Patricio Silva Garín, condenado por la muerte de Frei Montalva: "Se murió de una enfermedad que no se pudo arreglar, es la única verdad"

FREI-MONTALVA-2

Eduardo Frei Montalva

El condenado que se llevó la pena más alta desestima la sentencia y dice que "no tiene evidencia". Abogados defensores adelantan posibles apelaciones al fallo.




El fallo del ministro en visita Alejandro Madrid, que acreditó el homicidio del expresidente Eduardo Frei Montalva, dejó a seis personas condenadas, todas respecto del mismo delito pero con distintas participaciones.

El médico Patricio Silva Garín (89) fue el procesado que se llevó la condena más alta. Madrid le dio una pena de 10 años de presidio mayor en su grado mínimo como autor del homicidio.

Desde su campo, minutos después de que lo llamara su hermano para informarle de la sentencia, Silva Garín afirma a La Tercera que el veredicto "es una tontera, está completamente mal hecho", y agrega que todos los hechos que se le imputan "son falsos, es una cosa que no se puede aceptar porque no tienen ninguna evidencia". El médico finaliza su primera reacción respecto de su condena reafirmando su versión respecto de la muerte del expresidente Frei Montalva: "Se murió por una enfermedad que no se pudo arreglar, esa es la única verdad acá".

Su abogado, José Miguel Barahona, asegura que "por cierto que no estamos conformes con el fallo condenatorio". Sin embargo, Barahona destaca que es "es muy relevante que haya quedado desestimada la peregrina hipótesis del envenenamiento del presidente Frei con agentes químicos, cuestión absolutamente desacreditada en el proceso".

Barahona añade que respecto de la causa de muerte, la sentencia tiene consideraciones que "son propias de hipótesis culposas, y no dolosas". Por esos motivos concluye que "el fallo, no siendo bueno, permite tener expectativas favorables para su revisión en segunda instancia". Cercanos a Silva Garín comentan que el médico no goza de buena salud y que tiene problemas serios de movilidad.

El agente civil de la CNI Raúl Lillo, condenado a siete años como coautor del homicidio, fue representado por el abogado Claudio Peñailillo, quien asegura que desde hace años que "tenían claro" que la sentencia iba a ser condenatoria. Esto, dice el defensor, porque a su juicio, luego de estar 14 años investigando "era muy difícil haber esperado una absolución".

Pese a eso, Peñailillo comenta que la sentencia es una "sorpresa" por la forma en como está construida y por las dudas que aún quedan respecto de la cantidad de pruebas suficientes para acreditar el delito. "Respecto de mi representado, no hay un fundamento legal claro que demuestre la relación de causalidad entre el estamento médico y la CNI", dice. Por eso, adelanta que apelarán y que existe la posibilidad de "darlo vuelta" y conseguir que se revoque.

Lillo actualmente está cumpliendo una pena de cinco años en Punta Peuco por su participación en el crimen contra Eugenio Berríos.

Claudio Feller fue el abogado que defendió al médico Pedro Valdivia Soto, quien recibió la pena de cinco años como cómplice. Feller dice que Valdivia se tomó el fallo "con tranquilidad", ya que se tiene plena conciencia de que esto se trata de un fallo "de primera instancia, sin ninguna consecuencia en lo inmediato".

Comenta