El nuevo Hyundai i10 robará miradas entre quienes buscan una opción para la ciudad

hyundai-i10-0919-exterior-11

El citycar crece en largo, ancho y distancia entre ejes, y disminuye en altura. Monta motores de tres y cuatro cilindros, de 1.0 y 1.2 litros.




El Salón de Frankfurt es una de esas citas denominadas grandes en la industria automotriz. Sirve de vitrina para destapes llenos de glamour sobre los que se posan la miradas de cientos de fanáticos de los autos, aun cuando sepan que representan unidades exclusivas que, al menos por precio, jamás podrán estar en sus garages. Así, te contamos del flamante Porsche Taycan -primer eléctrico de los ingenieros de Stuttgart, que se acerca a los $ 150 millones- o del Lamborghini Sián -también precursor del camino ecológico que inicia la casa italiana, que no lo hace nada de mal con un precio que bordea los $ 2.631 millones. Pero en Frankfurt también hay espacio para sorpresas de acceso más universal. Uno de ellos y bastante esperado en buena parte del mundo, es el nuevo Hyundai i10. Se destapa la próxima semana.

Un i10 nuevo en todo el sentido de la palabra

El Hyundai i10 mide 3.670 mm de largo, 1.680 mm de ancho y 1.480 mm de alto, de forma que es 5 mm más largo, 20 mm más ancho y 20 mm más bajo que su antecesor. Lo más importante en este cambio de dimensiones, es la ganancia en la distancia entre ejes, donde el i10 se extiende en 40 mm para una mejor estabilidad. El maletero, eso sí, se mantuvo inalterable en los 252 litros de capacidad.

En el look las mejoras también son notorias. Destaca por un agresivo frente donde predominan dos grillas en formato panal de abejas. El superior, más grande, lleva dos focos neblineros redondos a cada costado. Más arriba, el capó también aporta deportividad con una caída hacia parrilla con cuatro líneas, dos por costado, que van enangostándose hacia el centro. De costado, el i10 también luce muy bien trabajado, con un línea de cintura que sube progresivamente desde el pilar A, pasando por el B y que sube abruptamente en el C. Equipa llantas de 16 pulgadas. En la zaga, por último, el diseño es sobrio, con una línea media curva, con un spoiler y una pequeña antena de formato clásico.

En el habitáculo se encuentra una pantalla táctil de 8" compatible con Android Auto y Apple CarPlay, además de un cargador inalámbrico en la parte baja del tablero. Para Europa, además del obligatorio control de estabilidad, todas las versiones cuentan con alerta de colisión frontal con frenado de emergencia y detección de peatones, así como asistente de luces altas. Como opcionales quedan la alerta de atención del conductor, el mantenimiento de carril y el lector de señales de tránsito.

Dos motorizaciones en el catálogo

La gama comienza con un motor de tres cilindros y 1.0 litros de tamaño. Desarrolla 67 caballos y 94 Nm de torque. El bloque menos recatado es el mismo 1.2 litros de cuatro cilindros, que genera 84 Hp y 117 Nm de par. De serie, ambos motores se ligan a una caja convencional de cinco marchas y, opcionalmente, habrá una automática automatizada también de cinco relaciones. Hyundai detalla que esta caja es más eficiente que una tradicional por ser más ligera y estar sujeta a menor fricción.

¿Te agrada el nuevo i10?

Actualización del 17 de marzo de 2020: Hyundai muestra cómo fabrica el nuevo i10 “de Europa para Europa”

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.