Genesis pone el camino difícil a los alemanes con el nuevo G80 de tercera generación

La firma de lujo del Grupo Hyundai develó la evolución de su segundo sedán más grande, que llega cargado a la tecnología y el confort, y con muchísima seguridad.




Los surcoreanos no se detienen por el coronavirus -y pese a que la actividad industrial cayó en ese país a su mínimo en 10 años- hace algunas horas Genesis presentó el nuevo G80 de tercera generación. El segundo sedán más grande de la firma de lujo, por detrás del G90, llega en tres motorizaciones: dos bencineras y una diésel, y con un altísimo grado de seguridad y sofisticación.

Un estilo propio

Como marcando distancias con los viejos anhelos de firmas asiáticas por asemejarse a los tradicionales actores premium alemanes, el G80 es dueño de una impronta elegante y única. Destaca en el frontal una enorme parrilla pentagonal en forma de cresta, con una rejilla de líneas diagonales que crean rombos, y cuatro faros LED: dos en cada costado.

Por la vista de perfil, en tanto, llama la atención un diseño entre faldón delantero y el pilar A que continúa con el rasgo distintivo de doble nivel creado por las luces en el frontal. Asimismo, mientras la línea de cintura baja progresivamente a partir del citado pilar A, el de las ventanas sube ligeramente para terminar dando vida a una silueta propia de un coupé. Lleva llantas de 20″.

En la zaga, se confirman los mencionados detalles con grupos ópticos otra vez en doble nivel y una luneta que cae sin vértices desde el techo hasta el portalón. Las dimensiones del G80 -que estará a la venta en Corea del Sur en mayo y en el segundo semestre para el resto del mundo- están dadas por 4.995 mm de largo (distancia entre ejes de 3.010 mm), 1.925 mm de ancho y 1.465 mm de alto.

Tres opciones dentro del capó

La tercera generación del G80, comercializado en sus inicios como Hyundai G80, se basa en una plataforma de tracción trasera que es más baja y con un centro de gravedad más apegado al suelo. Asimismo, el uso de aluminio en hasta un 19% en la carrocería se traduce en una reducción de peso de 125 kilos comparado con el sedán de segunda generación.

El abanico de motorizaciones está compuesto por un bloque bencinero de 2.5 litros turbo (cuatro cilindros) que produce 304 caballos y 420 Nm de torque. Luego, se ofrece un propulsor V6 de 3.5 también turboasistido, en cuyo caso la potencia llega a los 380 Hp y a los 530 Nm de fuerza bruta. Para los que prefieren motorizaciones diésel, la única alternativa será el 2.2 TD de 210 caballos y 440 Nm.

Seguro y tecnológico

Así como en el habitáculo del G80 se aprecian materiales de calidad y el conductor y los ocupantes disponen de una pantalla horizontal de 14.5 pulgadas, en cuanto a la seguridad la oferta también es acabada.

Entre los elementos que asisten al conductor se cuentan el Highway Driving Assist II, que es una evolución del anterior sistema y ahora permite la ayuda para cambiar de carril cuando se activa el intermitente. También equipa el control crucero inteligente, que permite que el auto aprenda las características de manejo de quien está tras el volante. Finalmente, el Pre Active Safety Seat se encarga de ajustar los asientos ante un inminente choque frontal o un viraje o frenada intempestiva.

El sedán de la firma premium del Grupo Hyundai incorpora 10 airbags, incluido el de la consola central que evita el choque de cabezas entre conductor y copiloto al producirse una colisión. Esta innovación había sido presentada por Hyundai en septiembre de 2019 y ya la incorpora el SUV GV80, lanzado en enero.

Comenta