Tras cuatro años, Fiscalía Militar procesa a carabinero por incidente en que un niño perdió un ojo

ALEXANDER

Tras cuatro años de investigación, y luego de que en reiteradas ocasiones Carabineros negara su participación en el incidente, la Fiscalía Militar sometió a proceso al Capitán Alex Marcelo Aguilera Berríos, oficial en servicio activo, como autor del delito de violencia innecesaria con consecuencia de lesiones graves.




La noche del 11 de septiembre de 2014, Alexander Muñoz Calderón, que en ese entonces tenía 9 años, perdió de forma permanente parte de su visión. Esa jornada, en la población La Legua donde aún vive, un balín de goma disparado desde un carro policial en movimiento cerca de las 22:15 horas, le llegó a su ojo derecho y lo hizo estallar.

Tras cuatro años de investigación, y luego de que en reiteradas ocasiones Carabineros negara su participación en el incidente, la Fiscalía Militar sometió a proceso al Capitán Alex Marcelo Aguilera Berríos, oficial en servicio activo, como autor del delito de violencia innecesaria con consecuencia de lesiones graves.

Según consta en el proceso, existe un video tomado del momento en que Alexander resultó mutilado, en que se escuchan seis percusiones de disparos emitidos desde la intersección de Avenida Las Industrias y calle Progreso. El sumario interno de los uniformados, seguido por la capitana Sandra Cruzat Mendoza, da cuenta de que ese día circuló en esa región el retén móvil J-532 que estaba a cargo del mayor Jorge Araya Parodi y del capitán Aguilera Berríos. Pese a que ninguno ha reconocido haber participado en los hechos, la Fiscalía dictaminó que existen "elementos de juicio suficientes" para sostener que el vehículo blindado que estaba en aquella esquina durante esa jornada pertenecía a la 50° Comisaria de Carabineros de San Joaquín y que Aguilera Berríos estaba al mando en el instante en que cambió la vida de Alexander.

El abogado del menor, Cristián Cruz, explicó a La Tercera PM que "este carabinero sigue en servicio y su defensa es hoy institucional, pagado por el erario nacional. El proceso sigue avanzando y la Corte Suprema debe definir si la causa sigue en la justicia castrense o es asumida en su totalidad por la Fiscalía Metropolitana Sur, que no ha realizado suficientes diligencias en la causa".

Crisis de pánico

Antes de perder uno de sus ojos, Alexander era fanático del fútbol y planeaba probarse en las inferiores de la Universidad de Chile. El balín de goma, cambió sus planes y los de su familia.

Su padre Erick, electricista, detalla que el día de accidente, el pequeño, que hoy tiene 14 años, salió del colegio subvencionado Queen Flowers y tras pasar la tarde en la casa de sus abuelos en la calle Progreso, pidió autorización para acudir a ver un documental sobre Allende en el mismo perímetro de La Legua antigüa.

Cerca de las 22:00 horas, Erick fue a buscarlo. Debían cruzar Las Industrias hacia el Oriente para llegar a su departamento en Salomón Sumar donde lo esperaba su mamá, Javiera, y sus dos hermanos, entre ellos un bebé de 20 días. Iban caminando hacia su domicilio, cuando se toparon con una fogata y un grupo de personas corriendo en sentido contrario hacia donde ellos avanzaban. Entonces fue cuando escucharon los disparos. Alexander cayó de manera inmediata: de los 6 balines disparados, tres lo impactaron, uno de ellos en su ojo derecho lo destruyó. Por su ubicación, la munición no pudo ser removida y Alexander usa hoy una prótesis.

-Mi hijo cambió mucho. Toda la familia cambió. Los tres estuvimos con sicólogo, buscando ayuda. Alexander no quiso seguir. Ya no le gusta salir, ni siquiera a comprarse ropa, se cohíbe. No le gusta que lo miren. Las noches de fuegos artificiales se pone a tiritar. Dicen que son una especie de ataque de pánico, yo no sé. Ha sido difícil.

-¿Cómo toma el procesamiento del capitán de Aguilera Berríos?

-No pensé que se iba a poder. Para mi señora ha sido esto shockeante. Hemos tratado de salir de la depresión. Espero que algún días nos alumbre el sol nomás.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.