La ofensiva de la disidencia PS: exigirán primarias presidenciales y terminar con votación indirecta

Una batería de ocho votos políticos propondrá la disidencia del PS en el comité central del 14 de septiembre. Uno de esos puntos será terminar con el sistema de elección interno que ha usado el partido tradicionalmente para nombrar a su directiva e insistir en que el candidato del partido para la carrera presidencial se elija a través de primarias. Marcelo Díaz, uno de los líderes del sector, ya ha manifestado sus intenciones de competir.


Que las elecciones internas del Partido Socialista vuelvan a ser de forma directa y que se realicen primarias presidenciales. Esos son algunos de los ocho votos políticos que presentará la disidencia del Partido Socialista en el próximo comité central del 14 de septiembre. Las iniciativas forman parte de una batería que han estado circulando -como borrador- en ese sector.

"El PS debe reiterar su pleno e irrestricto respeto a la institucionalidad partidaria y a las resoluciones de su Congreso General y ratificar que el candidato/presidencial del PS, así como todos los demás candidatos/as a cargos de elección popular serán resuelto a través de primarias abiertas y ciudadanas", sostiene el texto borrador que circula en el sector y añade que "no resiste el más mínimo test de transparencia y legitimidad una elección interna con el actual padrón cuestionado ni con una decisión cerrada del propio Comité Central. Se requiere recuperar la credibilidad y para eso es clave legitimar ciudadanamente nuestras candidaturas".

De esta manera, se propondrán dos reformas a los estatutos del partido: reemplazar a la secretaría nacional de la organización por una "comisión nacional"; y terminar con el sistema de elección indirecta –que han usado tradicionalmente-, a través del comité central, para las elecciones de la mesa directiva del partido.

Así lo confirmó el diputado Marcelo Díaz, quien durante la elección interna fue un duro crítico del sistema de elección y quien ha manifestado su disponibilidad a competir en una primaria interna presidencial. "Nos parece que sería una forma de democratizar el partido que mantengamos el sistema de integración proporcional y que haya integración proporcional de las minorías a los órganos de dirección, pero que la mesa directiva y sus principales cargos se elijan en forma directa y universal por todos los militantes", sostuvo.

Desde la disidencia, además, explican que, de haber tenido un sistema de elección directo en los últimos comicios internos, la diputada Maya Fernández -quien encabezó la lista en contra del actual timonel, Álvaro Elizalde- habría resultado electa como presidenta del partido. Esto, debido a que la parlamentaría obtuvo cerca de 200 votos más que el senador.

Sin embargo, puntualizan desde la directiva, la iniciativa debe ser aprobada por el comité central, donde el sector de la disidencia cuenta con un respaldo minoritario.

En tanto, el sector minoritario del partido también ingresará una serie de propuestas relacionadas a la gestión financiera de la colectividad. En ese sentido, impulsarán, por ejemplo, que se realice una auditoría de Transparencia Activa para evaluar el cumplimiento de la normativa por parte de la dirección, además de que se adopte un sistema de licitaciones abiertas para la prestación de servicios a terceros, como, por ejemplo, cuando se invierte en la compra de una sede partidaria.

Además, se propondrá que ningún miembro de la directiva ni miembro del comité central pueda recibir remuneraciones por parte del partido.

La batería de propuestas también, tal como lo adelantó La Tercera PM, pide además que "el PS acuerde que en las próximas elecciones municipales no apoyará bajo ninguna circunstancia la reelección del Alcalde Miguel Angel Aguilera y presentará un candidato/a propio o en conjunto con los partidos de oposición para disputar dicha alcaldía".

Asimismo, se sostiene que "la política de alianzas del PS debe ser defina a partir de la convergencia de ideas y contenidos y desde su identidad de Partido de izquierda. El PS no debe suscribir pactos con partidos que con sus votos colaboran para deshacer las reformas impulsadas durante el gobierno de la Presidenta Bachelet".

Comenta