el programa oficial figura interviniendo.

Su ausencia ese crucial miércoles ya se conoce y asume entre sus pares DC, la mesa del partido y legisladores de otras bancadas. "No podría anticiparme a que ocurra algún hecho extraordinario, pero al menos los militantes DC van a estar y van a cumplir con su obligación. No puedo adelantar cómo van a votar", comentó el jefe del colectivo, Fuad Chahin, en Radio Duna, y ante el caso puntual de Pizarro -con quien apenas se dirigen la palabra- dijo que "no digo que él no vaya a estar, pero no me atrevo".

El mismo Pizarro -que no va a la reelección- pidió esta semana que el Senado vote el libelo el lunes 9. Lo hizo en la sesión de anteayer martes 3, invocando disposiciones reglamentarias y pidiendo al presidente, Jaime Quintana (PPD), que "lo que corresponde es que la acusación se inicie el sábado y, a más tardar, el lunes. Con lo cual yo le pediría que de acuerdo a reglamento, la citación se haga a partir del día lunes, cumpliendo con los tiempos que se fijaron para estos efectos. Lo que corresponde es que iniciemos el sábado o el lunes, no hay otra alternativa".

No acogieron su petición. La baja de Pizarro puede pesar en un conteo final en que si bien la oposición tiene nominalmente en el Senado el piso para acusar a Chadwick, cada voto se está contando con lupa, y la presión ha comenzado precisamente por la DC. En la encendida semana que se avecina, el partido puede quedar emparedado entre gobierno y oposición en la cadena de hechos que unen a la acusación contra el UDI (martes 10 y miércoles 11), y la que la Cámara de Diputados votará contra el Presidente Sebastián Piñera el jueves 12. Veamos.

Para acusar a Chadwick se necesitan mayoría simple: 22 de los 43 votos disponibles en el Senado. El gobierno, en el papel, tiene 19. La oposición tiene 23. Y hay un independiente, Carlos Bianchi. Su hijo, el diputado Karim Bianchi, ya votó a favor en la Cámara. Suponiendo que el padre siga sus pasos, habría 24 votos supuestamente favorables a la acusación. Asumiendo que todo el oficialismo saldría a defenderlo, el ex ministro debería conseguir que al menos tres senadores del bando contrario se asbtengan, voten en contra del escrito o no lleguen.

Pizarro -quien compartió años con Chadwick en el Senado, como tantos otros que aún siguen ahí- baja la brecha a dos. La otra incógnita es el senador PS José Miguel Insulza, que ya ha conversado con sus pares lo mucho que le complica ponerle otro clavo a la cruz del primo hermano del Presidente dada la historia familiar y de amistad que los une. Por lo mismo, ya le advirtieron en el PS que un trastabilleo en este lance le podría costar hasta un boleto de ida al Tribunal Supremo del colectivo y hasta su militancia.

¿Los otros cuatro senadores decé? Como dijo Chahin esta mañana, parece ser que estarán presentes. Incluso algunos rechazaron invitaciones que les habían cursado desde el gobierno para asistir a la COP25, a Madrid, la próxima semana. Es el caso de la senadora Carolina Goic, quien la semana pasada le envió un mensaje a la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt. "Voy a estar para votar. Estaba invitada a la COP 25, pero la prioridad es lo que sucede en Chile, no solo por la acusación constitucional, sino porque estamos sacando proyectos en pensiones, salud y otros temas", aclara.

La senadora Ximena Rincón también declinó una invitación a la COP25. Ella y los restantes de su bancada, Yasna Provoste y Francisco Huenchumilla, estarán en la sala ese día, y en su partido dicen que terminarían votando a favor de la acusación, más allá de que algunas se instalen a estudiar sus antecedentes este fin de semana.

Otro senador que no va a ir a Madrid y desestimó invitaciones es el PPD Guido Girardi, pero además porque le toca ir a exponer a Omán, en la Península Arábiga, a un encuentro de la Organización Mundial de la Salud. "Expongo el lunes en la mañana y vuelvo el mismo día en la tarde. Alcanzo a votar", cuenta.

Así, las cuentas están al filo para Chadwick. De ser cierto el subentendido de que el exministro en esta pasada es el "cordero de Dios" o cortafuegos ante el proceso político contra el Presidente, el mapa se pone más interesante. Es casi imposible que este segundo juicio prospere porque además exige un quórum mayor (mayoría de diputados en ejercicio y 2/3 de los senadores), pero por lo mismo La Moneda desea que todo se acabe en la fase de la cuestión previa, y que la sala no llegue a discutir el fondo, que contiene un duro recuento de muertes y heridos.

Tanto en la bancada de diputados DC como en la mesa del partido dibujan acá un signo de interrogación. Calculan que si ocurriera hoy, de sus 13 diputados al menos 4 ó 5 votaría en contra de la cuestión previa, esto es, que se vote el fondo, y tal vez votar el mismo a favor también. Eso, en el entendido que de los diputados PPD y PS hacia la izquierda, casi todos votarían a favor el proceso contra el Presidente.

En los diputados DC pesa, además, el incómodo episodio de la semana pasada, cuando el jefe de bancada Gabriel Ascencio telefoneó -muy molesto- al ex senador Andrés Zaldívar (también ex compañero de pasillos de Chadwick) para reclamarle que estaba contactando a al menos cuatro diputados para convencerlos de que no votaran a favor la acusación contra el ex ministro. Chahin dijo que "no comparto que se busque presionar ni oficial no oficiosamente".

Comenta