La ruta que espera al caso Frei en la Corte Suprema

La Novena Sala de la Corte de Apelaciones revocó el fallo del 30 de enero de 2019 dictado por el juez Madrid.

Querellantes tienen hasta el 9 de febrero para recurrir de casación y tratar de revertir la absolución de la Corte de Apelaciones. Se estima que la decisión del máximo tribunal no estará antes de octubre de 2021 y podría demorar hasta dos años.




En plena etapa de redacción de recursos de casación se encuentran los abogados querellantes del caso por el fallecimiento del expresidente Eduardo Frei Montalva, en 1982. Esto, luego de que el lunes la Corte de Apelaciones de Santiago revocara el fallo de primera instancia del juez Alejandro Madrid y absolviera a los seis acusados de homicidio: cuatro médicos y dos agentes de la Central Nacional de Inteligencia (CNI).

La Novena Sala del tribunal de alzada determinó que Frei “falleció como consecuencia de complicaciones médicas”, luego de someterse a una intervención quirúrgica en 1981 por problemas con una hernia hiatal y un cuadro infeccioso.

Los abogados tienen plazo hasta el 9 de febrero para hacer la presentación y lograr que el caso se eleve a la Suprema.

Ya anunciaron que recurrirán los querellantes Nelson Caucoto y Luciano Fouillioux, representantes de la familia del exmandatario y de la Democracia Cristiana, respectivamente. Según fuentes del Consejo de Defensa del Estado, el organismo que representa los intereses del Fisco también recurrirá de casación en el fondo y el jueves, en el comité penal, definirán cuáles serán las infracciones a las leyes reguladoras de la prueba que van a considerar en el recurso.

Por otro lado, el Ministerio del Interior, también querellante en el caso, aún no dice si recurrirá para intentar revertir el fallo.

Luego del ingreso de sus recursos, estos serán analizados por el tribunal de alzada para resolver su admisibilidad. En caso de que así sea, la causa será elevada a la Corte Suprema y recaerá en la Segunda Sala Penal, que primero verá si los recursos cumplen los requisitos de admisibilidad, y si eso se determina, la causa quedará a la espera de que se le designe un relator (quien deberá estudiar los 65 tomos). Luego, se escucharán las alegaciones orales de las partes involucradas y la sala iniciará el proceso de resolución.

El actual presidente de esa sala, el ministro Carlos Künsemüller, termina su periodo el 13 de febrero al cumplir 75 años. Con su retiro, asumirá el puesto Haroldo Brito. A él se suman los ministros Manuel Valderrama, Jorge Dahm, Leopoldo Llanos y quien llegue a la Suprema para usar el cupo de Künsemüller. Incluso, podría unirse un abogado integrante si en ese momento aún no se ha nombrado a un reemplazante.

Fuentes del máximo tribunal comentan que hasta ahora ninguno de los ministros que podrían tomar la decisión tendría motivos para inhabilitarse en el caso.

Pero para que todo esto pase, falta mucho tiempo: “Yo tengo la impresión de que si siguen el ritmo normal (de las causas), en alrededor de un año y medio a dos años más la Suprema podría ver (el caso) y tener la sentencia redactada, porque entiendo que no hay personas privadas de libertad”, dijo el exsupremo Lamberto Cisternas.

En tanto, Claudio Feller, defensor de uno de los médicos acusados en el caso, Pedro Valdivia, aseguró que “además de la demora en el estudio que debe hacer el relator, se debe considerar la demora que tenga la Corte Suprema, que debe ver y fallar los recursos que ingresaron antes (...). Entonces, no creo que exista una sentencia de la Corte Suprema antes de octubre de este año. Sin embargo, también existe la posibilidad de que a esta causa se le dé una tramitación preferente y ese plazo sea menor”.

Cisternas explicó que la sala le podría dar preferencia especial “en razón de la materia, edad de las personas u otro tipo de circunstancias”.

Según el exministro, los querellantes deberán impugnar normas de carácter procesal y/o penales de fondo: “Si se trata de un delito y ese delito tiene tres elementos según la ley, y la sentencia que viene de casación en el fondo no ha considerado uno de esos tres elementos, estamos en un vicio de fondo y, en consecuencia, procede la casación en el fondo”.

Caucoto dijo que se centrarán en “rebatir los puntos de la sentencia absolutoria, en decir que con las pruebas que existen, las conclusiones son distintas a las que llegó la Corte (de Apelaciones). El epicentro de lo que se va a hacer es una valorización de la prueba: por qué con una misma prueba Madrid dice que hubo homicidio y la corte dice que no”.

Para el académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales Cristián Riego, los querellantes están en complejo escenario: “Yo creo que es muy difícil que en este recurso de casación se pueda modificar el fallo o dejarlo sin efecto, porque lo que les molesta a los querellantes es la absolución y eso, en principio, no es revisable por la Corte Suprema, a menos que se pueda identificar una vulneración de la ley muy específica”.

El hijo del fallecido Mandatario, el expresidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien había guardado silencio, emitió un comunicado en que dijo: “Mantengo mi absoluta convicción de que Frei fue asesinado y lo hago basado en los hechos y la larga investigación”. Asimismo, destacó el trabajo realizado por el juez Madrid.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.