Columna de Federico Fabbrini: Elecciones europeas, 3 continuidades y 3 cambios

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, en un encuentro con la prensa en el marco de la cumbre del G7, el jueves en Italia. Foto: Reuters


Por Federico Fabbrini, catedrático de Derecho de la UE en la Dublin City University y Director Fundador del Instituto de Derecho Europeo de Dublín.

Los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo (PE) del 6 al 9 de junio revelan tres elementos de continuidad y tres de cambio.

Una primera continuidad es el hecho de que las elecciones siguen siendo, en general, 27 elecciones separadas, disputadas por partidos nacionales que compiten según las divisiones nacionales establecidas. Aunque los partidos nacionales se agrupan entonces en el PE en varias familias políticas europeas, son las cuestiones nacionales, a menudo asuntos locales, los que dominan las campañas y el voto.

Una segunda continuidad es el hecho de que el consenso político que ha dominado la política del PE en los últimos 5 años -y, de hecho, en los últimos 50 años- seguirá mandando. En un Parlamento transnacional elegido por representación proporcional, siempre es necesaria una gran coalición entre democristianos, socialistas y liberales para formar una mayoría, y lo mismo ocurrió en esta ocasión.

Una tercera continuidad institucional, por último, es que las elecciones sólo influirán indirectamente en el próximo ciclo institucional de la UE, y en particular en el nombramiento del presidente de la Comisión Europea.

Sin embargo, estas elecciones también han revelado elementos de cambio.

Un primer cambio, muy anticipado, es el ascenso de los partidos de extrema derecha en un gran número de Estados miembros, en particular Francia y Alemania.

En cambio, un segundo cambio impredecible es el efecto dominó que las elecciones al PE han tenido a nivel nacional. Más notablemente, luego de la derrota de su partido, Macron decidió el domingo disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones anticipadas.

Esto conecta también con el tercer y más dramático cambio. Aunque el centro político puede mantenerse dentro del propio PE, el ascenso de la extrema derecha en varios Estados miembros clave -Francia y Alemania, con Italia ya gobernada por Meloni- plantea importantes retos para el futuro de la UE. A pesar de la creciente influencia del PE en la elaboración de las políticas europeas, los gobiernos nacionales tienen una gran influencia en la configuración de la UE. La oposición a una mayor integración europea en las capitales nacionales puede causar un daño irreparable a la UE.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.