Macrozona Sur concentra más de la mitad de los incendios en establecimientos educacionales de todo el país durante 2022

Incendio que afectó a la Escuela de Tirúa.

Aunque aún hay algunos casos que se investigan y hay otros accidentales, la mayoría de los siniestros entre el Biobío y Los Lagos se han producido por ataques. El último ocurrió la semana pasada, presumiblemente de manera intencional.


Febrero. Escuelas Pailaquehue y Trangol, ambas en Victoria: incendiadas. Marzo. Escuelas Inés de Gallardo Alvarado, en Llanquihue, y Gerónimo Lagos Lisboa, en San Javier: incendiadas. Agosto. Escuela Elena Müller, en Malleco: incendiada. Septiembre. Escuela Alborada, en Molco: incendiada. Noviembre. Escuelas Rariruca, en Curacautín, y Las Misiones, en Tirúa: incendiadas.

La imagen se repite y los afectados se multiplican. Sobre todo en el último tiempo, los incendios en establecimientos educacionales parecen no ser hechos aislados. Sin ir más lejos, la visita del Presidente Gabriel Boric a La Araucanía estuvo marcada por la quema intencional de una escuela.

Y es que, aunque a nivel nacional también hay algunos casos accidentales, solo a modo de ejemplo, si de 2018 hasta inicios de 2021 eran menos de 20 los siniestros en establecimientos educacionales registrados en la Macrozona Sur, solo en lo que va de año ya se han provocado nueve.

Así lo grafican las cifras que entrega el Ministerio de Educación a La Tercera PM, donde se observa que, desde enero de 2022 a la fecha, 16 escuelas y jardines infantiles del país, concentrados principalmente desde Biobío y La Araucanía hacia el sur, han sido consumidos por el fuego en distintos grados.

“A nivel nacional, tenemos un total de 15 establecimientos siniestrados en 2021, y 16, en 2022, manteniendo la tendencia. Las causas de los siniestros son diversas y responden tanto a situaciones accidentales (incendios forestales, fallas eléctricas, etc.) como presuntos incendios intencionales, siendo estos últimos investigados por la justicia”, señala Gabriel Bosque, subsecretario de Educación.

En efecto: el Ministerio no especifica en la entrega de cifras si es que el fuego ha sido provocado accidental o intencionalmente y solo habla de establecimientos siniestrados de modo general. Tampoco se refiere a las condiciones en que quedaron dichos establecimientos ni cuántos estudiantes han sido afectados, aunque según la información entregada por sostenedores o directores cuando se produjeron los incendios, se estima que cerca de 2.000 alumnos sufrieron las consecuencias.

Así, por ejemplo, dentro de los sucesos ocurridos este año se tienen como siniestrados los restos de la Escuela Pailaquehue y la Escuela Trangol, en Victoria (38 estudiantes), la Escuela Inés de Gallardo Alvarado, en Llanquihue (570 alumnos), la Escuela Julio Mohr Schüler, de San Pablo (94 estudiantes), el Colegio Gerónimo Lagos Lisboa, en San Javier (600 estudiantes), la Escuela Agua Fresca, en Quellón, la Escuela Elena Müller, en Los Sauces (31 estudiantes), el Colegio Nuestra Señora, en Graneros (400 estudiantes), la Escuela Alborada, en Villarrica, el Colegio Alberto Blest Gana, de Rancagua, la Escuela Rariruca, en Curacautín, el Liceo Politécnico Alfredo Nazar Feres, en Valparaíso, y la última de la semana pasada, la Escuela Las Misiones, en Tirúa (14 estudiantes). Muchos sufrieron la pérdida total de las instalaciones.

Las razones de aquellos siniestros han sido varias. Y es que, aunque se han producido ataques, sobre todo en la Macrozona Sur, también ha habido otras causas: por el fuego que terminó con la pérdida total del Colegio Gerónimo Lagos Lisboa, de San Javier, fue internado provisoriamente un joven de 17 años acusado de robo e incendio; en el Colegio Alberto Blest Gana, de Rancagua, el fuego se originó en unas zarzamoras, y la Escuela Las Misiones, de Tirúa, sufrió un ataque incendiario.

El detalle por región dice que La Araucanía es donde más siniestros se han producido, con seis. Luego, Valparaíso, O’Higgins, Maule y Los Lagos tienen dos. Y uno han visto las regiones del Biobío y Aysén.

INCENDIOS EN ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES:
Región20212022
Arica y Parinacota00
Tarapacá10
Antofagasta00
Atacama00
Coquimbo00
Valparaíso02
Metropolitana30
O’Higgins02
Maule02
Ñuble00
Biobío11
La Araucanía66
Los Ríos20
Los Lagos22
Aysén01
Magallanes00
TOTAL1516

“En la Macrozona Sur (regiones del Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos) pasamos de 11 establecimientos siniestrados el 2021 a nueve el presente año”, reseña el subsecretario Bosque, quien añade que “el gobierno ha anunciado recientemente nuevas acciones para mejorar la seguridad en la zona y, específicamente, en materia educacional, el Mineduc está asignando recursos para financiar proyectos de infraestructura de emergencia que permitan solucionar los problemas urgentes de los establecimientos educacionales que ponen en riesgo la entrega del servicio. Hasta el momento, este año han sido adjudicados $ 15.423 millones para 130 establecimientos educacionales de la zona”.

En ese sentido, cierra la autoridad, ante la pérdida total o parcial de un establecimiento educacional por un siniestro, Educación ha entregado soluciones a través de tres vías de emergencia: la habilitación de espacios modulares para continuar realizando clases, el traslado de las y los estudiantes a otros establecimientos cercanos y los ya comentados fondos de emergencia para infraestructura.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.