La historia de la Roja sentencia al equipo de Lasarte y se resigna: “No vamos a clasificar al Mundial”

Eduardo Vargas se lamenta en Ecuador. El delantero debería ser una de las esperanzas de gol de la Roja

Eduardo Vargas se lamenta en Ecuador. El delantero debería ser una de las esperanzas de gol de la Roja (Foto: AP)

Cinco ex jugadores de distintas épocas del combinado nacional y un ex ocupante de la banca de la Roja analiza las posibilidades de Chile de alcanzar un cupo en Qatar 2022. La falta de gol y de claridad ofensiva aparecen como los principales elementos que justifican el pesimista pronóstico.




Chile iguala frente a Ecuador y se aleja un poco más de Qatar. En otras circunstancias, probablemente, una igualdad en Quito se habría transformado en un resultado digno de celebrar, principalmente por la dificultad que representan los casi 2.900 de altitud de la sede del encuentro. Pero en las actuales, con la Roja hundida en el octavo puesto, con solo siete puntos, tres menos que Colombia, el equipo que iría al repechaje y, además, el próximo rival de la escuadra de Martín Lasarte, el pesimismo se toma el análisis.

La conclusión que entregan cinco exjugadores y un exentrenador de la escuadra nacional es categórica: la Roja no clasificará al Mundial. Todos reconocen que la sentencia es dolorosa, pero intentan aportar a la discusión distintos elementos técnicos que avalan la sentencia. La principal preocupación es la falta de gol de la Roja, que en todo el proceso ha logrado anotar apenas ocho goles y que en los últimos cuatro encuentros no ha conseguido vulnerar el arco rival. La producción está muy por debajo de la de otras épocas, en la que la Selección podía jactarse de tener uno de los ataques más fructíferos del continente.

“Un equipo que no hace goles no puede ganar. Chile juega en la mitad de la cancha y termina la jugada devolviéndosela al arquero. Así es muy difícil ganar. Con Bielsa jugaba hacia adelante, atacaba. En Ecuador llegamos al arco dos veces. Chile tiene muy buena técnica, pero no tiene habilidad individual, salvo Alexis Sánchez, que es el único, y que ahora no está. No hay ese olfato goleador. No tienen esa cualidad. No veo cómo pueden ganar partidos jugando para los lados y terminando la jugada hacia su propio arquero. Es difícil si no se profundiza nunca. No son dribleadores, no son buscadores de gol. Juegan a no perder la pelota”, dice Sergio Navarro, capitán de la Roja que obtuvo el tercer puesto en el Mundial de 1962.

El análisis del también ex integrante del Ballet Azul también alcanza a Martín Lasarte. “Ahora, los cambios que hizo este caballero no me gustaron para nada. En el segundo tiempo entraron todos los que tienen menos experiencia y menos fútbol y nos alejamos más del arco”, repasa, remitiéndose a la igualdad en Quito.

Navarro no es el único escéptico. Jorge Aravena elige un prolongado silencio para contestar la pregunta de El Deportivo, pero sus razones posteriores terminan siendo parecidas. “Está difícil. Si no hacemos goles, es imposible. No existe otra forma para sumar tres puntos que anotar un gol más que el rival y nosotros ni siquiera estamos marcando uno. Hace rato venimos así, anotando poquísimos goles. No es de ahora. De las clasificatorias anteriores. Por eso no fuimos al Mundial de Rusia. No es tanto el tema de pasarse dos o tres rivales, sino tener la confianza de rematar al arco. Con Ecuador hubo uno o dos remates en todo el partido. Ecuador tenía un arquero bastante limitado. Históricamente, a Chile siempre se le ha criticado que no tiene remate. Un ataque construido está bien, pero el tema es rematar el trabajo. Si no hacemos goles, es imposible clasificar al Mundial”, diagnostica.

Un juego improductivo

El recorrido por las razones que justifican el decepcionante rendimiento de la Roja en las actuales Eliminatorias abarca, también otras aristas. “Por los resultados propios, va a ser un poco difícil. Ayer debimos ganar, con Brasil se pudo conseguir un empate. Pero el problema, también es que los rivales directos están consiguiendo lo que les sirve. Hablo de Uruguay, Colombia, Paraguay… Entonces, se amplió el espectro y los cupos son muy pocos”, apunta Héctor Puebla, ampliando la mirada. Sin embargo, el Ligua termina reparando en el mismo motivo que sus compañeros de discusión. “El finiquito es el gran problema. Después de los monstruos que hemos tenido históricamente, no han salido jugadores como esos. Se juega bonito y perdimos como siempre. Hubo un retroceso en ese sentido. Es cierto, eso sí, que nunca se dan las cosas como uno quiere, que en todas las líneas haya un jugador destacado. Y para peor, cuando en la delantera habíamos conseguido uno, con Ben Brereton, lamentablemente no puede venir”, apunta quien en la Copa América de 1989 recibió el reconocimiento y la camiseta de Diego Maradona por haberlo marcado limpiamente.

Sandrino Castec, quien vistió la camiseta nacional en los 80 exime, en alguna medida, a Lasarte. “No voy a culpar al técnico. Chile carece de un goleador. Y nos falta un 10, pero a los técnicos nuevos no les gusta. Los entrenadores no lo usan, acá por lo menos. Vargas si no está iluminado, no puede jugar. Y no sé qué pasó con Luis Jiménez, que pudo haber resuelto varios problemas. Chile juega muy metido atrás y contra Ecuador necesitaba atacar. Meneses fue el único que intentó y casi le sale. Es una falencia grande. Después de Chupete no hay un goleador. No es culpa de Lasarte que no tengamos delanteros. Él ha trabajado. Por ahí escuché que lo trataron mal y merece un respeto, pero lo cierto es que no tiene más”, dice el Bombardero Azul.

A su turno, Jorge Garcés apela a la causa de la falta de contundencia ofensiva. “Hay un tema de falta de gol, pero hay que mirar un poco más hacia atrás. También está faltando la creación de llegadas y todo eso es complejo para pensar que se puede ganar un partido y, más aún, en que se pueda clasificar”, apunta el ex seleccionador. El estratega sí desliza una crítica a Lasarte. “Ayer había que perderle el respeto a Ecuador. Se le respetó demasiado. Y es un equipito, no es una gran selección. Con un hombre de más tampoco fuimos más osados. Si no se supo ganar ayer, es difícil pensar en que Chile está para ir a un Mundial. Defensivamente Chile está bien. Gary le da un equilibrio a la defensa con quien juegue al lado. Uno de los mejores jugadores de Chile es Claudio Bravo. Lo mismo Aránguiz o Arturo, que tiene una entrega increíble, pero el déficit está en lo otro. Hoy, la 10 se la pone cualquiera. Ya no está ese especialista que resuelve problemas, que aporta claridad, como Valdivia”, precisa.

Martín Lasarte, durante el partido entre Ecuador y Chile, en Quito
Martín Lasarte, durante el partido entre Ecuador y Chile, en Quito (Foto: AP)

Un margen de esperanza

Humberto Cruz, otra de las figuras emblemáticas del equipo que consiguió el tercer puesto en el Mundial que organizó Chile, se reserva un margen para la esperanza. Eso sí, sujeto a una consideración más emotiva que futbolística. “Le respondería que sí, siempre que los jugadores pongan los cojones que ponían antes. Jugar por Chile es una cosa sagrada. Nosotros siempre le ganábamos a Ecuador, por historia, casi por presencia. No sé en qué momento se perdió eso. A esta Selección le falta hambre. Tienen todas las comodidades que no tuvimos nosotros. Ahora es muy fácil jugar en Primera División”, termina criticando.

Como todos los entrevistados, el Chita termina reparando en la ineficacia ofensiva de la Roja. “Este Chile no tiene gol y no tiene hambre de gol tampoco. Históricamente, Chile tuvo esos jugadores. Desde Campos, Leonel, Carlos Reinoso y tantos otros hasta el Chupete Suazo. Hoy, si no está Alexis Sánchez, no hay quien la eche adentro. Hoy nadie se atreve a encarar, tampoco. Si tuviéramos 11 Vidal y algunos fueran delanteros, quizás sería distinto, pero andan preocupado del Instagram. Y lo primero es la pelota y el equipo rival. Eso nos decía Fernando Riera. A mí me tocó marcar al mejor del mundo entonces tenía que preocuparme del rival que tenía enfrente. La primera vez me volvió loco, pero después ya lo conocía mejor, porque lo estudiaba. Hoy, los jugadores se preocupan poco de eso. Igualmente, les deseo suerte. Hay que pelear por Chile esté bien o mal”, sentencia el histórico defensor.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.