Caso Frei: Corte de Apelaciones revoca fallo en primera instancia y absuelve a todos los acusados

frei-montalva

Según el fallo del tribunal de alzada capitalino "la prueba reunida durante la tramitación del proceso, valorada en conformidad a la ley, no ha logrado demostrar que el fallecimiento del ex Presidente de la República Eduardo Frei Montalva sea imputable a alguna acción dolosa o culposa de uno o más terceros, como tampoco a alguna omisión atribuible a quienes en su condición de médicos se hallaban en posición de garante de su vida atendido su estado de salud”.




La Corte de Apelaciones de Santiago informó esta jornada que decidió revocar el fallo de primera instancia dictado por el ministro en visita, Alejandro Madrid, que había condenado a 6 personas por la muerte del expresidente Eduardo Frei Montalva, y absolvió a todos los acusados.

El fallo de Madrid -comunicado a fines de enero de 2019- acreditó el homicidio del exmandatario, quien falleció el 22 de enero de 1982 en la Clínica Santa María de Providencia, y dio 10 años de presidio al médico Patricio Silva Garín como autor de delito antes mencionado.

En la resolución de 97 páginas de la novena sala del tribunal de alzada capitalino, integrada por los ministros Jaime Balmaceda, Paola Plaza y Guillermo de la Barra, se señala que “los hechos que se ha tenido por acreditados en los motivos que anteceden no resultan subsumibles en la descripción típica del delito de homicidio por el que se formuló acusación a los encausados, en ninguna de las formas que contempla el artículo 391 del Código Penal, pues la prueba reunida durante la tramitación del proceso, valorada en conformidad a la ley, no ha logrado demostrar que el fallecimiento del ex Presidente de la República Eduardo Frei Montalva sea imputable a alguna acción dolosa o culposa de uno o más terceros, como tampoco a alguna omisión atribuible a quienes en su condición de médicos se hallaban en posición de garante de su vida atendido su estado de salud”.

El documento añade que “la totalidad de los antecedentes probatorios que en esta sentencia han sido valorados y que en el entender del fallo que se revisa y de los acusadores particulares permitirían sostener la tesis de un homicidio, simple o calificado, no tienen la virtud de formar la convicción que exige el artículo 456 bis del citado Código de que realmente se cometió un ilícito penal. Los hechos que se obtienen de estos antecedentes poseen una justificación lógica que torna más que plausible aquélla conforme a la cual Eduardo Frei Montalva no fue víctima de homicidio, sino que falleció como consecuencia de complicaciones médicas”.

Es así como se señala, además, que “lo expuesto en los motivos anteriores conduce a concluir que la intervención quirúrgica a que fue sometido el ex Presidente de la República Eduardo Frei Montalva el 6 de diciembre de 1981 en la Clínica Santa María, fue necesaria y correctamente ejecutada o, a lo menos, que no es posible formular a quienes participaron en ella o decidieron el momento de su ejecución, reproche jurídico penal alguno, al no haberse comprobado infracciones dolosas ni culposas a la lex artis médica”.

Los ministros de a novena sala de la Corte de Apelaciones también abordaron el empleo de veneno en el exmandatario, donde aseguraron que “no es posible asignar mérito probatorio alguno al único antecedente en que se sostuvo la imputación de haberse utilizado veneno para provocar la muerte de Eduardo Frei Montalva. La fuerza de convicción que se atribuyó en su momento a estas pericias ciertamente fue decayendo durante el curso del proceso, a tal punto que la sentencia de primer grado abandona la tesis del envenenamiento que se había tenido por justificado en el auto procesamiento y que sólo se afirmó como posible en la acusación”.

Por otra parte, respecto al uso de un medicamento en fase experimental, los magistrados señalaron que “no existe en el proceso antecedente alguno que permita siquiera presumir que tanto la adquisición del transfer factor, gestionada a través de una clínica estadounidense ubicada en la ciudad de San Francisco, como su administración a un destinatario que tenía la calidad de ex Presidente de la República en grave estado de salud, haya tenido otro propósito que no fuera procurar revertir una situación médica que a la época de adoptarse tal determinación parecía irreversible, acudiéndose a este medicamento como una suerte de último recurso, de modo tal que atribuirle a su obtención y suministro alguna significación criminal o que el hecho de habérselo proporcionado haya contribuido a la muerte de Eduardo Frei Montalva, carece de todo asidero”.

La resolución también aborda el tratamiento del cuerpo del expresidente Frei, horas después de su fallecimiento. “La realización del procedimiento de conservación del cuerpo del ex Presidente Eduardo Frei Montalva y el retiro de sus vísceras, no se realizó de manera reservada, oculta ni clandestina o de un modo que evitara su conocimiento, desde que se efectuó inmediatamente tras su deceso en horas de la tarde de ese día viernes 22 de enero, dentro de la misma habitación que ocupaba en la Clínica Santa María, siendo dicha intervención conocida por integrantes del cuerpo médico de ese centro asistencial, enterándose otros miembros del personal horas después, con numerosos familiares, amigos y adherentes en los pasillos de la clínica y, especialmente, porque no existió obstáculo alguno para que el equipo médico que había atendido al paciente fuese testigo de lo que se estaba haciendo”.

Y, por lo mismo, “resulta notoriamente inverosímil lo manifestado por algunos de los médicos a cargo de Frei Montalva que estuvieron ese día en la clínica, en orden a que desconocían completamente lo que se iba a realizar o que supusieron que lo practicado sólo había consistido en una “mera conservación del cuerpo”, ni menos aceptar la aseveración de uno de los médicos tratantes -Goic Goic a fojas 7.520- de haber visto a “dos personas vestidas de blanco, que supongo eran médicos, y que estaban trabajando sobre el cadáver, a éstas no las conocía y no sabía qué estaban haciendo”.

Por todos estos antecedentes es que concluyeron que “la prueba reunida durante la substanciación del proceso, valorada con estricta sujeción a los preceptos legales que prevé el ordenamiento, no permite tener por acreditados los hechos que se atribuyó a los encausados en la acusación judicial ni aquéllos que se les imputó en las acusaciones particulares de las partes querellantes, de manera tal que con arreglo a lo dispuesto en el artículo 456 bis del Código de Procedimiento Penal, deberá decidirse la absolución de Patricio Silva Garín, Raúl Diego Lillo Gutiérrez, Luis Alberto Becerra Arancibia, Pedro Samuel Valdivia Soto, Helmar Egon Rosenberg Gómez y Sergio Javier González Bombardiere”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.