Boric y el día después del plebiscito: “Me la voy a jugar por un Chile que se una por una nueva Constitución, gane el Apruebo o el Rechazo”

El Presidente de la República Gabriel Boric Font sostiene una reunión con el directorio EFE. Foto: Sebastián Rodríguez/Agencia Uno

El Mandatario recalcó que, en caso de ganar el Rechazo, "vamos a tener que enfrentar un nuevo proceso constituyente, una nueva Convención", mientras que si se impone el Apruebo se impulsarán "reformas". El ministro Segpres, en tanto, aseguró que el 4 de septiembre en la noche -independiente del resultado- "sin duda el Presidente convocará al país a los desafíos que nos deban unir en las semanas venideras".


En el marco de su gira presidencial por tres regiones, el Mandatario Gabriel Boric aprovechó para referirse esta mañana sobre la postura del Ejecutivo para afrontar el 5 de septiembre, un día después del resultado del plebiscito constitucional.

Me la voy a jugar por un Chile que se una por una nueva Constitución, ya sea que gane el Apruebo o el Rechazo”, afirmó al respecto el jefe de Estado en conversación con Radio Macarena.

Además, en la entrevista que sostuvo con la emisora de la Región de Ñuble, Boric reafirmó su postura sobre que -en caso de ganar la opción Rechazo- habría un nuevo proceso constituyente en el país y que el mecanismo sería otra Convención Constitucional, misma idea que explicitó por primera vez el 15 de julio.

Si es que gana el Rechazo vamos a tener que enfrentar un nuevo proceso constituyente, una nueva Convención, eso va a tomar por cierto más tiempo, pero el pueblo de Chile ya se definió por tener una nueva Constitución que sea escrita de manera democrática, paritaria, con más participación de lo que se hizo tradicionalmente y, por cierto, la Constitución del 80″, recalcó el Mandatario.

En esa misma línea, el Jefe de Estado también abordó la posibilidad del triunfo del Apruebo e insistió que -en ese caso- como gobierno impulsarán las reformas acordadas con las demás fuerzas del oficialismo.

Si gana el Apruebo vamos a tener que hacer mejoras, hacer reformas, vamos a tener que convocar en donde yo me voy a plantar desde una posición de humildad. Acá no pueden haber vencedores y vencidos”, enfatizó.

En ese sentido, realizó un llamado para “volver a encontrarnos en torno a nuestras reglas fundamentales y en torno a algo que pareciera que es consenso hoy: que Chile tiene que avanzar hacia un Estado social y democrático de derecho en donde ciertos aspectos como la salud, la educación, las pensiones, la vivienda, no sean el negocio que son hoy, sino que sean derechos que no dependan de la cantidad de plata que uno tiene en el bolsillo”.

Las declaraciones del Presidente se enmarcan en la gira regional que emprendió este viernes en tren por las regiones de O’Higgins, Maule y Ñuble. Recorrido que redujo su duración de tres a dos días, pues -según reconocieron en La Moneda- buscaban evitar abrir flancos innecesarios en un contexto donde la oposición ha intensificado su ofensiva para acusar al Ejecutivo de favorecer al Apruebo.

No obstante, la idea impulsada por el jefe de Estado sobre avanzar en una nueva Convención no está totalmente resuelta. Durante esta semana, de hecho, el presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Soto aseguró que ese camino “no está zanjado”.

Eso implica que tenemos que tener una conversación y un acuerdo político lo más amplio para fijar las reglas del juego de ese camino de cambio constitucional. Si es una Convención, lo veremos”, señaló al respecto.

Y remarcó que es un planteamiento que “no está zanjado. Es una posibilidad que está tomando fuerza, que se está conversando en distintas instancias, estamos llevando en el Congreso varias conversaciones al respecto, pero tiene que ser acordado para que ese proceso se habilite a través de una nueva reforma constitucional”.

Tal como lo señaló el timonel de la testera de la Cámara Baja, en el Parlamento se han intensificado los diálogos en miras del post plebiscito, para avanzar en un acuerdo en caso que gane el Apruebo o el Rechazo.

Aunque se trata solo de tratativas informales, si gana el Rechazo una de las posibilidades es una nueva asamblea, pero distinta a la disuelta Convención. También ronda la idea de que los nuevos constituyentes sean menos y se elijan en listas nacionales.

“Me preocupa el tono que ha adquirido en algunos momentos el debate constitucional”

Durante el diálogo, el Mandatario también expresó que como país “tenemos una serie de oportunidades” a futuro. Sin embargo, advirtió que “si no somos capaces de ponernos de acuerdo nos las vamos a farrear”.

Ante ese escenario, manifestó su preocupación respecto al “tono” con que -en ocasiones- se ha llevado a cabo el debate constitucional, ad portas del plebiscito de salida.

Me preocupa mucho el tono que ha adquirido en algunos momentos el debate constitucional. Por ejemplo, no sé, en declaraciones como las del diputado de ultraderecha Gonzalo de la Carrera o las mentiras que han habido permanentemente en torno a este tema”, señaló, y advirtió que “eso, finalmente, termina ensuciando el debate”.

El parlamentario aludido por el Presidente compartió esta semana en sus redes sociales una publicación que incluía una imagen de visitantes en el Cementerio General con la leyenda “El ApruEVO y el Servel haciendo puerta a puerta”.

Lo anterior, en referencia a la aparición de personas fallecidas en el padrón electoral para el plebiscito constitucional del 4 de septiembre, habilitado por el Servicio Electoral (Servel).

Jackson: “Ese mismo 4 en la noche, gane el Apruebo o el Rechazo, el Presidente convocará al país a los desafíos que nos deban unir”

Casi en paralelo al Mandatario, el ministro de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Giorgio Jackson delineó algunos detalles sobre la fórmula a implementar para redactar una nueva propuesta constitucional en caso de ganar el Rechazo.

Tras una actividad en Quinta Normal, el secretario de Estado precisó que si bien “habrá que consensuar una fórmula con el Congreso Nacional”, lo cierto es que “ya van quedando cada vez menos dudas de manera transversal de que esto tiene que ser una convocatoria a un nuevo proceso”.

“Probablemente en el Congreso se discutan cuáles son los términos, pero tienen que ser personas dedicadas y electas para poder redactar una nueva propuesta en el caso que salga el Rechazo. Y en el caso que salga el Apruebo, por cierto, toda la voluntad y el trabajo desde el gobierno para la implementación, los ajustes y las modificaciones que haya que hacer”, detalló.

Durante la ocasión, también se refirió a la reunión que sostuvo el miércoles con los senadores DC Ximena Rincón y Matías Walker, para recibir el proyecto -impulsado por los legisladores- de reforma constitucional que modifica el artículo 142 para habilitar un “nuevo proceso constituyente democrático y paritario” en caso de que gane el Rechazo.

“Creemos que la propuesta que ellos plantean de que el Presidente le presente al país una propuesta para continuar con este proceso y que tenga que ser democrático, que tenga que ser paritario, es algo que es totalmente coincidente con, al menos, lo que el Presidente ha planteado”, señaló al respecto.

Sin embargo, advirtió que “no sabemos si va a estar lista (la reforma) para la fecha del 4 (de septiembre)”, debido a la semana distrital en el Parlamento. Pero aseguró que “el espíritu de lo que está en esa norma constitucional, es algo que nosotros vamos a promover”.

“Por lo tanto, ese mismo 4 en la noche, ya sea que la opción que gane sea el Apruebo o el Rechazo, sin duda el Presidente convocará al país a los desafíos que nos deban unir en las semanas venideras”, recalcó Jackson.

Ad portas del referéndum constitucional, el titular de la Segpres, además, afirmó que “estoy convencido que hoy probablemente sean cada vez menos las personas que defienden la idea de que se mantenga la Constitución del 80 o que esta tenga que solamente ser reformada”.

Lee más en La Tercera

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.