Los duelos fratricidas de la oposición para los comicios de alcaldes y gobernadores

Hoy vence el plazo para inscribir en el Servel primarias legales de cara a las elecciones municipales y de gobernadores del próximo año.

Con la inscripción de candidatos y la materialización de la división de la oposición en distintas comunas y regiones, en el sector temen que disminuyeron sus posibilidades de imponerse en algunas alcaldías y gobernaciones regionales clave. Acá las contiendas emblemáticas que el sector terminará compitiendo.




Varias son las zonas “clave” en que la centroizquierda terminó dividida para las elecciones municipales y de gobernadores regionales que tendrán lugar el próximo 11 de abril.

Luego de que este lunes se oficializaran los distintos pactos para esos comicios y se inscribieran, por separado, el Frente Amplio, la Unidad Constituyente, el Partido Humanista y Chile Digno -PC y FRVS-, se materializó la dispersión opositora y se confirmaron las cartas que competirán por cada uno de esos pactos en municipios y gobernaciones emblemáticas.

Valparaíso: zona frenteamplista en disputa

Será una de las principales batallas entre el Frente Amplio y la Democracia Cristiana. En la alcaldía de Valparaíso se enfrentarán dos cartas emblemáticas de la zona: el actual jefe comunal Jorge Sharp, quien pese a haber salido del Frente Amplio recibió el apoyo de ese bloque, además del Partido Comunista; y el concejal de la falange Marcelo Barraza, quien se impuso en las primarias no legales de Unidad Constituyente

La zona representa un bastión de los frenteamplistas luego de que en 2016, el exmilitante de Convergencia Social sorprendiera con un amplio respaldo a su candidatura ciudadana. Y, si bien en la centroizquierda creen que el jefe comunal sería el favorito y tendría altas posibilidades de ganar la reelección, también advierten que los cuestionamientos a su gestión podrían terminar teniendo un efecto.

La situación de Sharp se complicó luego de que la Contraloría anunciara que iniciaría un juicio para recuperar cerca de 931 millones de pesos que habrían sido mal utilizados por esa corporación municipal. Esa investigación, de hecho, provocó que el conglomerado pusiera en duda el apoyo de Sharp a su reelección y que no se descartara levantar una nueva candidatura en esa comuna. Sin embargo, el bloque luego optó por apoyarlo por “default”, aunque hasta ahora no ha habido demostraciones públicas de ese respaldo.

Además, para el caso de la elección de gobernadores de la región de Valparaíso, la centorizquierda también quedó dividida luego de las primarias legales del 29 de noviembre. En esa ocasión, por Unidad Constituyente se impuso el exrector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle, mientras que por el FA ganó la carta apoyada por RD, Rodrigo Mundaca.

Ñuñoa: la lejana oportunidad opositora

Fue una de la zonas más conflictivas durante las negociaciones para sostener primarias no legales, sin embargo, nunca se llegó a un acuerdo. Y si bien previo a la inscripción de candidaturas para abril las colectividades de Unidad Constituyente estuvieron cerca de impulsar una única candidatura en esa comuna, finalmente la disputa entre la DC y el PS provocó que el bloque se partiera en dos y que ambas colectividades se declaran competencia.

Así, para esa comuna -en la que ya no competirá su actual alcalde, Andrés Zahri (cercano a RN), sino que el concejal Guido Benavides- hoy están inscritos la concejal socialista, Paula Mendoza y el actor apoyado por la DC, Juan Pablo Sáez. Además, también se presentará la edil RD, Emilia Ríos.

En ese sentido, en el sector sostienen que la dispersion de fuerzas podría afectar las posibilidades de que la centroizquierda se imponga en esa comuna. Sin embargo, desde Chile Vamos aseguran que los opositores podrían tener una oportunidad dado el bajo nivel de conocimiento de la carta de Chile Vamos.

Quinta Normal: la guerra declarada entre la DC y el PS

Fue el nudo que terminó por quebrar un pacto unitario en materia municipal de la Unidad Constituyente, coordinación que integran la DC, el PS, el PPD, el PR, el PRO y Ciudadanos. En esa zona, liderada actualmente por la democratacristiana Carmen Gloria Fernández, Chahin apostaba a mantener el dominio de su partido con la carta del concejal Francisco Duarte.

Sin embargo, desde el PS advirtieron que no estaban dispuestos a respaldar al candidato de la DC en el marco de las acusaciones de corrupción que afectan al municipio y, en las que -acusaron desde el PS- estaría involucrado el edil. Así, Elizalde insistió para competir en esa zona con su vicepresidenta, Karina Delfino, lo que terminó por echar por tierra la posibilidad de que ambos partidos fueran unidos para la elección municipal: por un lado quedó el PS, el PPD y el PR y, por otro, la DC con Ciudadanos y el PRO.

Sin embargo, la pugna no quedó ahí y, a pesar de que hubo intensas tratativas para destrabar ese punto, la DC consideró la negativa de la mesa PS como una declaración de guerra y terminó inscribiendo varias cartas para competirle a sus socios socialistas. Entre ellas, Ñuñoa, San Bernardo y Coyhaique.

Se repite la historia en Maipú

La actual alcaldesa de Maipú Cathy Barriga va a la reelección por Maipú, y la centroizquierda la enfrentará en las elecciones de abril con mucha dispersión.

En las elecciones de 2016 el factor clave para que triunfara Barriga fue esta misma fragmentación política de la ahora oposición, ya que el ex DC, Christian Vittori y Freddy Campusano (en ese entonces DC) compitieron de forma separada, consiguiendo entre ambos 47.655 sufragios, más que los 35.303 de Barriga, pero fue esta última quien resultó electa.

La situación actual no está muy lejos de ese caso. Por una parte está Tomás Vodanovic (RD), quien se impuso en las primarias municipales del Frente Amplio del pasado 29 de noviembre y representará al bloque. Sin embargo deberá competir con Viviana Delgasdo (Ind.-PEV) quien también se impuso en primarias de su sector, además de dos cartas de Unidad Constituyente Alejandra Bustamante (DC) y Paula Riquelme del PRO.

La total división de fuerzas en la RM

Hasta ahora son tres los candidatos que competirán por el cupo de gobernador en la Región Metropolitana. El exintentende Claudio Orrego por la DC, la cientista político Karina Oliva por el Frente Amplio y el asesor y pareja de Pamela Jiles, Pablo Maltes por el PH.

Sin embargo, hasta el cierre de esta edición aún no había claridad respecto de qué haría el Partido Comunista. Durante los últimos días esa colectividad con Comunes han protagonizado intensas tratativas para que el FA consiga el apoyo del PC en esa zona, algo que algunos en el partido encabezado por Guillermo Teillier se resistían a hacer e insistían con presentar una carta propia. Así, desde el PC se han mantenido herméticos respecto de si finalmente inscribieron una candidatura para esa región.

Pese a esto, en la centroizquierda hay temor de que la división produzca que la carta de Chile Vamos, la exministra Catalina Parot, se logre imponer incluso en primera vuelta. Esto, debido a que para esos comicios quedó establecido que si un candidato alcanzaba másdel 40% de los votos ganaría el cupo.

En esa región, por otro lado, se dará una disputa municipal clave para los sectores de la centroizquierda: la de la alcaldía de Santiago. En esa comuna, el sector apuesta

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.