Las ganancias militares de Ucrania elevan los objetivos de guerra de Kiev mientras Rusia bombardea las ciudades del este

Miembros del servicio ucraniano viajan sobre un vehículo blindado en Kharkiv, el 16 de mayo de 2022. Foto: Reuters

Un misil también golpeó la región occidental de Lviv, y Ucrania dijo que apuntó a un puente que Rusia buscaba cruzar.




A medida que el Ejército de Ucrania continúa recuperando el territorio ocupado por Rusia en Ucrania, superando las expectativas de los líderes a nivel mundial sobre sus habilidades antes de la invasión de Rusia, las ambiciones crecen en Kiev sobre lo que definiría la victoria de Ucrania.

Las fuerzas ucranianas en la región nororiental de Kharkiv han recuperado territorio en la frontera rusa, dijo el lunes el gobernador regional, Oleh Sinegubov. Las fuerzas rusas continuaron bombardeando ciudades en el área oriental de Donbás y llevaron a cabo un inusual ataque con misiles en el oeste de Ucrania.

Sinegubov dijo que incluso cuando Ucrania recupera el territorio ocupado por Rusia en los últimos meses, la situación en la región sigue siendo volátil. Advirtió a los civiles que no se vuelvan complacientes y agregó que Rusia se está enfocando en mantener sus posiciones y está preparando una ofensiva en el área de Izyum, una ciudad al sureste de la ciudad de Kharkiv donde ha establecido un cuartel general avanzado de sus operaciones para conquistar el Donbás.

Militares ucranianos revisan imágenes de drones dentro de un sótano utilizado como puesto de mando en Ruska Lozova, una aldea recuperada en la región de Kharkiv, el 15 de mayo de 2022. Foto: Reuters

El Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, ha dejado claro en los últimos días que el objetivo de su país es recuperar el territorio ocupado por las fuerzas rusas en 2014, incluida la península de Crimea, que permanece firmemente bajo control ruso. Actualmente, Ucrania también controla menos del Donbás de lo que lo hizo antes de que Rusia invadiera el país el 24 de febrero, según funcionarios estadounidenses y ucranianos.

Mientras los ataques continuaban en otras partes del país, Zelensky prometió poner fin a “la febril actividad” de las fuerzas rusas. El domingo por la noche, dijo que durante el fin de semana un misil golpeó la región occidental de Lviv, que se ha mantenido relativamente segura durante lo peor de los combates, y que las ciudades orientales de Huliaipole, Severodonetsk y Lysychansk fueron bombardeadas.

La Fuerza Aérea de Ucrania dijo el domingo por la noche que golpeó un puente en el centro-este de Ucrania para evitar que las fuerzas rusas cruzaran el río Inhulets. La semana pasada, las fuerzas ucranianas publicaron imágenes de una operación similar en la que dijeron que destruyeron vehículos militares rusos y un puente de pontones en el este de Ucrania a lo largo del río Siverskyi Donets.

Decenas de vehículos blindados rusos destruidos o dañados en ambas orillas del río Siverskyi Donets después de que sus puentes fueran volados en el este de Ucrania. Foto: AP

El Ministerio de Defensa británico dijo que el cruce fallido del Siverskyi Donets era una indicación más de que los comandantes rusos estaban cada vez más presionados para avanzar. Agregó que Rusia perdió “elementos de maniobra blindados significativos” de al menos un grupo táctico de batallón, que generalmente comprende alrededor de 1.000 soldados, en el ataque.

Según un alto funcionario de defensa ucraniano, unos 30 batallones rusos han entrado en Ucrania desde el comienzo de la invasión. Las fuerzas ucranianas han podido derrotar alrededor del 25% de ellos, dijo el funcionario. Rusia tiene alrededor de 50 batallones aún por desplegar en Ucrania, estiman funcionarios estadounidenses y ucranianos.

Los recientes reveses de las fuerzas rusas han llevado a muchos en Kiev a creer que hacer retroceder el reloj a las fronteras de Ucrania anteriores a 2014 es un objetivo al alcance de la mano. En Washington, los funcionarios no han definido cómo sería una victoria militar ucraniana, dejando que Ucrania establezca sus propios objetivos.

El sábado, los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de las Siete democracias ricas dijeron en una declaración conjunta que “mantendremos nuestro compromiso en apoyo de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, incluida Crimea, y todos los Estados”.

Familiares y amigos asisten al funeral de Melnyk Andriy, de 23 años, un militar ucraniano que murió en la provincia de Kharkiv, en Lviv. Foto: AP

El primer ministro británico, Boris Johnson, se ha hecho eco de la opinión de que toda Ucrania debe ser liberada de Rusia. Pero en privado, los funcionarios británicos dicen que para cualquier intento de recuperar áreas como Crimea, Ucrania y Occidente deben estar dispuestos a tolerar una amenaza mucho mayor del uso de armas químicas o nucleares.

Una preocupación particular es la posibilidad de referéndums organizados por Rusia en el territorio ucraniano capturado mediante los cuales los territorios se incorporan de facto a la propia Rusia. Eso significaría que cualquier contraataque occidental allí podría considerarse un ataque contra la propia Rusia y potencialmente desencadenar una represalia nuclear del Kremlin, dijeron analistas y funcionarios.

Hasta ahora, los funcionarios británicos se han mantenido vagos sobre qué nivel de éxito militar ucraniano alientan. Los funcionarios británicos han hablado de querer, como mínimo, ver a Rusia retroceder a su posición del 23 de febrero y asegurarse de que se considere que Rusia ha fracasado en su esfuerzo militar. En esa medida, Occidente ya puede reclamar la victoria, dicen, dada la probable ampliación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, una política de defensa europea revivida y un deseo renovado de alejarse de la energía rusa.

Mientras tanto, los funcionarios estadounidenses dicen que Washington, que ha proporcionado a Ucrania una gran cantidad de inteligencia en el campo de batalla, según las pautas actuales, no proporciona información que ayudaría a Ucrania a atacar objetivos dentro de Rusia. Tampoco proporciona inteligencia a Kiev que le permita atacar a los líderes políticos y militares más importantes de Rusia.

Oleksiy Polyakov, a la derecha, y Roman Voitko revisan los restos de un helicóptero ruso destruido en un campo en el pueblo de Malaya Rohan, región de Kharkiv. Foto: AP

El principal funcionario de inteligencia de EE.UU. advirtió la semana pasada que, a medida que se frustran los objetivos militares de Rusia, el conflicto podría pasar a “una trayectoria más impredecible y potencialmente escalable”.

“La tendencia actual aumenta la probabilidad de que el Presidente (ruso, Vladimir) Putin recurra a medios más drásticos, incluida la imposición de la ley marcial, la reorientación de la producción industrial o acciones militares potencialmente escalonadas para liberar los recursos necesarios para lograr sus objetivos a medida que se prolonga el conflicto. si percibe que Rusia está perdiendo en Ucrania”, dijo la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, al Comité de Servicios Armados del Senado.

“El verdadero peligro es que esto se convierta en una guerra de desgaste y Washington se esté dando cuenta de que esto va a durar mucho tiempo”, dijo Melinda Haring, subdirectora del Centro Eurasia del Atlantic Council. “Vladimir Putin se preocupa por este conflicto y será más paciente de lo que sería Occidente… Sabe que gana cuando se convierte en un conflicto congelado”.

Los funcionarios ucranianos continúan presionando a sus homólogos occidentales para obtener ayuda militar que, en su opinión, podría asegurarles una victoria en el campo de batalla. Ucrania ha estado presionando por artillería y cohetes de mayor alcance durante varios meses. Luego de una visita a Kiev con una delegación del Senado de EE.UU. durante el fin de semana, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, dijo que el gobierno de EE.UU. está considerando una solicitud de Ucrania para proporcionar sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple.

Pero en Washington, las deliberaciones sobre esta solicitud han provocado cierto escrutinio debido a preocupaciones sobre la escalada, dijeron funcionarios de defensa de Estados Unidos y Ucrania. Un paquete de ayuda de US$ 40 mil millones para Ucrania también está estancado en el Senado debido a las objeciones del Senador Rand Paul (republicano por Kentucky).

Un soldado herido de las fuerzas ucranianas en la sitiada planta siderúrgica Azovstal en Mariupol, es sacado fuera de un bus en una camilla escoltado por tropas prorrusas a su llegada a Novoazovsk. Foto: Reuters

Mientras tanto, Zelensky ha estado advirtiendo durante días que la ofensiva de Rusia en Ucrania está provocando escasez de alimentos en todo el mundo, ya que Rusia impide que el grano ucraniano salga del puerto.

Los ministros de Relaciones Exteriores de las naciones del G-7 se hicieron eco de sentimientos similares, quienes dijeron el sábado en una declaración conjunta que “la guerra de agresión de Rusia ha generado una de las crisis alimentaria y energética más graves de la historia reciente, que ahora amenaza a los más vulnerables en todo el globo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.