Haroldo Brito: el perfil liberal del nuevo presidente de la Corte Suprema

haroldweb

El ministro de la Corte Suprema Haroldo Brito nombrado ayer presidente del máximo tribunal.

Asumirá el 8 de enero y participó del fallo que rebajó la condena a la pareja de Nabila Rifo y tramitó causas emblemáticas en materias de DD.HH.




El jueves, el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, llegó hasta la casa del presidente electo, Sebastián Piñera. El acto fue netamente protocolar, puesto que el 8 de enero entregará su cargo al ministro Haroldo Brito.

El magistrado fue elegido ayer como la nueva máxima autoridad de este tribunal, luego de que el Pleno realizó una votación. El ministro Brito obtuvo 14 votos a favor; en tanto, el juez Guillermo Silva obtuvo 6 votos y el magistrado Carlos Aránguiz, uno.

El nuevo presidente de la Corte Suprema, de 69 años, ocupará el cargo hasta 2019 y es reconocido en el Poder Judicial por ser liberal y progresista, donde su postura ha quedado definida en fallos como la sentencia que ordenó al Estado pagar una indemnización de $ 4.500 millones a un grupo de prisioneros de Isla Dawson, detenidos entre septiembre de 1973 y septiembre de 1974 (ver recuadros).

Además Brito también votó a favor de la decisión que rebajó de 26 a 18 años de pena para Mauricio Ortega, pareja de Nabila Rifo, y apoyó el desafuero del senador UDI Iván Moreira.

Brito integra hace nueve años la Corte Suprema, pero según aseguró, lleva casi 45 años trabajando en el Poder Judicial. Y fue en sus inicios, en la década de los 80 cuando, según publicó Reportajes de La Tercera, era juez en Valparaíso y logró la liberación de un grupo de universitarios que habían sido detenidos por agentes del Estado.

También, cuando era juez de la Corte de Apelaciones llevaba causas de DD.HH, y como ministro en visita dictó condena histórica contra 14 ex agentes de la CNI, entre ellos Alvaro Corvalán, por el asesinato del periodista José Carrasco Tapia.

A pesar de que se le cataloga como liberal, en su presentación como presidente del máximo tribunal fue más bien cauto. Al ser consultado por el eventual cierre de Punta Peuco señaló que lo que ocurra con el penal es potestad de la Presidencia y que "no es bueno que uno opine cosas de las que no se tiene tuición ni tribuna".

Sin embargo, el magistrado fijó una posición respecto a la necesidad de un nuevo Código Civil, iniciativa que ha sido postergada en varias ocasiones. "Es necesario reemprender el proceso de instalación de un Código Procesal Civil distinto al que tenemos, en el que esté privilegiado las mayores capacidades de los adversarios dentro del proceso, la oralidad en lo civil es posible y beneficiosa. La mayor prontitud y participación de las partes dentro del proceso oral es una muy buena condición. Todos conocemos de los esfuerzos que se han hecho en materia penal y en materia del proceso civil y seguramente tendrán que ser renovados luego de haberse paralizado", dijo.

El camino para obtener el máximo cargo en la Corte Suprema, sin embargo, reflotó un eventual conflicto de interés que el magistrado tendría por ser pareja de la fiscal judicial del máximo tribunal, Lya Cabello.

Reacciones

El presidente del Colegio de Abogado, Arturo Alessandri, valoró la designación de Brito y manifestó que "tendremos con él las mejores relaciones. Como presidente me toca tener un vínculo cercano con la Corte Suprema, de manera que espero que podamos trabajar juntos. Le deseo mucho éxito en su periodo".

Sobre el perfil liberal y progresista de Brito, Alessandri sostuvo que "va a ser la cabeza de un poder del Estado y en consecuencia los presidentes de este tribunal tienen opiniones propias, pero también representa al Pleno, así que yo me imagino que entre los poderes del Estado hay respeto".

En tanto, el ministro de Justicia, Jaime Campos, también destacó el nombramiento. "Haroldo Brito es un gran ministro de la Corte Suprema, es un gran juez y le deseo todo tipo de éxito en su labor".

Comenta