Por desborde de quebradas y anegamientos en la región: ministro de Obras Públicas viaja a Coquimbo para evaluar emergencia

Tras una reunión de coordinación con autoridades regionales, el ministro Juan Carlos García, anunció cortes de rutas y monitoreo en diferentes sectores de la región.


El sistema frontal que afecta desde la Región de Atacama al Biobío, se ha dejado sentir con fuerza en la Región de Coquimbo, donde, desde la madrugada de este viernes se han registrado desbordes de quebradas y anegamientos, ocasionados por la lluvia y nieve que han caído en las últimas horas. Las precipitaciones, además, han provocado cortes de caminos y aislamiento de localidades. Es por ello, que la Onemi declaró alerta roja para cuatro comunas de esa región: La Serena, Coquimbo, Vicuña y Paihuano.

Por estas razón, en la mañana, el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García, llegó a la Región de Coquimbo para reunirse con autoridades locales y de la Onemi, con el fin de coordinar las labores de emergencia. Tras la reunión, el ministro señaló que la caída de lluvia y nieve “superan un año normal” y que precisamente esta situación “ha puesto en observación una serie de lugares que están en una situación critica”.

Dentro de las medidas anunciadas por la autoridad, para hacer frente a la situación que se vive en Coquimbo, producto del sistema frontal, el ministro anunció cortes de rutas y monitoreo en diferentes sectores de la región.

“En la Ruta 5 hacia el norte, hemos determinado cortar la ruta por prevención, por la cantidad de nieve y estamos monitoreando diferentes lugares de la región para salvaguardar la integridad física de las personas”, indicó el secretario de Estado.

Además, aseguró que junto a organismos públicos se encuentran monitoreando la situación meteorológica y están en constante coordinación con la seremi de Educación y la Gobernación, quienes “se están desplegando y activando los albergues”.

En esa línea, la gobernadora de regional, Krist Naranjo agradeció la presencia del ministro en la región e indicó que los trabajos para combatir las dificultades presentadas por el sistema frontal, han sido “oportunos”.

Asimismo, actualizó la situación regional, indicando que “las quebradas que han estado bajando desde el día de ayer y poder llegar a contener y a encauzar también porque están pasando por sectores que son de alto tránsito también. En las comunas de La Serena y Coquimbo tenemos altas complejidades en este momento. Por tanto, ahora la coordinación de distribución de apoyo y maquinaria es muy relevante y lo agradecemos mucho”.

Los fuertes vientos y precipitaciones en la región, no sólo han significado daños físicos. Ayer se comunicó la muerte de una mujer en situación de calle en Ovalle, quien falleció luego de que cayera un árbol sobre la carpa en la que pernoctaba. Además, otra persona resultó lesionada por la misma situación.

En el transcurso de esta jornada, las autoridades estarán visitando lugares críticos, para más tarde, en una nueva reunión de coordinación, tomar “decisiones mas claras respecto a medidas que vamos a optar durante la tarde”, señaló García.

En esa línea, Naranjo indicó que “vamos a la Quebrada de Santa Gracia, donde vamos a ir a ver la situación en este momento y luego nos trasladamos a dos albergues en Coquimbo que está uno con 40 personas albergadas y el otro ha subido hasta 80 personas, así que vamos a ir para ver la situación en terreno”.

Respecto a las complejidades que ha presentado la región producto del sistema frontal, el ministro aclaró que “este evento se generó durante la madrugada” y que " todas las autoridades estuvieron activadas. Sin embargo, las principales acciones se tomaron con luz de día para generar la seguridad de quienes están operando la maquinaria como de personas que viven en los sectores”.

Revisa más noticias del sistema frontal:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.