Columna de Ian Bremmer: La crisis creó una Europa más fuerte

Vista general de la reunión de la Sesión del Consejo del Atlántico Norte en la cumbre de la OTAN en el estadio IFEMA de Madrid, España, el 30 de junio de 2022. Foto: Reuters


Por Ian Bremmer, presidente del Grupo Eurasia y de GZERO Media.

La Unión Europea se ha enfrentado a una serie de emergencias en los últimos años. El colapso financiero mundial de 2008, que comenzó en Estados Unidos, desencadenó una crisis de la deuda soberana europea que enfrentó a los miembros más ricos de la UE con los más pobres. Los problemas en Medio Oriente provocaron una crisis migratoria que alimentó el populismo antiinmigrante dentro de muchos países de la UE y exacerbó las divisiones entre Bruselas y miembros del este como Hungría y Polonia. Luego llegó el Brexit. La elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos creó una profunda incertidumbre en Europa sobre la fiabilidad de Washington como socio de seguridad de Europa. Luego, la pandemia infligió daños económicos en todo el continente, y ahora la invasión de Rusia a Ucrania ha generado otra ola de refugiados, más grande, una crisis energética y el temor a una nueva confrontación Este-Oeste. La elección de nuevos gobiernos dirigidos por partidos de extrema derecha en Suecia y luego en Italia, la tercera economía de la UE, han vuelto a plantear dudas sobre la fuerza y la resistencia de la UE.

Sin embargo, la Unión Europea es más fuerte que nunca.

¿Cómo es posible? Jean Monnet, uno de los primeros visionarios y arquitectos de la UE, predijo una vez que “Europa se construirá en la crisis y será el resultado de las soluciones”. Tenía razón. Una crisis puede (a veces) crear oportunidades de cambio positivo que no habrían sido posibles sin la necesidad de una respuesta colectiva. En aspectos importantes, el Covid-19 y la invasión rusa de Ucrania han hecho exactamente eso.

En primer lugar, está la respuesta de Europa a la pandemia. La crisis financiera y la de la deuda soberana, la crisis de los inmigrantes y el Brexit han contribuido a convencer a los líderes de la UE de que la desigualdad económica genera resentimiento y de que la ira resultante aviva el populismo. Con el apoyo de los 27 Estados miembros de la UE, los gobiernos europeos acordaron en 2020 un paquete de recuperación de varios miles de millones de euros que incluía financiamiento tanto para la respuesta al Covid como para el refuerzo de las protecciones de la red de seguridad para los trabajadores y las empresas.

Los líderes posan para una foto grupal durante una reunión de la Comunidad Política Europea en el Castillo de Praga, República Checa, el 6 de octubre de 2022. Foto: AP

Estos paquetes financieros también incluyen estímulos a la inversión en tecnologías verdes y normativas que exigen a los países no pertenecientes a la UE que quieran comerciar con Europa que se ajusten a las normas tecnológicas europeas o se enfrenten a impuestos más altos, impulsando la influencia europea en la regulación mundial de las nuevas tecnologías y la protección del medio ambiente. También se aprobó un presupuesto de la UE de 1.074.000 millones de euros para el período 2021-2027 que dio a Bruselas los medios para distribuir sumas sustanciales que los gobiernos de los países miembros necesitaban con urgencia.

Pasarán años antes de que se distribuya todo el dinero, pero la respuesta de emergencia unánime demostró el valor del sacrificio compartido en un momento en que el populismo que da prioridad a los países ha puesto en tela de juicio el futuro de la UE.

El Covid también ha cambiado el equilibrio de poder en la batalla de la UE con los gobiernos miembros euroescépticos. El húngaro Viktor Orbán, hábil político que ha construido su reputación sobre la base de la confrontación con la UE, obtuvo una victoria aplastante en abril. Podría parecer que la victoria le ayudaría a resistir las exigencias de la UE de cumplir las normas comunitarias sobre democracia y Estado de Derecho que ha incumplido durante varios años.

Pero la Comisión Europea ha encontrado la manera de utilizar los fondos de ayuda del Covid para poner a Orbán en cintura. El mes pasado recomendó formalmente que se retuvieran los 7.500 millones de euros destinados a Hungría hasta que el gobierno de Orbán ofreciera una lista de reformas exigidas. Hungría ya se enfrenta a precios elevados, una moneda débil y una crisis energética, y su déficit presupuestario es ahora mucho mayor de lo que el gobierno había previsto. Añada 14.900 millones de euros en subvenciones y préstamos muy necesarios del Fondo de Recuperación Covid de la UE, y Bruselas tiene ahora toda la atención de Orbán.

La misma dinámica política existe en Italia. Giorgia Meloni, líder del Partido de los Hermanos de Italia y próxima primera ministra de su país, ha emprendido una “guerra cultural” contra las protecciones de la UE a los derechos de las minorías y los inmigrantes en su país. Pero la vulnerabilidad económica de Italia en una época de dificultades económicas hará que las garantías de respeto a la UE y el sólido apoyo de su gobierno entrante a la OTAN y a Ucrania no sean suficientes para conseguir su apoyo incondicional en Bruselas.

Italia, con la segunda deuda más alta de la UE en relación con el PIB, necesita 200.000 millones de euros en fondos de recuperación de la Comisión Europea, y necesita que el Banco Central Europeo siga comprando su deuda. Al igual que en Hungría, el débil crecimiento económico, la inflación persistentemente alta y la inminente escasez de energía hacen que el gobierno italiano necesite la buena voluntad de la UE, y es la pandemia la que ha dado a la UE la influencia económica y política para exigir reformas fiscales y de otro tipo.

El ataque de Rusia a Ucrania y las amenazas de Vladimir Putin contra la OTAN y los gobiernos europeos han movilizado a la UE de forma igualmente dramática. Han creado una unidad urgente en las relaciones de Bruselas con Washington que no existía en décadas. Ha fortalecido a la OTAN al incorporar nuevos miembros capaces (Finlandia y Suecia), ha persuadido a los gobiernos reticentes de la UE (en particular a Alemania) a gastar mucho más en defensa, y ha acercado a Polonia al consenso de la UE en muchas cuestiones, demostrando el valor de cada parte para la otra.

Tal vez lo más importante sea que la mayor vulnerabilidad de Europa en materia de seguridad ha sido durante mucho tiempo su dependencia de Rusia para el suministro de energía. Ahora, Putin ha demostrado a los líderes europeos que Rusia ya no puede considerarse ni siquiera un socio comercial fiable, y la UE ha emprendido el reto enormemente complejo de acabar con esa dependencia. A corto plazo, eso significa un par de años excepcionalmente duros para las empresas y los ciudadanos europeos. Pero a largo plazo, reforzará la seguridad europea y acelerará la inversión en tecnologías verdes. Nada de esto era posible antes del 24 de febrero. Todo ello es el resultado directo de la guerra de Putin.

Europa tiene retos históricos por delante. Reforzar sus defensas, rediseñar su arquitectura energética, gestionar la alta inflación, impulsar el escaso crecimiento, seguir apoyando a Ucrania y gestionar a un vecino del Este cada vez más errático y con armas nucleares, pondrán a prueba la nueva fuerza de Europa durante los próximos años. Pero la capacidad de la Unión no sólo de capear las crisis, sino de utilizarlas para fortalecer las instituciones europeas, es el ejemplo más exitoso de cooperación transfronteriza del todavía joven siglo XXI.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La nave de la Nasa ha sido la única que ha llegado a Plutón. Desde que pasó por el planeta enano en 2015, ha seguido su viaje por lo más profundo del Sistema Solar. Acá te lo contamos.