La política al milímetro de Joaquín Lavín, versión 2019

lavin

Hay rasgos que no cambian, o parece que no cambian, entre el Lavín que perdió por nariz ante Ricardo Lagos en  el '99, y el del 2019. Partiendo por el cuidado manejo que él y su equipo le están dando a cómo tratar la política y hablar de ella, sin parecer un político. Y sin hacerlo en las arenas típicas de la especie: hasta ahora, solo en eventos como el de ayer en el CEP, y en la televisión.




¿Cómo hacer que el cosismo vaya más allá de solucionarle los problemas diarios a la gente?

No, no estamos en 1999, o en el 2001. Eso fue -sílabas de más o de menos- el tono de ciertas preguntas que le hicieron ayer a Joaquín Lavín desde el público que asistió a escuchar su presentación sobre contingencia y política en el Centro de Estudios Públicos (CEP), dos temas que él evita tratar en demasía en esta etapa en que viste de alcalde pero luce como candidato presidencial de su sector.

Que le recuerden lo del "cosismo", como lo hiciera Héctor Soto el domingo pasado al preguntarse si queda en él "algo parecido a una columna ideológica articulada y potente más allá del cosismo, del pragmatismo, del oportunismo incluso para subirse a cuanta iniciativa le pueda reportar dividendos", es algo que no agrada en su equipo. Que es un concepto que el alcalde de Las Condes dejó atrás hace mucho. Que ahora está concentrado en tres ejes conceptuales, insisten en su staff: la integración social -con la que su sector parece sintonizar-, la sociedad del respeto y la modernidad tecnológica.

Pero hay rasgos que parece que no cambian entre el Lavín que perdió por nariz ante Ricardo Lagos en el '99, y el del 2019. Partiendo por el cuidado manejo que él y su equipo le están dando a cómo tratar la política y hablar de ella, sin parecer un político. Y sin hacerlo en las arenas típicas de la especie.

Lo de anteayer en el CEP forma parte de esa lógica. Su intervención, en la que opinó sobre qué implica gobernar y sobre las perspectivas de la carrera presidencial en la que él mismo -aunque lo niegue- participa, es una de las primeras luego de que la encuesta que hace ese mismo organismo lo dejara empinado en los 56 puntos de evaluación.

A Lavín le habían invitado hace más de tres meses, antes de dicha medición. Desde el CEP dicen que fue coincidencia que ambos hitos casi coincidieran. Su discurso fue en un evento privado y cerrado a la prensa (aunque sus palabras de todos modos se filtraron a El Mercurio, lo que esta mañana alimentaba apuestas sobre el o los responsables), que forma parte de un ciclo llamado "Momento Económico y Político" que tiene una década de antigüedad. Por dicho programa han pasado Andrés Allamand, Gloria de la Fuente, Carlos Montes, Roberto Méndez, Felipe Kast, Eugenio Tironi, Evelyn Matthei, Genaro Arriagada, Max Colodro y Mariana Aylwin, por nombrar a algunos.

Y -recalcan en el centro de estudios- que no está diseñado como un ciclo de candidatos. La fórmula siempre es un economista (antes Vittorio Corbo y ahora Rodrigo Vergara), más dos analistas. Al foro de ayer asistieron casi 120 empresarios, académicos y políticos, cuyas identidades el CEP se abstiene de detallar.

En suma, un ambiente controlado para explayarse sobre política. Es la fórmula que Lavín parece haber elegido esta vez, de nuevo, consciente de que no es conveniente para sus aspiraciones mimetizarse con una clase que las más de las veces está envuelta en conflictos y dimes y diretes. Por lo mismo, explican los que lo tratan casi a diario, solo lo hace en espacios como ese, o bien en programas de televisión o radio. El alcalde asiste al menos una vez a la semana al matinal Bienvenidos de Canal 13, y participa regularmente en el espacio Polos Opuestos de Radio el Conquistador, junto al ex ministro Francisco Vidal y Bárbara Briceño.

Tal vez no responda entrevistas políticas, pero sí habla de ella en esos programas, dicen los suyos. Eligió ese mismo hábitat para contestarle -la semana pasada- a su probabilísimo rival del 2021, el ex UDI José Antonio Kast, las críticas que le venía propinando. "Si quieres llegar a gobernar Chile, lo que triunfan son las posiciones moderadas" le respondió en el programa nocturno Mentiras Verdaderas, de La Red.

Por el contrario, Lavín no suele aceptar invitaciones a programas de debate político. Cree que allí no hay espacio para escucharse ni para dialogar. En TVN, por ejemplo, lo han invitado varias veces a la presente temporada de Estado Nacional, hasta ahora sin éxito. Y de momento, cuentan, no tiene agendado participar en nuevos foros o seminarios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.