“Estamos a la cola de las vacunaciones”: El duro reclamo de los médicos de la Región del Biobío

En un video difundido en las redes sociales, el presidente del Colegio Médico Regional criticó los procesos vacunatorios, que han dejado fuera a a decenas de profesionales de la salud de la región. Desde el Minsal aducen que la situación tiene que ver con la cantidad de dosis suministrada por Pfizer, y se esperan nuevos arribos del fármaco.




Según el Ministerio de Salud (Minsal), a este martes 19 de enero, 8.360 profesionales de la salud habían completado su proceso de vacunación contra el Covid-19, con funcionarios que habían recibido su primera y segunda dosis. En la Región del Biobío, una de las más afectadas del país, la situación hasta el pasado jueves contemplaba 2.057 trabajadores de Unidades del Paciente Crítico, pertenecientes a 13 recintos asistenciales: los hospitales Traumatológico, Guillermo Grant Benavente, Las Higueras, Tomé, Penco–Lirquén, Curanilahue, Clínico del Sur y Naval, además del Complejo Asistencial Víctor Ríos Ruiz, el Sanatorio Alemán, y las clínicas Los Andes, Biobío y Universitaria de Concepción.

Sin embargo, muchos profesionales de la salud en la Octava Región, no están contentos por el ritmo de entrega. El Dr. Germán Acuña, presidente del Colegio Médico Regional, se hizo eco de los reclamos y a través de un video difundido en las redes sociales, expresó su molestia ante el escenario.

“Hoy tenemos una situación que nos indigna. Estamos a la cola de las vacunaciones, y están vacunando a otras regiones. La Octava Región tiene el hospital mas grande de Chile (Dr. Guillermo Grant Benavente), falleció nuestro director del Servicio de Salud, la Provincia de Arauco con tremendos problemas sanitarios tremendos, así como el Complejo Hospitalario Las Higueras. Pero la verdad no entendemos por qué nos han puesto a la cola de las vacunaciones. Hoy el personal médico está indignado, están reclamando y quieren licencia porque dicen que tienen riesgos, y es cierto. ¿Por qué no nos vacunan a nosotros? ¿por qué no nos tocan las vacunas?”, dice Acuña.

El director del Colegio Médico Regional apunta que “cuando fue el momento de ayudar, nuestros enfermeros y enfermeras intensivistas se la jugaron por todo Chile. Recibimos pacientes en ventilación mecánica desde la Región Metropolitana y de otras regiones, y jamás los médicos de la Octava Región protestaron por eso. Significó mucho cansancio, que se refleja en que la gente está agotada del duro momento de la pandemia, pero nunca nos negamos a ayudar, entonces ¿por qué hoy estamos a la cola?

“Estoy muy preocupado porque los médicos están agotados y decepcionados. Respaldamos a nuestro Intendente y directores de servicio y Seremi, pero creemos que desde el nivel central aún no entienden lo que es la Octava Región; una región que solidariamente hizo todo para ayudar al resto de Chile y que hoy esta a la cola de las vacunaciones. Estamos indignados y molestos”, subraya Acuña.

María, que prefiere reservar su nombre real, se desempeña como médico en un servicio de urgencia hospitalario donde ya se ha vacunado a parte del personal de unidades críticas: “Esa parte ya está saldada”, dice. “El tema es que los médicos que trabajamos en urgencias estamos expuestos por distintas vías de ser contagiados y hasta la fecha no nos han dicho cuándo nos van a vacunar. Inicialmente sería después de las unidades criticas, y hasta ayer teníamos entendido que la segunda llegada iba destinada a nosotros, pero nos respondieron que no existía fecha de arribo”.

“A nivel de urgencias de todos los médicos, la sensación es de inseguridad e incertidumbre. Hemos visto cómo en otras provincias se ha vacunado a personal que no está en contacto con pacientes Covid o incluso, no están trabajando. Y es algo que nos indigna, porque estamos desempeñando una tarea importante a nivel regional. Hubo un aumento de casos que hasta el momento ha sido controlado por las cuarentenas, pero no sabemos hasta cuándo va a durar”, agrega.

“Es indignante que nos dejen al ultimo y que no se cuide la integridad de nuestros colegas y equipos médicos”, señala. “¡Cómo no me va a indignar si dicen que han vacunado hasta administrativos de clínicas que ni trabajan con Covid! En Ñuble se han vacunado psiquiatras que ni están trabajando”, dice.

Desde el Colegio Médico de Chile, su presidenta, Izkia Siches, expresó que “como Colegio Médico estamos sumamente preocupados por cómo se está gestionando el proceso vacunatorio en nuestro país. En primer lugar, consideramos necesario que el Minsal como órgano rector de la política sanitaria, establezca con claridad el orden de priorización y lo siga al pie de la letra. A nuestro juicio, este debe comprender en primer lugar al personal de salud y adultos mayores”.

“Sabemos que la distribución y administración requiere una compleja logística, pero lamentamos que su distribución a la fecha haya sido muy disímil, presentando en la actualidad regiones con 7 mil dosis vacunando a sus trabajadores de hospitales y atención primaria, mientras que en otras no se ha logrado superar las 200 dosis, ni siquiera logrando completar las unidades de pacientes críticos, ni servicios de urgencia que atienden directamente a los pacientes más graves, entre ellos los afectados por Covid-19”.

“A pesar que hemos solicitado reiteradamente la información del proceso en curso y su planificación, no hemos tenido respuesta. Es por ello que solicitamos públicamente a la autoridad transparentar a toda la sociedad y los actores involucrados la planificación de este proceso, esclarecer la priorización e implementar con justicia territorial y criterios epidemiológicos la distribución de vacunas a lo largo del país”, sostuvo Siches.

Retrasos

En tanto, en medio del balance entregado este jueves, el ministro de Salud, Enrique Paris, explicó que todo tiene que ver con el ritmo de entrega de Pfizer, el cual ha tenido algunos retrasos en la producción, además de la administración requerida por el fármaco para que sea efectivo, de dos dosis.

“Las vacunas se entregan en relación a la llegada que estamos teniendo. Pero además, tenemos que guardar ambas dosis para personas que hayan recibido la primera dosis, en la posibilidad que por razones ajenas a la voluntad esa segunda dosis no llegue a tiempo”, indicó.

“Aunque hayamos recibido más de 8 mil vacunas no podemos poner más de 40 mil dosis, sino que tenemos que esperar a que lleguen más cargamentos, y no dejar a la población sin las dos dosis requeridas”, añadió.

“Acogemos la inquietud de las regiones, y a medida que tengamos más vacunaciones, seguiremos vacunando”, agregó Paris.

Finalmente, de forma extraoficial el Seremi regional informó que el 29 o 30 de enero próximos, llegarían 132 mil dosis para el 100% del personal sanitario en la región del Biobío.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.