CDE suma 21 querellas criminales por afectaciones a los derechos de personas en el contexto de las movilizaciones durante estallido social

Imagen referencial de archivo. Foto: Agencia Uno.

Entre los casos en los que se hizo parte el organismo figura el de Moisés Órdenes, manifestante que fue agredido en Plaza Ñuñoa portando un sartén durante una emisión televisiva en vivo, además del de Óscar Pérez, un joven atropellado por un carro policial en medio de incidentes en Plaza Baquedano.




El Consejo de Defensa del Estado (CDE) interpuso nuevas querellas criminales contra funcionarios de Carabineros por su responsabilidad en delitos perpetrados en el marco de las manifestaciones sociales a partir del 18 de octubre de 2019.

El organismo detalló que sumaron 21 querellas criminales y cuatro ampliaciones de sus querellas por delitos que afectan los derechos humanos y que, en algunos casos, se ven agravados por acciones que atentan contra la fe pública, conforme con la probidad que debe regir la conducta y el actuar de los funcionarios públicos involucrados.

Entre estas nuevas querellas figura una presentada el pasado 9 de junio ante el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago por delitos de apremios ilegítimos, falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación contra 12 funcionarios de Carabineros y quienes resulten responsables por hechos ocurridos en la Plaza Ñuñoa.

Se trata de una de las primeras investigaciones que inició el Ministerio Público por el actuar de agentes del Estado durante las protestas que partieron por el alza en el valor del pasaje de Metro.

La acción penal se dirige contra un teniente y otros once funcionarios de la 28° Comisaría de Fuerzas Especiales cuya acción fue registrada en una transmisión en vivo por televisión, a las 20.42 del 21 de octubre de 2019. El piquete se acercó a Moisés Órdenes Corvalán (55) cuando llevaba un sartén en la mano en la vereda norte de la plaza. Los funcionarios descendieron de un vehículo policial y lo empiezan a golpear con bastones y patadas en la cabeza y la espalda, hasta que el hombre cae y se azota la cabeza contra el suelo.

Los apremios le ocasionaron trauma ocular izquierdo grave, hematoma ocular izquierdo, herida contusa en párpado superior izquierdo, fractura nasal y fractura dental, entre otras lesiones, de acuerdo con información proporcionada por el Servicio de Urgencia del Hospital El Salvador. Ello, además, le provocó una secuela funcional permanente y definitiva en el ojo izquierdo, con visión cero, afectando su capacidad laboral y de autovalencia, detalló el CDE.

Por otra parte, de acuerdo a los antecedentes de la querella del CDE, los uniformados adulteraron un parte policial en que señalaban que esa noche detuvieron a la víctima por haber amenazado de muerte a funcionarios de Carabineros, informando que el hombre opuso resistencia a la detención e intentó darse a la fuga, hechos que nunca ocurrieron.

Asimismo, el CDE les imputó el delito de obstrucción a la investigación a quienes declararon ratificando antecedentes falsos contenidos en el parte policial, obstaculizando el esclarecimiento de los hechos.

El CDE además interpuso, el 15 de junio pasado, una querella por apremios ilegítimos ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago contra un cabo de Carabineros y contra quienes resulten responsables, por hechos ocurridos el 20 de diciembre de 2019 cuando un carro de Carabineros atropelló a un manifestante en medio de incidentes en Plaza Baquedano.

En la querella del CDE se imputa que el efectivo policial, quien se encontraba en el ejercicio de sus funciones, habría actuado con dolo, abusando de su cargo e irrogando tratos crueles e inhumanos a la víctima al embestirla con el carro que conducía.

Según los antecedentes de la investigación, el 20 de diciembre de 2019, alrededor de las 19.30 horas, el cabo de Carabineros, Mauricio Carrillo Castillo, conducía un vehículo policial en la intersección de Vicuña Mackenna con Alameda, mismo punto en que la víctima se encontraba atravesando de manera longitudinal, participando de escaramuzas frente al monumento al general Manuel Baquedano, cuando el vehículo J-023 inició un movimiento de retroceso, con el aparente propósito de retirarse del lugar. Sin embargo, el funcionario habría realizado un rápido cambio de marcha hacia adelante y hacia la izquierda, embistiendo a la víctima hasta aplastarla contra otro carro policial que se desplazaba en sentido contrario, tras lo cual emprendió la fuga, dejando al joven allí tendido, sin prestarle ayuda. De acuerdo con los datos de la atención de urgencia e informes contenidos en la investigación, la víctima, Óscar Pérez, sufrió lesiones graves y múltiples fracturas de la pelvis. Carabineros calificó el hecho como “accidente de tránsito”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.