“Toma mucha fuerza el ‘En contra’”: la catarsis del oficialismo luego de su semana para el olvido en el Consejo Constitucional

El oficialismo instalado en el pleno del Consejo Constitucional.

En siete días la izquierda solo ha vivido derrotas en el órgano redactor. La guinda de la torta ocurrió este jueves, cuando el pleno votó el corazón de los derechos sociales y el sector tuvo que resignarse a observar cómo se "desdibujaba el Estado social". La redacción que va quedando en el borrador motivó a algunos consejeros a pensar en la opción "En contra" para el plebiscito. Pese a eso, sus planes no cambian y seguirán arriba del proceso y no tomarán ninguna decisión hasta que el texto esté completamente cerrado.


“Se selló el ataúd del Estado social”. “Se está desdibujando el Estado social”. “Este será un Estado social de derecha”. “Este es un texto partisano y totalitario”. “El borrador es protofascista”.

Así fue como esta semana distintos consejeros oficialistas desde el PS hasta el PC -tanto en privado como en público- han resumido cuál es su evaluación de lo ocurrido durante los plenos de los últimos días.

El tono de sus críticas se explica debido a que esta semana la izquierda vivió sus días más dolorosos en el Consejo Constitucional. El bloque se tuvo que resignar a su rol de minoría y ser testigo de cómo perdían una y otra vez, votación tras votación, todas sus normas y enmiendas. Una semana negra y para el olvido, reconocen en el sector, ya que han tenido que aceptar que la batalla más trascendental que estaban librando en este proceso -la consagración de un Estado social robusto- se pierde día tras día.

La aprobación de la libertad de elección en salud y seguridad social, la inexpropiabilidad de los fondos de pensiones, la limitación de la huelga a la negociación colectiva, la modificación completa del artículo primero del borrador, la objeción de conciencia personal e institucional y el fin de las contribuciones, son solo algunos de los temas que forman parte del largo listado de normas en los que la derecha avanzó con su mayoría y visó los artículos en los cuales la izquierda tiene serios reparos.

“Es muy difícil llamar a aprobar”

El contenido que va quedando en el texto hundió los ánimos dentro del bloque de izquierda. Tanto así que algunos consejeros ya empiezan a evaluar lo que será el plebiscito de salida, donde la opción de votar en contra de la propuesta “toma mucha fuerza”, según reconoció el consejero Fernando Viveros (PC).

“Al reflexionar cómo se cae el Estado social y democrático de derecho, es decirle a la ciudadanía que en estas condiciones, viendo cómo está quedando el texto, es muy difícil llamar a aprobar. Toma mucha fuerza el ‘En contra’. Es necesario que la población empiece a preparar cómo vamos a enfrentar la campaña del plebiscito de salida, entendiendo que las derechas están muy activas y que nos van a imponer una mirada totalitaria que representa un solo sector, que son enmiendas muy regresivas, de tipo fascista”, afirmó Viveros.

La opinión negativa no solo viene por el lado del PC. Una visión aún más dura la tiene el delegado de la bancada socialista, Alejandro Köhler: “La derecha y particularmente los republicanos están despojando al Estado de toda capacidad de operar al servicio de las personas y se está privatizando todo. Aquí hay una vorágine de privatizaciones en curso que me hacen creer que hay una desidia absoluta por el futuro de la gente más humilde del país. Si esto sigue así, lo que vamos a tener es un Estado altamente policial, pero debilitado en extremo en sus capacidades de atender las necesidades sociales de la población chilena”.

21/09/2023 PROCESO CONSTITUCIONAL. FOTO: MARIO TELLEZ / LA TERCERA

Sin embargo, el consejero Köhler, quien ha llamado una y otra vez a lograr un pacto político transversal, admitió que el escenario no modifica la estrategia del oficialismo. “Lo que hemos vivido estos días de pleno hace crecer la desesperanza y cuando hay desesperanza también hay ansiedad. Pese a eso, nosotros no vamos a dejar de buscar los mecanismos o espacios que nos permitan corregir estas atrocidades que nos está proponiendo la derecha. Pese a las tensiones propias del momento actual, el bloque de Unidad para Chile y sobre todo la bancada socialista va a continuar en una línea de concluir este proceso que es el mandato que tenemos. Aún no es tiempo de tomar una decisión final”, comentó el representante de Los Ríos.

En una posición similar se encuentra su compañera de bancada, Marcela Araya (PS), quien indicó que el contenido aprobado hasta el momento “nos pone en una posición de analizar el ‘En contra’, el compromiso es estar hasta el final, y tenemos la esperanza de que esto pueda remediarse en la comisión mixta y pueda salir un texto que efectivamente represente el anhelo de las chilenas y chilenos”.

La consejera socialista agregó que “este texto, cómo está siendo elaborado, creemos muy difícil que pueda ser aprobado por la ciudadanía”.

Sin embargo, hay otros consejeros que ponen paños fríos a la opción que empieza a evaluarse al interior de las bancadas. “Como bancada todavía no hemos fijado una postura porque fijar una postura sin esperar el resultado de las últimas votaciones y de la propia acción que pueda hacer la comisión mixta a través de los expertos, no sería responsable”, explicó el consejero Julio Ñanco (RD).

A pesar de ello, Ñanco reconoció que “la mirada apunta hacia un horizonte que es de un texto que no nos incluye, por lo tanto, ahí se va dibujando un destino que no nos gustaría, en términos de que se escriba una Constitución desde una sola mirada”.

Este análisis es compartido por la consejera Nancy Márquez (CS), quien acusó que los bloques de derecha “optaron por priorizar llegar a acuerdos sólo entre ellos, excluyendo visiones que son compartidas por sectores muy amplios de la sociedad”.

Por su parte, el consejero José Antonio González (Ind.-RD), agregó que “el sendero que está tomando esto no es el mejor aliciente para poder observar que esta vaya a hacer la Constitución de la casa común, pero nunca se puede perder la esperanza, aunque la arremetida respecto al Estado social fue muy contundente”

El proceso aún no termina, falta que el texto le llegue a la Comisión Experta, que los comisionados realicen sus observaciones, que vuelva al Consejo y finalmente la comisión mixta, pero a la izquierda casi no le queda optimismo. De hecho, entre los consejeros y expertos del sector han tenido que lidiar con la presión de la militancia de sus respectivos partidos, quienes están inquietos por el proceso y quieren salir a manifestar sus posturas. Por lo mismo, en más de una oportunidad han tenido que contener que eso ocurra para que no se desordene la estrategia.

Se está escribiendo al pie de la letra el guión que condujo al fracaso de la Convención. Republicanos está haciendo lo mismo que hizo un sector de izquierda en la Convención. Eso es una realidad, basta leer lo aprobado para ver la magnitud del desastre al que nos está llevando el Partido Republicano ante una derecha democrática, que salvo algunas ecepciones, no ha mostrado ninguna capacidad para actuar de forma autónoma para frenar esta vorágine horrenda de normas privatizadoras”, concluyó Köhler.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.