Abrigar la casa

Ilustración: Gabriel Ebensperger

Con la cuarentena y los niños en la casa, los costos y emisiones de la calefacción cobrarán más importancia que nunca. Aquí, una guía para elegir el sistema más adecuado a las necesidades de cada familia.




PREGUNTAS ANTES DE COMPRAR

Los consejos de Fabián Hormázabal, del Dictuc y especialista en ingeniería térmica y sustentable.

1. ¿Quiero calefaccionar la casa completa o un espacio reducido?

Para lo primero requeriré un artefacto de mayor potencia que si el espacio es reducido, lo mismo que si se busca calefaccionar rápidamente.

2. ¿Cómo es mi casa?

El tamaño del recinto que quiero calentar y sus características constructivas (aislación, tengo termopanel o no?).

3. ¿Cuenta con ventilación?

Si voy a utilizar un artefacto a combustión que no tenga ducto de evacuación de gases, hay que verificar que el espacio cuente con una adecuada ventilación.

4. ¿Busco calefaccionar rápido? ¿Todo el día o solo unas horas?, ¿quiero obtener una temperatura elevada o moderada?

5. ¿Qué fuente de calor?

Investigar sobre la fuente de calor que utilizará: electricidad, gas natural, gas licuado, parafina, etc.

LA CALEFACCIÓN A PRUEBA

Se vienen los días fríos y la cuarentena presentará nuevos desafíos, aumentarán los costos y con los niños en casa todo el día aumentan los riesgos de accidentes. Desde la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) hacen un llamado a extremar las precauciones en cuanto a seguridad, para evitar accidentes como quemaduras, y tener ojo con la ventilación. Además recalcan que a la hora de comprar hay que analizar cuatro factores: seguridad, emisiones, operación y costos.

No existe ninguna etiqueta que identifique cuál es la emisión intradomiciliaria que genera cada producto. Sin embargo, la certificación que otorga el SELLO SEC garantiza que se cumple con la normativa vigente.

EL SISTEMA MÁS EFICIENTE

El aire acondicionado, tradicionalmente asociado al verano, es, según la “Guía de Calefacción Sustentable 2019” del MMA, la alternativa con menor costo mensual, siendo hasta un 50% más económico que una estufa de gas licuado. ¿El pero? Requiere instalación de un técnico, contar con una salida, quedan fijos. La inversión varia segun el tamaño del espacio y por lo tanto del equipo.

SILENCIOSOS Y PARA DEPARTAMENTOS

Los más eficiente son aquellos tipo inverter, que permiten mantener la temperatura sin prenderse y apagarse continuamente, como los equipos convencionales. En Samsung, por ejemplo, cuentan con aparatos que reducen al mínimo el ruido, es posible apagar la pantalla para evitar iluminación y tienen modo dormir que ajusta de manera automática la temperatura durante el ciclo de sueño. “La tecnología Digital Inverter 8 - Pole permite ahorrar hasta un 68% de energía, ya que consumen solo el 32% de energía que los modelos tradicionales”, dice Jorge Montenegro, gerente de Aire Acondicionado y Purificadores de Aire en Samsung.

Este año en Kaltemp trajeron la línea MultiSplit, ideal para departamentos, ya que solo se requiere una unidad exterior. “Gastan un tercio que los calefactores eléctricos, en un año se recupera la inversión”, dicen desde la firma.

CALOR LIMPIO

Estufas eléctricas:“Son móviles y no producen contaminación intradomiciliaria. Su poder calórico es menor, por lo que su uso es recomendado para habitaciones pequeñas”, explica Miguel Castro, docente de la carrera de Ingeniería en Construcción del DUOC. Los aparatos eléctricos pueden estar encendidos todo el día, pero es clave ajustar el termostato del aparato, y así al alcanzar la temperatura deseada se apagará. “En los calefactores de convección, por cada espacio, el costo de climatizar es de alrededor de $100 la hora”, explica Claudio Candia, subgerente Negocios Masivos Enel X Chile.

Pellet: Es un combustible barato de gran capacidad calórica, pero a diferencia de la leña produce muchas menos emisiones contaminantes. Según el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) su gasto promedio mensual bordea los $28 mil, pero la inversión inicial es mayor. “El costo mensual es tres veces más barato que la parafina, el pellet cuesta $210 por kilo. Quienes han cambiado la calefacción central por esta tecnología en una temporada recuperan la inversión”, dice Pablo Rebolledo, gerente comercial de Amesti.

LAS PORTÁTILES

“Las estufas que funcionan con gas o parafina generan monóxido de carbono, gas venenoso imperceptible, invisible y sin olor, que puede generar dolores de cabeza, mareos, náuseas, confusión o debilitamiento general e incluso la muerte, por lo que se recomienda ventilar periódicamente los espacios”, enfatiza Luis Ávila, superintendente de Electricidad y Combustibles.

Estufas a gas rodantes: En general son de mayor potencia que las eléctricas y por lo tanto son recomendables para espacios más amplios. Pero los expertos coinciden en que su desventaja es que generan contaminación intradomiciliaria. No son adecuadas para dormitorios.

Parafina: Suelen tener alta potencia, ideales para living y comedor y su costo mensual es bajo. Al igual que las estufas a gas, se deben ventilar los espacios y no se recomiendan en habitaciones.

Controlar desde el celular : Muchas estufas de última generación cuentan con conectividad wifi, lo que permite poder controlarlas desde aplicaciones móviles. En el caso de tener aparatos más antiguos, una buena opción es modernizarlos con enchufes inteligentes, que se conectan a la red y permiten manejarlos desde celulares. Uno de estos son los enchufes Konke, que permite programar el apagado y encendido de los equipos. www.ikonke.cl/, desde $16.990.

Comenta