Brahm defiende su declaración ante el pleno del TC y ministro Vásquez la acusa de “presidencia autodestructiva”

La presidenta del TC María Luisa Brahm junto a Iván Aróstica y Gonzalo García.

La presidenta del Tribunal Constitucional dijo estar orgullosa de su intervención del miércoles, en la que llamó a respetar la Constitución, en el marco del conflicto que enfrenta al Presidente Piñera y el Congreso. Durante un pleno del organismo, algunos magistrados la tildaron de "autoritaria", por no haber socializado su determinación, y realizaron duros cuestionamientos a la líder del organismo. Gonzalo García, en tanto, defendió a Brahm y calificó de "valiente" su decisión de fijar una postura institucional.




Este jueves estaba en agenda el pleno ordinario del Tribunal Constitucional (TC), en el que se revisaría la tabla confeccionada la semana pasada así como algunos temas de funcionamiento interno a propósito de la pandemia. Sin embargo, la declaración realizada el miércoles por la presidenta del organismo, María Luisa Brahm, haciendo un llamado urgente a respetar la Constitución -en medio del enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Congreso por la decisión del Presidente Sebastián Piñera de citar a una comisión que perfeccione los criterios de admisibilidad de las mociones parlamentarias-, marcó el encuentro semanal de los ministros.

Pasado el mediodía, cuando la vista de las causas ya había terminado y Brahm iba a dar por concluido el pleno, tomó la palabra el ministro Juan José Romero, abriendo un debate sobre la intervención de la presidenta -de la que avisó al resto de los ministros sólo una hora antes- y de la que él estuvo en completo desacuerdo. Quienes estuvieron presentes en el encuentro de hoy aseguran que el juez fue muy duro en criticar la conferencia de prensa citada por la presidenta del TC, y le reprochó la degradación de las funciones del pleno y una “falta de institucionalidad” en lo que ella había realizado.

Junto con esto, dicen las mismas fuentes, Romero le dijo a Brahm que su actuación significaba un “paso atrás” en lo resuelto por los mismos ministros al crear un comité de crisis para salir de los conflictos internos, y que su declaración, inconsulta, saliendo a defender la Constitución, se sumaba a una seguidilla de actos de Brahm que iban en desmedro de la institución.

El ministro más nuevo, Rodrigo Pica, quien ayer por medio de un correo electrónico fue el más duro en oponerse a la declaración de Brahm, intervino hoy para decir que cuando se enteró que la presidenta había citado a la prensa le preguntó a la asesora de comunicaciones de qué se trataba la conferencia, y que ella le habría respondido que no sabía el motivo de la convocatoria.

Luego de esto fue el turno de José Ignacio Vásquez, uno de los principales detractores de Brahm al interior del TC, quien denunció que tras esta declaración suya había “personalismo” y una “presidencia autodestructiva”. Así, aseguró que estaba claro que hay cosas que ella ve con sus ministros más cercanos fuera del pleno, excluyéndolos a ellos de los debates que le corresponden a todos. Fuentes del TC agregan que Vásquez le dijo a la presidenta del TC que “si quería dedicarse a la política, deje el tribunal” y que con lo ocurrido esta semana “exhibía un autoritarismo no antes visto”.

Círculo de hierro

Quienes sí salieron a apoyar a Brahm fueron los ministros considerados de su círculo más íntimo. Éste es liderado por el ministro Gonzalo García, quien dijo que “celebraba la valentía de la ministra Brahm” y aplaudía la declaración -calificándola como un hito histórico muy positivo para el TC- y, en temas de fondo, era una intervención “muy valiosa”. Además, recordó que Iván Aróstica muchas veces dio entrevistas como presidente del TC sin preguntarle a nadie lo que iba a decir, en el marco de su rol.

Ayer, cuando Brahm habían mandado la declaración -en que pidió no debilitar la Constitución-, uno de los primeros en responder el correo fue García, quien expuso: “de acuerdo (con la declaración) y más necesaria que nunca”. La intención, dicen cercanos a la presidenta, era elevar la discusión y participar de los debates país en uno de los momentos más críticos.

Pía Silva, quien también le dio el “OK” ayer a la presidenta, destacó hoy que la declaración del Senado (en que la mesa de la Cámara Alta cuestionó el anuncio del Presidente Piñera), le daba la razón a Brahm, mientras que Miguel Ángel Fernández explicitó también su apoyo a lo realizado el miércoles por la presidenta del tribunal.

Uno de los momentos de tensión, dicen algunos de los presentes, fue cuando tomó la palabra el ministro Aróstica, quien calificó lo realizado por Brahm como “un acto irregular” y “fuera de las normas de la ley”. Cabe recordar que el expresidente del TC está querellado y es investigado como imputado en una causa penal que se abrió luego que Brahm dijera a La Tercera que antes que ella llegara a liderar el organismo había causas detenidas por mucho tiempo, “al límite de la corrupción”.

Aróstica no se quedó solo en críticas a Brahm, sino que también -comentan presentes en el pleno- acusó a García ser quien los había apodado a él, Vásquez y Romero como “el VAR”, en alusión a la polémica herramienta tecnológica que se ocupa para resolver conflictos en el fútbol, y a propósito de sus apellidos “Vásquez, Aróstica y Romero”. Ante este emplazamiento, García habría admitido ser el autor del apodo, pero negó haberlo hecho trascender a la prensa.

El debate lo cerró Brahm, quien defendió su declaración, dijo sentirse “orgullosa” y comentó que había recibido muchas felicitaciones. También señaló que ella creía que le había hecho un bien al TC sacándolo del fondo.

Quienes no intervinieron hoy fueron el ministro Cristián Letelier quien ayer expresó vía correo que estaba de acuerdo con la declaración, y el ministro Nelson Pozo, quien ha guardado silencio ambos días y tenía otra reunión.

Propuesta presidencial

El lunes de esta semana, el Presidente Piñera anunció desde La Moneda, en un punto de prensa que sorprendió a algunos de su propio sector, que convocaría a un grupo de exparlamentarios, académicos y expertos para perfeccionar criterios que determinan admisibilidad de proyectos en el Congreso.

Ese día, el Mandatario esgrimió entre los motivos para la ofensiva del Ejecutivo, una “proliferación” de mociones (iniciativas de ley surgidas desde el Parlamento) calificadas como inadmisibles por el Ejecutivo. Una de ellas, por ejemplo, el postnatal de emergencia, que fue visado por la Cámara de Diputados y declarado luego inadmisible por el Senado. El texto está siendo visto ahora por una Comisión Mixta del Congreso, y el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, anunció esta semana que si la iniciativa sortea esa valla, el gobierno acudirá al Tribunal Constitucional.

Comenta